lunes. 26.02.2024
El tiempo

En prisión, como en la calle

En prisión, como en la calle

El acceso a la droga en prisión ha sido un asunto que ha preocupado tanto a nivel funcionarial como de familiares. El centro penitenciario de Huelva no es ajeno a este problema, y los estupefacientes no han hecho sino agravar la situación de muchos presos que incluso ven mas fácil comprar las sustancias entre los muros del penal que fuera, en la calle. Familiares se han quejado incluso de que los mismos 'camellos' que vendían a su pariente fuera de la cárcel, lo han seguido haciendo dentro, incluso compartiendo módulo. Es una situación que no hace sino dificultar los excelentes programas de rehabilitación y desintoxicación de muchos reos que ingresan con fuertes adicciones. Ni el personal con el que cuenta la cárcel es suficiente para abordar la totalidad de los cacheos a los familiares en los bis a bis, ni tampoco se ha endurecido el control en este sentido. Ejemplo de ello es el arco de seguridad por el que tienen que pasar las visitas, que no detectan posibles estupefacientes escondidos en a saber qué cavidades corporales. Se trata de una realidad preocupante, e incluso se ha producido un repunte de casos de sobredosis, en esa soledad de la prisión, que han tenido que acabar hospitalizados. Se pide un mayor control, pero los medios son los que son, y los presos siguen teniendo un acceso fácil a la droga. Hasta que Instituciones Penitenciarias no se tome en serio el asunto, con controles efectivos y totales, el problema de las adicciones seguirá existiendo, y quienes ingresan con toxicomanías, difícilmente podrán salir de ellas, por mucha metadona que se les recete.

Comentarios