lunes. 30.01.2023
El tiempo

La Junta ve "normal" la vuelta al cole y los sindicatos temen que se disparen bajas y contagios

Los sindicatos ponen de manifiesto la falta de previsión por parte de la Administración Educativa para hacer frente al comienzo de este segundo trimestre teniendo en cuenta la situación sanitaria.
La Junta ve "normal" la vuelta al cole y los sindicatos temen que se disparen bajas y contagios

La Delegación de Educación de la Junta de Andalucía en Huelva ha calificado de "normal" el proceso de vuelta a las aulas tras las vacaciones de Navidad .

En un comunicado ha avanzado que "en relación con las bajas de profesorado en el inicio de este segundo trimestre, la Delegación territorial de Educación quiere comunicar que el día de hoy ha transcurrido con normalidad. Desde primera hora de la mañana nos hemos puesto en contacto con los centros de la provincia para evaluar la situación y queremos resaltar que no tenemos ningún centro que haya tenido dificultades para organizar la atención del alumnado".

La Junta ha anunciado que en la Delegación territorial "estamos preparados para recurrir a llamamientos manuales con objeto cubrir con celeridad al profesorado de baja, pero hasta el momento no va a ser necesario en ningún centro, con lo que las bajas que se están grabando hoy se cubrirán con los dos SIPRIS de esta semana (martes y jueves). Seguimos de todas formas atentos a la evolución de este aspecto.

La valoración de la Junta ya ha tenido contestación desde algunos sindicatos.

CSIF advierte que se duplican las bajas del profesorado

El sector de Educación del sindicato CSIF ha fijado en un 7,5% el porcentaje de bajas registrado en los centros educativos públicos de la provincia de Huelva este lunes de incorporación a las aulas, lo que supone una incidencia de casi el doble de la que se registra habitualmente, que suele ser de un 4% aproximadamente.

Así lo ha puesto de relieve la central sindical que rechaza la “normalidad” con la que, según la Administración, se ha iniciado el segundo trimestre del curso tras las vacaciones de Navidad. “No se puede hablar de normalidad cuando las bajas de docentes prácticamente duplican el porcentaje medio que se produce normalmente y cuando los centros arrancan el trimestre entre la desinformación y la incertidumbre, ya que no cuentan con una comunicación oficial de las modificaciones en cuanto a las cuarentenas del alumnado”.

“La información de la que disponen los centros es a través de los medios de comunicación y carecen de instrucciones precisas y oficiales sobre las cuarentenas de alumnado contagiado, por ejemplo”, según ha subrayado CSIF que señala, además, que “los padres y las madres demandan información al respecto y los docentes lo único que tienen son los protocolos existentes hasta ahora, sin actualización ni indicaciones precisas sobre la situación actual”.

Además, destaca que “se echa en falta la realización de test de antígenos masivos tanto entre profesorado como alumnado, como medida de prevención y de mayor seguridad en este momento en el que, según los expertos, se roza ya el pico de la sexta ola de la pandemia”.

Según el sondeo que ha podido hacer CSIF, las ausencias de alumnado se elevan en esta primera jornada escolar entre el 16 y el 20%, por encima de las de profesorado, al tiempo que ha alertado sobre “un cierto caos organizativo por la falta de personal no docente en muchos centros, lo que afecta a los servicios complementarios, como aula matinal o comedor”.

El sindicato ha reclamado además que se agilicen los permisos a los que el personal docente tiene derecho en caso de atención a menores de 14 años que resulten positivos por Covid o estén en cuarentena.

Asimismo, ha insistido en que la cobertura de bajas y permisos del profesorado debe hacerse con la máxima celeridad posible, de forma que, en el caso de coincidir varias bajas en un mismo centro, se recurra a llamamientos telefónicos de profesionales sustitutos sin tener que esperar a una convocatoria a través del sistema de provisión de interinidades (SIPRI). En esta línea, ha advertido de que “CSIF estará vigilante para que así se haga”.

Más purificadores de aire

Igualmente, CSIF exige a la Junta la adquisición de purificadores para las aulas de los centros andaluces y medidores de CO2 como medida preventiva para frenar la expansión del virus.

“Tal y como nos temíamos, la alta incidencia que se está produciendo del virus debido al elevado nivel de contagiosidad de la variante Ómicron ha afectado también a los profesionales docentes y están siendo, una vez más, los centros y el profesorado el que tiene que afrontar la situación cuando no existe un plan de contingencia claro trazado por la Administración”.

 “Desde CSIF Educación defendemos la presencialidad pero siempre con seguridad, lo que conlleva, dada la situación pandémica que atravesamos, la implementación de medidas por parte de la Consejería para ofrecer mayores garantías para el conjunto de la comunidad educativa”, ha concluido la central sindical.

UGT denuncia falta de previsión

Mientras, desde el Sector de Enseñanza de UGT Huelva "ponemos de manifiesto la clara falta de previsión por parte de la Administración Educativa para hacer frente al comienzo de este segundo trimestre teniendo en cuenta la situación sanitaria que estamos atravesando".

Según UGT, "gran parte de los/as docentes, están o van a estar en los próximos días de baja a causa del Covid, por lo que exigimos que el sistema para cubrir las bajas que se vayan produciendo, se agilice para permitir una educación y atención de calidad para la totalidad del alumnado. De todos es sabido el funcionamiento de la plataforma SIPRI en Andalucía, que llega a ocasionar que un aula esté sin tutor/a y/o especialista incluso dos semanas". "Ni que decir tiene, que con los números de contagios a los que nos enfrentamos en estos días, esta forma de actuar para cubrir las bajas docentes, se hace insostenible, por su ineficacia y su lentitud", insiste el sindicato.

Por todo ello, "la Consejería tiene que actuar de forma inmediata para solucionar esta situación. No obstante, el procedimiento tiene que estar presidido por la transparencia y la claridad a la hora de realizar los llamamientos docentes", añade UGT.

Hace unos días, se exigía, por parte de las autoridades, que se ejerciera más tensión en los protocolos de los Centros Educativos, lo cual es inviable si no contamos con el respaldo sanitario suficiente. Para UGT, "estamos siendo testigos de cómo, desde las Autoridades Sanitarias, el protocolo se relaja día a día: cada vez tiene que haber más positivos en un aula para que se confine, no se hacen pcr a los alumnos/as, etc., y sin embargo, se pone todo el peso de un protocolo, que con estas nuevas medidas más relajadas, queda obsoleto, sobre el personal docente, dejándolos totalmente desprotegidos y asumiendo responsabilidades que NO les corresponden".

Desde UGT se denuncia la manipulación de la situación. Así el sindicato apunta que "no nos extrañe que la primera información “oficial” de enero sobre incidencia en los centros educativos andaluces de la COVID sea de menos brotes y aulas cerradas que en diciembre. Cambiar de nuevo los protocolos no tiene otro objetivo que manipular las estadísticas para poder seguir insistiendo en que “los centros educativos son espacios seguros”.

Según CGT, la única delegación territorial que ha aportado datos ha sido la de Málaga, según la cual, esta mañana a las 8:20 horas había:

– Aulas cerradas: 0 aulas en 0 centros afectados, de un total de 14427 aulas (0%)

– Centros cerrados: 0 centros de un total de 1218 (0%)

"Es ridículo. Evidentemente, a esa hora no había ningún aula cerrada ya que ni se ha realizado un seguimiento de los positivos durante las Navidades para planificar una vuelta segura ni a esa hora se había comenzado la actividad en todos los centros", dice.

Y si esto fuera poco nos venden como “novedad” la incorporación de 400 nuevos profesionales (PT y AL) que ya deberían haberse incorporado durante el primer trimestre. Vergonzoso, aprovechar su propia incompetencia durante un trimestre para venderlo después como un logro en enero.

Pero que toda esta ingeniería estadística y propagandística no nos desvíe de lo importante: el alumnado menor de 12 años NO ESTÁ VACUNADO todavía. Tampoco se han realizado test de cribado masivo al profesorado previo a la incorporación, como sí se hizo el curso pasado. Como colofón tenemos un colapso de la atención primaria andaluza tras el despido de 8000 profesionales sanitarios.

Mientras, desde el inicio de la pandemia la Junta ha seguido cerrando hasta 450 aulas públicas de primaria y 300 de infantil, la población menor de 12 años.

¿No es el momento de hacer ALGO en los centros educativos?

La incidencia acumulada en Andalucía es de 1647,1 a 10 de enero de 2022 y sabemos que el pico de esta sexta ola no ha llegado a su máximo.

No disponemos de datos actualizados a enero de 2022 por grupos de edad, pero en la semana 52 del año 2021 (final de trimestre escolar) se confirmaron por PDIA 8430 casos en Andalucía de menores de 12 años. Pensemos que la misma semana del curso anterior fueron solamente 524 casos los confirmados (se han multiplicado por 16 en un año) y que el año pasado, en el pico de la cuarta ola (tercera semana de enero de 2021) llegaron a confirmarse un máximo de 4802 (la mitad de los que ya teníamos hace 3 semanas).

Por mucho que lo quieran disfrazar, los centros educativos no van a ser seguros por el simple hecho de decirlo y repetirlo en los medios una y otra vez. No se ha adoptado ninguna medida importante ni necesaria para que así sea.

Los centros educativos son espacios cerrados y mal ventilados donde conviven gran cantidad de personas durante mucho tiempo sin que puedan garantizarse las distancias de seguridad debido a las ratios elevadísimas (cuando no ilegales) que soportamos en nuestras aulas. Esta es la realidad de los centros andaluces.

Ya avisamos de que si se quería evitar el estallido de contagios infantiles durante el mes de enero en los centros educativos solo era viable con las siguientes medidas: bajar las ratios, introducir desdobles, contratar todo el personal necesario y reforzar el sistema sanitario de atención primaria, activando nuevos protocolos sanitarios de seguimiento de los contagios y realizando pruebas diagnósticas PCR que permitan localizar y aislar también los casos asintomáticos. Nada de esto se ha hecho.

Está claro, dice CGT, que se ha decidido no hacer nada en los centros educativos, simplemente descontrolar los contagios y esperar… ¿a que se llegue a la inmunización colectiva como última solución?

La Junta ve "normal" la vuelta al cole y los sindicatos temen que se disparen bajas y contagios