miércoles. 10.08.2022
El tiempo

El Ayuntamiento de Huelva no ha hecho declaración de suelos contaminados

La Junta de Andalucía instó al Consistorio a catalogar los terrenos afectados por la presencia de metales pesados hace dos años y medio. Ni siquiera las 1.200 hectáreas que ocupan los fosfoyesos han sido declaradas como suelos contaminados.
El Ayuntamiento de Huelva no ha hecho declaración de suelos contaminados

El cumplimiento del Decreto 18/2015 de 27 de enero que regula la declaración y clasificación de suelos contaminados se ha convertido en un quebradero de cabeza para el Ayuntamiento de Huelva, que administra una de las zonas andaluzas con mayor afección química en su entorno, incluidas nuevas áreas de planeamiento urbanístico. Sin embargo el equipo de Gobierno rehuye facilitar información sobre las áreas en riesgo y las afectadas por contaminantes a pesar de que algunas de ellas están inmersas en una frenética actividad que incluye la construcción de nuevas infraestructuras públicas, ferroviarias, viales, colegios y hasta áreas de uso recreativo y esparcimiento ciudadano. De hecho, el Ayuntamiento no ha realizado aún declaración alguna de suelos contaminados, ni siquiera las 1.200 hectáreas que ocupan los fosfoyesos.

El Ayuntamiento tampoco ha aportado datos hasta hoy de las áreas que puedan presentar afección por contaminantes químicos en suelo pero es consciente del problema. De hecho ha solicitado información oficial a la Junta de Andalucía sobre este asunto. El 30 de septiembre de 2015, el Consistorio pidió referencias a la Consejería de Medio Ambiente sobre dos áreas concretas, las que ocupaban Fertinagro y Foret, junto a la Avenida Francisco Montenegro y la zona del Nuevo Colombino y el Recinto Colombino y además requirió datos sobre el inventario de suelos contaminados que la Junta de Andalucía debe entregar a los ayuntamientos. La respuesta de la Consejería de Medio Ambiente la recibió el Ayuntamiento de Huelva en diciembre de 2015, tres meses después de solicitarla y ya con el nuevo gobierno de Gabriel Cruz instalado en la Gran Vía.

La iniciativa del nuevo Gobierno municipal tenía como objetivo conocer qué pasos y qué trámites había realizado al respecto de los suelos contaminados la Corporación anterior, presidida por Pedro Rodríguez. Medio Ambiente transmitió al Consistorio que aún no disponía del inventario de suelos contaminados lo que no era óbice para dar cumplimiento a la normativa por parte municipal.

La Junta instó al Ayuntamiento a elaborar un catálogo de suelos contaminados por la presencia de metales o fosfoyesos para poder iniciar la posterior descontaminación.

Dos años y medio después de tomar esa iniciativa el equipo de Gobierno no ha procedido a realizar ninguna declaración de suelos contaminados ni tampoco ha puesto en marcha estudios o consultas sobre las áreas de riesgo existentes en Huelva y que no solamente han sido advertidas por la Junta sino que aparecen marcadas en rojo en los estudios científicos publicados por la Universidad de Huelva (Nieto/Guillén). Y si lo ha hecho no las ha dado a conocer públicamente.

Las competencias para actuar sobre suelos contaminados son pues de los municipios, prevaleciendo la atribución a los ayuntamientos “en los casos en que dicho suelo esté íntegramente comprendido dentro de su término municipal”.

Además, el Decreto 18/2015 de 27 de enero dedica uno de sus apartados a la contaminación de suelos en áreas con desarrollos urbanísticos. En su Título IV (Prevención Ambiental) hace hincapié en los planeamientos y desarrollos urbanísticos sometidos a procedimiento de evaluación ambiental. Y subraya que “la Administración que formule un instrumento de planeamiento sometido a procedimiento de evaluación ambiental, de acuerdo con lo establecido en el artículo 36.1.c de la Ley 7/2007 de 9 de julio, que contemple cambios de uso en terrenos en los que se desarrolle o hayan desarrollado actividades potencialmente contaminantes de suelo, requerirá a los propietarios de dichos terrenos un informe histórico de situación”. El instrumento informativo sería muy útil para promotores y constructores de obra pública y privada pues conocerían la situación real de los terrenos antes de realizar inversiones.

Por su parte, la Diputación de Huelva sí ha organizado jornadas técnicas para abordar la calidad de los suelos, junto a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía. En las reuniones se ha analizado el Reglamento de suelos contaminados -aspectos administrativos y las competencias municipales en materia de suelos contaminados-, aspectos técnicos sobre el estudio y la descontaminación de suelos.

A nivel estatal los suelos contaminados se regulan en la Ley 22/2011, de 28 de julio, de Residuos y suelos contaminados, así como en el Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.

En Andalucía, la Ley 7/2007, de 9 de julio, de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental, incluye distintas disposiciones sobre suelos contaminados. Dicha ley ha sido desarrollada por el Decreto 18/2015, de 27 de enero, por el que se aprueba el Reglamento que regula el régimen aplicable a los suelos contaminados, norma de referencia para la gestión de los suelos contaminados, así como a las actividades potencialmente contaminantes de los suelos en Andalucía.

Este reglamento aplica las competencias específicas de los ayuntamientos establecida es la Ley de Autonomía Local de Andalucía, entre ellas las relativas a la declaración, aprobación de proyectos de descontaminación y desclasificación de los suelos contaminados comprendidos íntegramente en sus términos municipales.

Por otra parte, este decreto contempla las diferentes obligaciones de los propietarios de los terrenos que hayan soportado en el pasado alguna actividad contaminante, así como de los titulares de las actividades potencialmente contaminantes del suelo.

Finalmente, el reglamento recoge los criterios técnicos necesarios para la realización de estudios de caracterización y análisis de riesgos, los niveles genéricos de referencia para los distintos elementos presentes en los contaminantes y los procedimientos para evaluar los emplazamientos afectados.

Las investigaciones más conocidas sobre el mapa de suelos contaminados en la ciudad de Huelva se corresponden a las publicaciones de un grupo de investigadores entre los que se encuentran José Miguel Nieto, Marco Tulio Guillén, Joaquín Delgado, Stefano Albanese, Anna Maria Lima y otros.  Y de Juan Carlos Fernández Caliani. Este último confirmó en 2012, utilizando técnicas de análisis de riesgos, la estrecha relación entre la presencia de metales pesados en el suelo y la probabilidad de contraer enfermedades por contacto directo con los contaminantes químicos presentes en el suelo y que pueden ser directamente manipulados por los ciudadanos durante el ejercicio físico y de recreo.

El equipo de Nieto/Guillén (UHU) realizó por su parte un estudio de cartografía geoquímica (Gis-Geodas) para analizar diferencialmente los metales pesados presentes en los suelos de la ciudad de Huelva. Diferenciando aquellos que por contenido geoquímico están en el suelo de manera natural y de manera antrópica (acción humana). El estudio concluye que los materiales presentes se dividen en las series antrópicos y naturales. En el grupo antrópico sitúa la plata, el arsénico, el cadmio, el cobre, el zinc y el mercurio. Y de manera natural se presentan el aluminio, cobalto, cromo, níquel, vanadio y berilio. El trabajo diferencia los contaminantes depositados en la cuenca del Tinto y el Odiel en sus llanuras de inundación, donde se encuentran el arsénico, cadmio, cobre, plomo y zinc asociados a áreas industriales. Precisamente son estos contaminantes los que presentan cantidades superiores a las estipuladas en la normativa de la Comisión Europea.

La falta de compromiso municipal con esta cuestión ha quedado reflejada en las sesiones plenarias del Ayuntamiento de Huelva, donde, en concreto el portavoz municipal de Izquierda Unida, Pedro Jiménez,  ha advertido en reiteradas ocasiones de que con la declaración de suelos contaminados se podrían poner en marcha planes de descontaminación concretos que serían cofinanciados por los fondos disponibles para estas circunstancias en la unión Europea. También se han perdido las ayudas que dispone la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Desde el Partido Popular también se ha pedido información sobre las acciones que ha llevado a cabo el Equipo de Gobierno para detectar, catalogar, delimitar e inventariar los suelos contaminados presentes en el término municipal de la capital onubense, un asunto que su formación entiende como “de máxima prioridad” y como un “instrumento muy importante” para recuperar para la ciudad esos terrenos ahora degradados. Ni antes ni ahora se ha realizado declaración alguna.

El Ayuntamiento de Huelva no ha hecho declaración de suelos contaminados