viernes. 23.02.2024
El tiempo

Europa propone hasta 10 años de cárcel por el robo del agua y vertido ilegal de residuos

La Comisión Europea ha propuesto a sus socios un proyecto que pretende reforzar la legislación contra los delitos medioambientales. Entre los delitos más graves que añade Europa a su legislación estarán el robo del agua y los vertidos ilegales de residuos.
Europa propone hasta 10 años de cárcel por el robo del agua y vertido ilegal de residuos

Europa se planta. La Comisión Europea ha propuesto a sus socios un proyecto que pretende reforzar la legislación contra los delitos medioambientales en la eurozona. El proyecto, de aprobarse, "obligaría a los Estados miembros de la UE a tomar medidas de derecho penal contra los delitos medioambientales", señaló el organismo en un comunicado.

Los delitos medioambientales mejor documentados hasta ahora en la legislación comunitaria son son: la emisión o el vertido ilegal de sustancias al aire, el agua o el suelo, el comercio ilegal de especies silvestres, el comercio ilegal de sustancias que agotan la capa de ozono, el traslado o vertido ilegal de residuos.

Esta nueva legislación incluiría además delitos asociados al comercio ilegal de madera, la extracción ilegal de aguas el reciclaje ilegal de barcos, la descarga de materiales contaminantes desde los barcos, la violación de la ley sobre especies exóticas invasoras y la evasión de los requisitos ambientales para obtener licencias comerciales.

Bruselas avanza que las normativas nacionales sobre ese tipo de delitos son demasiado laxas y tolerantes con los infractores. Y cree que las grandes empresas no evitan una infracción si perciben que solo afrontarán castigos administrativos. Entre los castigos que ahora añade la legislación se incluye  la obligación de reparar el daño medioambiental causado, la exclusión de la empresa infractora de programas de ayudas públicas o el cierre temporal de algunas de sus instalaciones.

La nueva normativa advierte que las personas responsables de delitos medioambientales que provoquen muertes o pongan en peligro la vida de las personas pueden ser condenadas a una pena máxima de prisión de 10 años.

La legislación requeriría que los países de la UE incluyan estas nuevas definiciones en el derecho penal nacional y establezcan penas mínimas de cárcel y sanciones económicas.

“Los delitos medioambientales causan daños irreversibles y a largo plazo a la salud de las personas y al medio ambiente. Sin embargo, son difíciles de investigar y llevar ante la corte, además, las sanciones tienden a ser débiles”, enfatizó Virginijus Sinkevicius, comisionado de medio ambiente de la UE.

La propuesta forma parte de la iniciativa Pacto Verde Europeo de la comisión que tiene como objetivo luchar contra el cambio climático y la degradación medioambiental.

Las organizaciones medioambientales y ecologistas ya han aplaudido la nueva normativa. Juan Carlos del Olomo, responsable de WWF, ha señalado en un tuit que supone "un  gran avance que la  @ComisionEuropea quiera aumentar las penas por delitos ambientales. Destruir la naturaleza ya no saldrá casi gratis. Entre ellos incluye el robo del agua como pedía @WWFespana".