jueves. 18.08.2022
El tiempo

Contsa deja "a la deriva" a un centenar de empresas auxiliares de la industria naval

La FOE denuncia que los pequeños empresarios tendrán que emprender una travesía judicial para cobrar los 2,8 millones que les adeuda la empresa a la que se le ha retirado la concesión de los Astilleros
Contsa deja "a la deriva" a un centenar de empresas auxiliares de la industria naval

El cese de una actividad industrial tiene como principales damnificadas a las pequeñas y medianas empresas. El cobro de casi 3 millones de euros está en el aire después de que a la empresa Contsa-Huelva le haya sido retirada la concesión por parte de la Autoridad Portuaria de Huelva, lo que dificultará aún más el compromiso de pago contraído con el sector auxiliar, integrado en la FOE, que ha venido trabajando con esta factoría desde que se instalara en la Glorieta Norte de la capital en el 2011.

Según señala la FOE en un comunicado, alrededor de unas 100 empresas vinculadas a la industria naval de nuestra provincia (mantenimiento, suministros industriales, talleres, automatismos....) componen el listado de pymes que han sido abandonadas a su suerte tras la situación de insolvencia en que se encontró Contsa-Huelva y que le llevó a presentar concurso de acreedores en 2015.

En ese convenio, se alcanzó un acuerdo con sus proveedores donde se contemplaba el pago de la deuda pendiente de 2,8 millones de euros en cuatro años (2017, 2018, 2019 y 2020) fraccionados a su vez en otros cuatro plazos anuales, de los que sólo se ha cumplido con los tres primeros correspondientes a la anualidad del 2017.

El sector de las empresas auxiliares han expuesto serias dudas respecto al cobro de las cantidades adeudadas y ahora aún más toda vez que la Autoridad Portuaria de Huelva ha anunciado la caducidad de la concesión de las instalaciones ante los impagos que acumulan Contsa con el Puerto, ínfimos si lo comparamos con esos casi 3 millones de euros que soportan las pymes.

Esta situación deja literalmente 'a la deriva' a un grupo de pequeños empresarios que ahora tendrán que hacer valer sus derechos en una 'travesía judicial' que aseguran larga en el tiempo, amén del revés que supone para sus actividades el cierre de nuevo de los Astilleros onubenses, haciendo decrecer el volumen de trabajo. Confían, no obstante, en que se puedan reiniciar la actividad en sus instalaciones aunque advierten que están siendo totalmente desmanteladas en perjuicio de un nuevo concesionario.

Contsa deja "a la deriva" a un centenar de empresas auxiliares de la industria naval