miércoles. 29.05.2024
El tiempo
Industria

CEPSA y Bio-Oils lanzan la construcción de la planta de biocombustibles: 1.000 millones de inversión en La Rábida

Cepsa crea una joint venture con Bio-Oils para construir la mayor planta de biocombustibles de segunda generación del sur de Europa en La Rábida (Palos). Con una inversión de 1.000 millones de euros, el proyecto generará unos 2.000 puestos de trabajo durante su construcción y operación.

Centro productor de CEPSA en Palos, en La Rábida
Centro productor de CEPSA en Palos, en La Rábida
CEPSA y Bio-Oils lanzan la construcción de la planta de biocombustibles: 1.000 millones de inversión en La Rábida

Cepsa y Bio-Oils, compañía de biocombustibles de Apical, han creado una joint venture para impulsar la producción de biocombustibles de segunda generación (2G) a través de la construcción de la mayor planta en el sur de Europa, anunciada por Cepsa el pasado mes de marzo. El complejo, que se ubicará en Palos de la Frontera (Huelva), en el Parque Energético La Rábida, supondrá una inversión de hasta 1000 millones de euros, una de las mayores inversiones privadas de la historia de Andalucía.

Autoridades y Dirección de CEPSA en La Rábida, esta mañana
Autoridades y Dirección de CEPSA en La Rábida, esta mañana

La nueva planta se asegurará la mayoría del suministro de materia prima, procedente de residuos orgánicos como desechos agrícolas o aceites usados de cocina, a través de un acuerdo global y de largo plazo con Apical, matriz de Bio-Oils, permitiendo abordar uno de los principales desafíos que afronta la industria: el acceso a la materia prima. Los biocombustibles 2G fomentan la economía circular, al utilizar para su producción residuos que de otro modo terminarían en vertederos.

Cepsa aportará su capacidad técnica y know how en el desarrollo de grandes proyectos industriales y producción de combustibles, así como el conocimiento del mercado europeo y de los objetivos de descarbonización de sus clientes del sector del transporte. Por su parte, Apical y Bio-Oils asegurarán el abastecimiento de la materia prima y aportarán su experiencia en la producción de biocombustibles.

La nueva planta, que creará cerca de 2.000 empleos (entre directos e indirectos) durante su fase de construcción y operación, contará con dos unidades de pretratamiento y tendrá una capacidad de producción flexible de 500.000 toneladas de SAF (combustible sostenible para la aviación) y diésel renovable, destinada al transporte terrestre, marítimo y aéreo. Su puesta en marcha está prevista para el primer semestre de 2026.

La instalación se construirá con la última tecnología creada específicamente para la producción de biocombustibles de este tipo. Diseñada como una planta nativa digital, incorporará tecnología punta y los últimos avances para la industria en inteligencia artificial, internet de las cosas (IoT) y análisis de datos para maximizar la eficiencia de los procesos y garantizar los mayores estándares de seguridad y protección ambiental.

Los combustibles sostenibles desarrollados en esta nueva planta evitarán la emisión de 1,5 millones de toneladas de CO2 anuales, lo que equivale al 30% de las emisiones de la provincia de Huelva.

La utilización de biocombustibles puede llegar a reducir hasta en un 90% las emisiones de CO2 respecto a los combustibles tradicionales, por lo que son un elemento clave para habilitar una transición energética justa e impulsar la descarbonización del transporte, especialmente en sectores en los que la electrificación es compleja, como el transporte pesado por carretera, el marítimo y el aéreo. El negocio de Química de Cepsa también se beneficiará de este proyecto gracias al acceso a materias primas procedentes de residuos orgánicos para la fabricación de productos sostenibles.

Juanma Moreno, en el acto de presentación
Juanma Moreno, en el acto de presentación

La presentación de este proyecto se ha celebrado esta mañana en el Parque Energético La Rábida, en la que han participado Juan Manuel Moreno Bonilla, presidente de la Junta de Andalucía, Maarten Wetselaar, CEO de Cepsa, Óscar García, CEO de Bio-Oils, y Dato’ Yeo How, presidente de Grupo Apical.

Durante su intervención, Juan Manuel Moreno Bonilla, ha destacado: “El Gobierno andaluz es consciente de que para abordar este tipo de proyectos se requiere de la colaboración público-privada. No hay otra forma de poder llegar tan lejos. Y gracias a la confianza empresarial que propiciamos, aportando estabilidad política y económica y diligencia administrativa, generamos dinámicas muy positivas. Cepsa lleva desde hace casi 60 años invirtiendo en Huelva y Andalucía. Siendo parte activa y protagonista de la evolución experimentada en nuestra tierra. Contribuyendo de forma muy destacada a su progreso y a la creación de empleo, con casi 8.000 puestos entre directos e indirectos. Apuestas a lo grande como la de Cepsa confirman que estamos en el buen camino”.

Maarten Wetselaar ha subrayado: “Esta alianza es un paso decisivo en nuestra estrategia para liderar los biocombustibles en España y Portugal y posiciona Andalucía como un referente europeo en la producción de energías sostenibles y economía circular. Los biocombustibles de segunda generación son una solución inmediata para favorecer la transición energética de nuestros clientes, al poder utilizarse en motores convencionales, al tiempo que permiten el desarrollo local y el aumento de la autonomía energética en Europa”.

Óscar García, CEO de Bio-Oils, ha indicado: “Cepsa ha sido durante muchos años el mayor cliente de Bio-Oils. Compartimos muchas ventajas operativas, como la cercanía e interconexión de nuestras instalaciones y el uso del muelle Reina Sofía para la carga y descarga de nuestros productos. Esta nueva joint venture es una evolución natural de nuestra relación”

Dato' Yeo How, presidente de Apical, ha asegurado: “Creemos que un uso más extendido del SAF y el diésel renovable aporta importantes beneficios a escala mundial, tanto para mitigar los efectos del cambio climático como para promover un crecimiento económico sostenible. El amplio suministro de materia prima de segunda generación de alta calidad de Apical es fundamental para garantizar que la nueva joint venture cumpla nuestro objetivo común de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte terrestre, marítimo y aéreo”.

Compromiso con la sostenibilidad

La construcción de esta nueva planta responde al objetivo de Cepsa de liderar la fabricación de biocombustibles 2G en España y Portugal. En 2030, la compañía contará con una capacidad de producción anual de 2,5 millones de toneladas de biocombustibles, de las que 800.000 toneladas serán de SAF, una cantidad de combustible sostenible de aviación suficiente como para sobrevolar 2000 veces el planeta.

Esta alianza está en línea con el Pacto Verde Europeo y el conjunto de medidas Fit for 55 de la Comisión Europea, que incluye una iniciativa legislativa denominada ‘RefuelEU Aviation’, que pretende impulsar la oferta y demanda de biocombustibles de aviación en la Unión Europea, alcanzando un uso del 2% en 2025, del 5% en 2030 y del 63% en 2050. El acuerdo servirá para situar a España como un referente en el suministro de SAF a las compañías aéreas.

En el marco de su estrategia 2030, Positive Motion, la compañía está impulsando el desarrollo de un ecosistema centrado en acelerar su descarbonización y la de sus clientes, mediante la producción de moléculas verdes, principalmente hidrógeno renovable y biocombustibles 2G, para convertirse en un referente de la transición energética.

En su plan estratégico, Cepsa ha establecido una hoja de ruta para recortar sus emisiones, que se sitúa entre las más ambiciosas de su sector. En concreto, en 2030, reducirá sus emisiones de CO2 (alcance 1 y 2) en un 55% y su índice de intensidad de carbono en un 15-20%, con el objetivo de conseguir emisiones netas cero en 2050. Cepsa quiere ir más allá del cero neto y alcanzar un impacto positivo, aportando valor en las comunidades donde está presente al permitir que sus clientes y otros grupos de interés avancen en la dirección correcta.

El desarrollo y utilización de biocombustibles contribuye a varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030: ODS 7 (Energía asequible y no contaminante), ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), ODS 12 (Producción y consumo responsables) y ODS 13 (Acción por el clima).

Cepsa es una compañía internacional líder comprometida con la movilidad y la energía sostenibles con una sólida experiencia técnica tras más de 90 años de actividad. La compañía también cuenta con un negocio de química líder a nivel mundial con una actividad cada vez más sostenible.

Cepsa ha presentado en 2022 su nuevo plan estratégico para 2030, Positive Motion, que proyecta su ambición de ser líder en movilidad sostenible, biocombustibles e hidrógeno verde en España y Portugal, y de convertirse en un referente de la transición energética. La empresa sitúa a los clientes en el centro de su actividad y trabajará con ellos para ayudarles a avanzar en sus objetivos de descarbonización.

Los criterios ESG inspiran todas las acciones de Cepsa para avanzar hacia su objetivo neto positivo. A lo largo de esta década va a reducir sus emisiones de CO2 de alcance 1 y 2 en un 55 % y su índice de intensidad de carbono en un 15-20 %, con el objetivo de conseguir emisiones netas cero en 2050.

Bio-Oils se fundó en 2005 para desarrollar proyectos de biocombustibles, con el objetivo estratégico de convertirse en un actor industrial líder en el mercado español y europeo del biodiésel. La planta de biodiésel "La Rábida", propiedad de Bio-Oils, que es miembro del grupo empresarial Apical -con sede en Singapur-, situada en Palos de la Frontera (Huelva), comenzó a operar en 2008 y hoy es una de las plantas más eficientes de España, beneficiándose de una ubicación estratégica, con conexiones por tubería a muelles de carga de buques, trenes y buques cisterna.

A través de un ambicioso programa de I+D, Bio-Oils cuenta con una dilatada experiencia en la producción de biocombustibles de alta calidad a partir de una amplia variedad de aceites. La planta utiliza actualmente todos los aceites de primera generación disponibles, y ha sido adaptada para procesar otras materias primas residuales. Comprometida con operar bajo los más altos estándares de sostenibilidad, Bio-Oils es miembro de APPA (Asociación de Productores de Energías Renovables), FOSFA (Federación de Asociaciones de Aceites, Semillas y Grasas), EBB (European Biodiesel Board), EABA (European Algae Biomass Association) y AIQBE (Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva).

Apical es una compañía líder en el procesamiento de aceites vegetales con una creciente presencia global. Su proceso vertical integrado y de valor añadido basado en el refinado y procesamiento le convierte en un proveedor integral que satisface las necesidades de todos los sectores relacionados con la alimentación, piensos, productos oleoquímicos y combustibles renovables. Con activos integrados en ubicaciones estratégicas de Indonesia, China y España, Apical opera numerosas refinerías, plantas oleoquímicas, plantas de combustibles renovables y plantas de trituración de semillas. A través de empresas conjuntas y alianzas estratégicas, Apical también tiene operaciones de procesamiento y distribución en Brasil, India, Pakistán, Filipinas, Oriente Medio, África, EE.UU. y Vietnam.

 

 

El crecimiento de Apical se basa en los fundamentos de la sostenibilidad y la transparencia, y está motivado por su firme creencia de que la compañía puede tener un impacto más significativo, incluso a medida que continúa avanzando en su negocio y ofreciendo soluciones innovadoras a sus clientes.

Comentarios