sábado. 13.04.2024
El tiempo

Una noche rociera para la Hermandad de Emigrantes

Una emotiva exaltación a la Virgen para sobrellevar otro año sin Rocío.
Una noche rociera para la Hermandad de Emigrantes

La Hermandad del Rocío de Emigrantes ha celebrado la exaltación a la Virgen del Rocío en la capilla de la casa hermandad.

Manuel Jesús Márquez fue el encargado de este emotivo acto, acompañado con el cante de la familia Sierra García y de la paymoguera Consolación Haldón.

La noche comenzaba con el rezo del Angelus, dirigido por el vocal de Culto y Espiritualidad de la hermandad, José Antonio Gallardo, oración que tuvo como intención por el alma de la madre del vicetesorero Enrique Andivia, recientemente fallecida.

La guitarra de Manuel Sierra, acompañado por la voz de la joven Ana Sierra, de solo 8 años, emocionó a los presentes con las conocidas sevillanas ‘Mientras Emigrantes camine’; Manolo Sierra con ‘El Rocío es sentimiento’; su esposa María José García con ‘El Rocío es sentimiento’ y finalmente la genial Consuelo Haldón con ‘Un año has de esperar’, completaron el acompañamiento musical de la tarde.

“Corren tiempos difíciles para el mundo en general, y por supuesto para el mundo rociero. Este tiempo de pandemia nos está privando de disfrutar de muchos momentos, de momentos rocieros, de muchas vivencias, del camino, de peregrinaciones, y a veces por los malditos límites perimetrales hasta de ti Señora, porque algunas veces esto nos parezca un mal sueño, es realidad, y es tan real que todo acabó sin tan siquiera comenzar”, recordaba el exaltador, Manuel Jesús Márquez.

Márquez sentenciaba “y Emigrantes volverá Madre; Emigrantes volverá Señora; Emigrantes volverá Pastora; y volverá porque hay una Virgen en Almonte por la que Emigrantes muere, es la Virgen del Rocío, Patrona de los almonteños, Reina de las Marismas y Madre… Madre de los rocieros, nuestra hermandad ha cumplido recientemente cincuenta años, cincuenta años que han dado para mucho, momentos buenos y otros no tan buenos, pero sin lugar a dudas Emigrantes siempre ha sido una hermandad reconocida por todos y con mucha solera en el mundo rociero”.