lunes. 28.11.2022
El tiempo
Crisis Ucrania-Rusia

La guerra en Ucrania obliga a extremar la vigilancia sobre las empresas gasistas y energéticas

La amenaza bélica llega hasta Huelva tras el ataque al gasoducto Nord Stream.. Extreman la seguridad ante ciberataques en empresas asentadas en el Polo Químico: ENAGAS, ENDESA y Cepsa, entre otras.
Enagas, en primer plano.
Enagas, en primer plano.
La guerra en Ucrania obliga a extremar la vigilancia sobre las empresas gasistas y energéticas

La fuga de gas en el gasoducto Nord Stream 1 y 2 en Dinamarca ha activado las alarmas en toda Europa. Hasta tal punto que la OTAN habla ya de sabotaje y defiende proteger las infraestructuras críticas de los aliados de hipotéticos ataques.

A priori se piensa en actos bélicos alentados por la guerra en Ucrania pero hay que incluir ciberataques a redes gasísticas, eléctricas y de almacenamiento de hidrocarburos. Y es ahí donde en todo este cúmulo de vigilancias y amenazas aparece el Polo Químico de Huelva. Sí es una infraestructura crítica, esencial, y ahora más para el funcionamiento no solo de España sino de amplias zonas de Europa. Aunque los onubenses vivamos ajenos a este riesgo.

Actividad energética en el Puerto onubense, que acoge a varias empresas consideradas como infraestructuras críticas.
Actividad energética en el Puerto onubense, que acoge a varias empresas consideradas como infraestructuras críticas.

Ante la amenaza de interrupciones del suministro por parte de Rusia, el Reglamento de la UE sobre el almacenamiento de gas exigía que se reconstituyan las reservas de gas de Europa antes del invierno y que su gestión esté protegida de interferencias externas. Y en Huelva se han hecho estos deberes europeos.

En particular, las nuevas normas exigirán a los Estados miembros de la UE que llenen las instalaciones de almacenamiento hasta el 80 % de la capacidad en noviembre de este año, y hasta el 90 % en los años siguientes.

Ya el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras Críticas y Ciberseguridad (CNPIC) ha enviado a varias de esas compañías asentadas en Huelva (ENAGAS, CEPSA, ENDESA) el aviso de que pudieran ser objeto de ataque en sus sistemas de comunicaciones y les ha puesto en alerta para que tomen las precauciones necesarias para evitar que su estructura informática se vea afectada y pueda perjudicar al servicio que ofrecen, que es crítico en materias como la distribución eléctrica o el ámbito energético, entre otros sectores básicos.

Fuentes de las empresas energéticas aseguran que la actividad sobre los sistemas y las redes de distribución de la electricidad y el gas se han intensificado mucho en los últimos meses por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

La guerra en Ucrania obliga a extremar la vigilancia sobre las empresas gasistas y energéticas
Comentarios