lunes. 30.01.2023
El tiempo

Donaire: "Estamos pidiendo que se nos dé a los sindicatos un canon por negociar los convenios"

El secretario general de UGT Huelva apoya la polémica propuesta de su secretario general de recibir una cuota de los trabajadores por la negociación colectiva y defiende la honestidad de su sindicato ante las acusaciones de los ERE y la Formación
Donaire: "Estamos pidiendo que se nos dé a los sindicatos un canon por negociar los convenios"

El secretario general de UGT Huelva, Sebastián Donaire, apoya la polémica propuesta de su secretario general, Pepe Álvarez, de destinar una cuota de los trabajadores a los sindicatos por la negociación colectiva. Defiende la honestidad de su sindicato ante las acusaciones de los ERE y la Formación y habla en esta entrevista de la negociación de tres convenios importantes: los de agricultura, hostelería y montaje.

Pregunta- ¿Cómo ha sido el 2017 laboralmente hablando?

Respuesta- Ha sido un año duro para Huelva en el ámbito laboral. Huelva sigue siendo una de las provincias con más desempleo, con mayor precariedad -y se demuestra con los datos del paro, no llegan al 1% los contratos indefinidos, con muchos incumplimientos de convenios colectivos, con la siniestralidad laboral disparada, con un incumplimiento sistemático de la Ley de Prevención de Riesgos laborales por parte de los empresarios. Ha sido un año bastante negro a nivel laboral y sobre todo que las condiciones de muchos ciudadanos de Huelva están muy degradadas. El 40% de los desempleados no cobra ninguna prestación, el salario medio de la mujer de Huelva es el más bajo de España, el del hombre, el segundo más bajo. La brecha salarial es de las más altas: las mujeres cobran una media de 6.000 euros menos que los hombres. Las pensiones están el 7% más bajo que la media española.

P- ¿Y a nivel sindical?

R- Se me nombró secretario general el 6 de mayo de 2016 y desde entonces para acá el sindicato ha hecho un trabajo encomiable peleándose para mejorar las condiciones de los trabajadores, y eso ha posibilitado que hayamos crecido en más de 2.000 afiliados y en representatividad, con más del 50% de delegados elegidos en la provincia. El trabajador confía en la labor que realiza el sindicato en defender sus derechos. No es fácil porque el propio trabajador, por las condiciones que se están dando, tiene mucho miedo a defender sus derechos por el temor a perder el puesto de trabajo. La cuesta mucho venir al sindicato a denunciar esa pérdida de derechos. Pero donde sabemos que se incumplen convenios colectivos y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, denunciamos en la Inspección de Trabajo. Nos queda mucho por hacer, pero la fortaleza del sindicato la estamos demostrando con nuestro crecimiento.

"Las condiciones laborales que se aceptan hoy son como las de la posguerra"

P-Creía que los datos iban a ser peores

R- Con la crisis perdimos afiliación al perder el trabajador el empleo. Las condiciones laborales que se aceptan hoy eran inadmisibles hace diez años, equiparables a la posguerra porque al final es que cualquier ciudadano que no tenga ningún tipo de ingresos económicos está aceptando cualquier condición laboral ya que, aun sabiendo que está muy por debajo de su convenio, prefiere ingresar un dinero a no ingresar nada, y eso está degradando mucho las relaciones laborales y las condiciones salariales. Por eso estamos muy vigilantes y, si las conocemos, las denunciamos.

P- ¿En qué situación está la negociación colectiva?

R- La reformas laborales del Partido Popular y del Partido Socialista degradaron mucho la negociación colectiva porque la dejó prácticamente descabezada. Le dio prevalencia a los convenios de empresa antes que a los sectoriales; y Huelva fue de las provincias en las que no se perdió ningún convenio colectivo. Fuimos capaces, y es de aplaudir,  de llegar a acuerdos por parte de los empresarios y de los sindicatos de clase -CCOO y UGT- para no perder ningún convenio colectivo. Ahora mismo estamos negociando tres convenios muy importantes: los de la agricultura, la hostelería y el montaje. Estamos en fase de inicio de negociación y esperemos conseguir las mejores condiciones porque hay sectores en los que tenemos que mejorar mucho el convenio, como es el sector del campo y el hostelero, porque las camareras de piso no pueden estar cobrando 2,50 euros la hora, que tienen que trabajar diez horas para llevarse a casa 25 euros. Mallorca tiene un convenio de hostelería por tres años con subidas salariales del 17% y no sé por qué en Huelva no se va a poder conseguir. Lo vamos a pelear y lo conseguiremos dependiendo de la fuerza que tengamos todos.

"Los derechos no se heredan, se pelean"

P- En el convenio agrícola, ¿qué subida salarial va a pedir la UGT?

R- Son importantísimas las subidas salariales y también las condiciones sociales que contenga el convenio. A nivel confederal hay una línea de incrementos salariales de en torno al 3%. Hay convenios en los que se podrá subir más y otros un poco menos. Pero los convenios que están muy degradados -el convenio agrícola de Huelva es el más bajo de Andalucía- vamos a intentar mejorarlos lo máximo posible, decir una cuantía de incremento sería engañarnos. El sector agrícola está muy poco sindicado porque el trabajo es muy temporal, el que viene en origen viene por tres meses a ganar el máximo posible para subsistir en su país el resto del año y no piensan que están siendo explotados. Vamos a decirle a la gente que hay que movilizarse para mejorar las condiciones, como ocurrió en el campo en Sevilla no hace mucho. Menos del 3% no queremos firmar ningún convenio. El salario mínimo de cualquier convenio no puede ser inferior a 1.000 euros porque entendemos que es el mínimo para llegar a fin de mes dignamente. Se ha instaurado la figura del trabajador pobre. En siete u ocho año hemos pasado de decir sólo gana mil a euros a ojalá ganara mil euros. No es fácil, pero ojalá la gente entienda que los derechos no se heredan, se pelean.

P- Ante esta situación, ¿qué retos se plantea la UGT para 2018?

R- Trabajar para derogar las dos reformas laborales, para mejorar las condiciones laborales y sociales de los ciudadanos de Huelva en estos años. Trabajar para que se mejore la sanidad, la educación, la dependencia, las pensiones. No podemos permitir que año tras año las pensiones estén perdiendo más del 1% de IPC, lo que va a provocar que en los próximos años pierdan los pensionistas un 15%. Esa es una guerra que vamos a tener en 2018. Huelva tiene que mejorar en infraestructuras y tenemos que decirle al Gobierno central que Huelva no se merece las comunicaciones que tiene: la Huelva-Zafra, la 435 y la comunicación ferroviaria con Sevilla. Para hacer a Huelva atractiva tenemos que ponerla en el sitio que se merece, sobre todo en infraestructuras y en cercanías con otros territorios. Seguimos estando proscritos en los PGE (Presupuestos Generales del Estado), prácticamente aparecemos de forma simbólica, no aparecemos en presupuestos para grandes obras, como la presa de Alcolea. Debemos seguir protestando y exigirle al Gobierno que tiene que invertir en Huelva porque en los últimos años tenemos un déficit de inversiones de más de 1.000 millones de euros.

P- ¿Cuáles son las infraestructuras prioritarias?

R- Prioritariamente la línea Huelva Zafra porque vertebraría la provincia, acercaría el norte a la costa. Ya que la minería está en auge, facilitaría el transporte del mineral para llevarla al Puerto lo antes posible y sin la peligrosidad de la carga de tonelaje que soporta la 435. Con 50 ó 60 millones de euros se puede adecuar la vía Huelva-Zafra. Descargas de tráfico la 435, que podría esperar, aunque también es prioritaria, como lo es la línea Huelva Sevilla porque no puede ser que estando a 90 kilómetros tardemos una hora y media. A lo mejor no hay que hablar de Alta Velocidad sino de una línea de vía rápida con una lanzadera que te ponga en 40 minutos en Sevilla y enlace con el AVE a Madrid. Es fundamental para promocionar el turismo, la industria y la agricultura, para poner los productos lo antes posible en el mercado. La presa de Alcolea es fundamental para el desarrollo de la zona. Ahora mismo está paralizada porque la empresa ejecutora se fue.

P- ¿Qué haría falta para revertir esa situación de precariedad laboral?

R- Que cambien las políticas del Gobierno, que sean políticas menos restrictivas y menos exigentes. Parece que lo importante es salvar a la banca, autopistas, a los grandes lobbies, pero no estamos haciendo políticas sociales que mejoren las condiciones de vida de los ciudadanos. Y critico al PP y a Zapatero cuando hicieron la reforma laboral porque hicieron algo que para mí era impensable: atacar de esa forma tan bestial la línea de flotación de los derechos laborales y sociales de los trabajadores que tantos años costó conseguir. Más del 40% de los desempleados no cobra ninguna prestación, familias que están sobreviviendo con las pensiones de sus padres y abuelos y el Gobierno sigue haciendo macropolítica, defendiendo a sectores como la banca, que han entrado en crisis por su mala gestión y que estamos pagando todos.

"Los derechos perdidos en estos últimos siete años va a costar mucho sudor y lágrimas conseguirlos de nuevo"

P- Todavía quedan muchos años para que el trabajador note la recuperación económica

R- Es verdad que estamos creciendo al 3%, pero eso no se revierte en el ciudadano. Conseguir un derecho cuesta mucho, perderlo cuesta muy poco y recuperarlo cuesta más. Los derechos perdidos en estos últimos siete años va a costar mucho sudor y lágrimas conseguirlos de nuevo porque tenemos que luchar contra el capital, la globalización y contra intereses económicos de las grandes multinacionales. Nosotros no vamos a cejar en el empeño, tenemos que lograr en el menor tiempo posible recuperar y mejorar lo que teníamos y no es fácil, sobre todo mientras el trabajador tenga que aceptar condiciones para sobrevivir que son en muchos casos inhumanas; no va a tener la fortaleza de atreverse a pedir junto a nosotros que se le mejoren sus derechos, con lo cuál tenemos que mejorar los convenios colectivos, vigilar los incumplimientos y denunciar y señalar con el dedo a quién intente aprovecharse de la situación de muchos ciudadanos.

P- La UGT también se ha visto afectada por la crisis ¿Tiene ahora un ERE?

R- El único ERE que se hizo es cuando estaba Jorge Puente, que lo hizo UGT Andalucía. Ahora UGT-Huelva no necesita ningún ERE porque se ajustó la plantilla a las necesidades y casi nos haría falta contratar a alguien porque estamos demasiados ajustados, el sindicato ha crecido con el aumento de la afiliación y de la representatividad y no tenemos intención ni a corto ni a medio plazo de hacer ningún tipo de ERE.

P- Pero las federaciones se han fusionado ¿No se ha realizado un reajuste de plantilla?

R- El 42 congreso aprobó que de 6 pasaba a 3 federaciones. La Federación de Servicios Públicos aglutinó a los trabajadores de la enseñanza. La FICA (Federación de Industrias, Construcción y Agro) aglutina a las antiguas MCA y Fitag. Y la Federación de FeSMC, que aglutinó a Comercio y Hostelería con la Federación de Servicios. Somos estructuras diferentes; con la nueva estructura no sé si han necesitado algún tipo de reajuste. Que yo tenga constancia no ha habido ningún ajuste por parte de ninguna federación.

"Los juzgados nos están dando la razón en las acusaciones por los ERE y la Formación"

P- Su secretario general propuso una medida polémica que era que se destinara una cuota de los trabajadores a los sindicatos

R- Sí, y no lo veo mal porque ojalá el Gobierno me reconociera lo que la constitución me da. Hacemos un trabajo para el conjunto de los trabajadores, ahora mismo no recibimos ninguna subvención gubernamental, vivimos de la cuota de los afiliados y yo vivo del salario de mi empresa y no cobro nada por ejercer lo que ejerzo en mi organización. Entiendo que es muy doloroso que los afilados paguen su cuota y contribuyan a que el sindicato pueda sobrevivir porque aquí hay empleados y se paga la luz, el agua y los impuestos y lo que no es de recibo es que negociemos un convenio colectivo y que sea de aceptación para todos los trabajadores estén o no afiliados. El trabajador puede pensar: ¿Para qué voy a pagar una cuota sindical si lo más importante para mí es que me negocien las relaciones laborales y me la van a negociar? Los partidos políticos tienen subvenciones por los diputados que sacan. Lo que estamos pidiendo es que al sindicato se le abone un canon por negociación colectiva. Todo el que está afiliado estaría exento del canon y el que no, pagaría un porcentaje por el convenio colectivo que le está negociando el sindicato, cualquier sindicato. Porque estamos poniendo recursos de los afiliados a disposición de los no afiliados. No es una medida descabellada y habrá que estudiarla y negociarla con la patronal.

P- ¿Han perdido los sindicatos prestigio con la crisis?

R- Creo que no. El Gobierno y la prensa cercana a él se han encargado de desprestigiarnos. Los juzgados nos están dando la razón en las acusaciones por los ERE y la Formación. Hubo intereses partidistas y de medios de comunicación cercanos al PP y a la derecha más rancia de este país que querían desprestigiar a los sindicatos porque si perdemos fuerza también la perdemos en la defensa de los derechos de los trabajadores. Se ha demostrado que las acusaciones fueron falsas, pero el daño se queda hecho. Cuando nos acusaron con la Formación de que habíamos desviado dinero, se está demostrando con los expedientes de la Junta que todo se hizo conforme a ley, hubo revisiones por parte de la Junta y nadie dijo nada en su momento, se intentó trasladar a la sociedad que el sindicato era un ente que se llevó el dinero de la formación de los parados, pues no; nos daban unos paquetes formativos donde ejecutábamos la formación, existían los alumnos y justificábamos dicha formación. No me consta que se haya dado ningún caso y los jueces nos están dando la razón. La gran mayoría de los sindicalistas que conozco, y sobre todo de la  UGT, son gente muy honesta y trabajadora.

Donaire: "Estamos pidiendo que se nos dé a los sindicatos un canon por negociar los convenios"