domingo. 23.06.2024
El tiempo

Ayamonte e Isla Cristina parten hoy al Rocío más espiritual

Ayamonte e Isla Cristina partirían hacia la aldea este lunes. La pandemia obliga a un Rocío más espiritual
Ayamonte e Isla Cristina parten hoy al Rocío más espiritual

     En un año normal los caminos rocieros de nuestra Huelva se inundarían de carretas y romeros convirtiendo a la aldea de El Rocío en la Roma de nuestro tiempo en el que confluyen todos los puntos geográficos movidos por el Norte de ese fervor a la Blanca Paloma. No obstante, ni Ayamonte ni Isla Cristina se han echado este año a los caminos, quedándose miles de peregrinos, un año más, con el deseo de ver a la patrona almonteña en su Santuario Marismeño.  

      Ambas localidades han arrancado la Romería más espiritual, esa esencia que no puede apagar ninguna pandemia. Fiel a este principio, Ayamonte celebró este lunes una humilde y austera misa de romeros en las que se echaron en falta esas estampas tan costumbristas de mayo. En declaraciones al Diario de Huelva,  el presidente José Manuel Rodríguez, destacó que no se ha acudido con traje de faralaes pues después no habían convocado ningún acto o celebración siguiendo los dictados de las autoridades sanitarias. “El pasado domingo terminamos el triduo”, mientras que con la eucaristía del próximo domingo, en las postrimerías de Pentecostés, se concluyen los actos litúrgicos de esta singular Romería que el Covid les ha hecho vivir. 

     Su homólogo de la Hermandad de Isla Cristina, Pedro Álvarez, reconocía que ellos han optado por no celebrar una misa de romeros que se presumía multitudinaria. “Hemos querido evitar cualquier tipo de concentración” apelando a un principio de prudencia, puesto que eran centenares las personas que cada año se concentraban en la Plaza San Francisco frente a la cual se encuentra la casa hermandad. En condiciones normales la eucaristía se celebraría sobre las ocho de la mañana para, acto seguido, iniciar el desfile por las calles del pueblo y, tras él, partir hacia la aldea sobre las diez. 

     Entre tanto, la Hermandad Matriz del Rocío de Almonte, a través de su presidente, Santiago Padilla, ha realizado un llamamiento público “a la prudencia de todos”, “desaconsejando el desplazamiento masivo; así como la organización de caminos” de visitantes y peregrinos tanto a la aldea como a la Parroquia Nuestra Señora de la Asunción en Almonte, templo en el que se encuentra la Virgen del Rocío desde que el pasado mes de agosto de 2019 fuese trasladada con su traje de Pastora. 

     El número de casos Covid en el municipio condal prosigue su estela alcista y no cabe otro proceder que ser responsables y comedidos a expensas de que el próximo año se pueda celebrar la Romería con normalidad una vez se logre la inmunidad de grupo. En este sentido, desde al Hermandad insistieron que “lo más importante que debe brillar en este Pentecostés, Rocío de Esperanza, es el buen nombre de la Virgen que celebramos y festejamos…Hemos hecho muchos sacrificios a lo largo de la pandemia en atención al interés general de Andalucía y de España y ahora no podemos bajar la guardia y desatender nuestras obligaciones con la sociedad, en un momento, en el que no hay Estado de Alarma pero la pandemia sigue muy activa. En estas circunstancias, desaconsejamos totalmente la apertura de las Casas de Hermandad en la aldea del Rocío; al menos como punto de reunión de hermanos y simpatizantes o de aquellas que tengan sus casas alquiladas. Y desaconsejamos igualmente cualquier iniciativa relativa a organizar caminos o reuniones de hermanos y de personas afines en el Rocío o en los caminos. Un año más, desgraciadamente, las redes sociales deben ser el mejor canal para celebrar en comunión fraterna este Pentecostés diferente. Agradecemos que hagas llegar este mensaje a tus hermanos para que todos tomemos conciencia de la realidad delicada y difícil del momento. Querer a la Virgen nos exige este acto de generosidad con nuestros hermanos y con la sociedad”, concluye Padilla.

     Todos los hermanos reconocen que existe añoranza porque la espera está siendo larga, si bien dentro de este poso de amargura aguardan la esperanza de que el próximo año la pandemia sea un mero recuerdo gris de un tiempo pretérito que les privó de experiencias espirituales cargadas de simbolismo como el caminar junto a tu carreta, la presentación de las Hermandades frente a la ermita, o la incertidumbre del momento en el que se producirá ese salto a las rejas durante la madrugada del lunes de Pentecostés.

   Los rocieros se consuelan en la certeza de que la Romería sería inviable con las actuales medidas de seguridad, sin contar el que sería una temeridad sanitaria meter en la aldea un volumen de peregrinos que supera ampliamente cada año el medio millón. Pero además, añaden que “al Rocío se puede ir más que con unas alpargatas y una medalla, pero sería impensable no bailar, privarnos de caminar mano con mano junto a tus hermanos, bailar manteniendo la distancia, o garantizar la seguridad en la procesión de la Virgen por la aldea.

   Una peregrinación virtual para mitigar la añoranza de Rocío. 

     La Hermandad Matriz de Almonte está poniendo todo de su parte en mitigar la añoranza del Rocío. Y con este objetivo por bandera conjuntamente con la empresa malagueña Kaiju Games han dado vida a una experiencia virtual titulada “Al Rocío”, que puede descargarse en dispositivos Android e iOS. El título es una obra artística para que niños y jóvenes se disfruten de la Romería de Pentecostés experimentando el trabajo y esfuerzo que desarrollan las hermandades en su peregrinaje hacia la aldea para visitar a la Reina de las Marismas. De este modo, invita a los jugadores a completar diferentes eventos iconográficos de la romería hasta alcanzar el Santuario Marismeño. El objetivo es superar retos como cruzar el Guadalquivir en barcaza, cuidar de la alimentación de los bueyes que tiran de los simpecados de las hermandades, bautizarse en el río Quema o acudir puntualmente a la presentación de hermandades.  Todo ello, inculcando a los jugadores en el respeto por la flora y la fauna que puebla Doñana y el entorno único en el mundo por el que desfilan las filiales rocieras en su periplo hacia el Santuario Marismeño.