viernes. 24.05.2024
El tiempo
Negligencia médica

Imponen dos millones de euros de indemnización por dejar en coma a una joven operada de vesícula

Los hechos ahora sentenciados ocurrieron en 2016. La joven de Isla Cristina tenía 35 años (madre de una hija de dos años) y ahora tiene 43. Lleva desde entonces en estado vegetativo permanente. SegurCaixa Adeslas deberá afrontar la indemnización. El fallo no es firme y cabe recurso.
Captura de pantalla del fallo judicial
Captura de pantalla del fallo judicial
Imponen dos millones de euros de indemnización por dejar en coma a una joven operada de vesícula

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 5 de Ayamonte acaba de dictar una sentencia condenatoria contra una aseguradora (Segur Caixa-Adeslas) por la que le obliga indemnizar  con casi dos millones de euros (1.956.505,78 euros) a una paciente ayamontina que lleva en coma irreversible desde 2016.  Entonces, la hija de los demandantes se sometió a una intervención quirúrgica consistente en una colecistectomía laparoscópica (extirpación de vesícula) con el diagnóstico de coleliatisis sintomática en el Servicio General de Aparato Digestivo del Hospital Infanta Luisa, en virtud de la póliza de asistencia médico-sanitaria que tenía concertada con la entidad demandada.

Según ha recordado el despacho y apuntado la letrada que ha liderado el caso, Beatriz Barros, en noviembre de 2023 se celebraba ante los Juzgados de Primera Instancia de Ayamonte el juicio defendido por el despacho del abogado experto en negligencias médicas, Alfonso Iglesias, contra la entidad aseguradora SEGURCAIXA ADESLAS, reclamando los daños y perjuicios causados a una paciente de 35 años, -madre de una hija de 2 años a fecha de los hechos- "por la deficiente asistencia médica prestada en Servicio de Cirugía General y de Aparato Digestivo de la Clínica Esperanza de Triana de Sevilla - actual Hospital Infanta Luisa".

Según el relato de los hechos enjuiciados, la trágica historia de esta joven mujer comienza en septiembre de 2016, cuando ingresó en el centro hospitalario Infanta Luisa para ser sometida a una sencilla intervención quirúrgica de extirpación de vesícula. Durante la práctica de la colecistectomía laparoscópica, se realizó una distensión de la cavidad abdominal insuflando entre otros gases, dióxido de carbono (CO2). Dicha hiperinsuflación de gas en el abdomen causó una Embolia Gaseosa que originó graves daños cerebrales: la paciente, desde que salió de quirófano se encuentra en ESTADO DE COMA IRREVERSIBLE (estado vegetativo permanente).

La joven tiene ahora 43 años y su estado sigue siendo el mismo. Según el escrito, el demandante concluye que la paciente entró asintomática y en buen estado al quirófano en 2016 y salió del mismo con una encefalopatía muy grave que le ha provocado unas secuelas irreversibles entre las que destacan deterioro cognitivo, tetraparesia espástica y la asistencia de terceras personas de por vida para realizar las actividades básicas de la vida diaria, existiendo relación directa entre la intervención y la situación psicofísica actual de la paciente.

El hecho de demandar a la aseguradora se debe a que ésta entidad privada en este caso engloba toda la actuación médica, desde la contratación del seguro hasta el hospital que practica el servicio de cirugía (in vigilando) y, debido a la alta indemnización solicitada, aclara el procedimiento sentenciado.

Además, "en dicha cobertura la elección de facultativos y cuadro médico no es libre para la asegurada, sino que está limitada por el cuadro médico ofrecido por la entidad. Es por ello que la entidad debe asumir la responsabilidad derivada de la prestación directa de asistencia médica por el personal adscrito a su cuadro médico", apunta el despacho Iglesias.

Comentarios