jueves. 18.08.2022
El tiempo

El desliz más inoportuno del alcalde

El desliz más inoportuno del alcalde

Qué pocas luces. En la antesala del Día Internacional contra la Violencia de Género, el alcalde de Huelva no ha podido ser más inoportuno a la hora de abordar, delante de los medios de comunicación, el plan de Isla Chica. El proyecto ha pasado a un plano secundario por unas desafortunadas palabras de Pedro Rodríguez que han tenido eco mediático nacional. En una semana en la que todas las voces deben estar al unísono, al alcalde de la capital no se le ha ocurrido otra manera de referirse a una mujer, en concreto la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez,  con unas palabras que llevan implícitas la violencia. El telón de fondo, el proyecto del centro de salud de Isla Chica y sus famosos terrenos, un asunto en el que las dos administraciones, la local y la regional, llevan tirándose los trastos desde hace años. Pedro Rodríguez ha anunciado este lunes a bombo y platillo el susodicho proyecto para la barriada, y a la hora de referirse al centro de Salud ha culpado a la Junta de Andalucía de bloquear el mismo (no ha dicho que la parcela otorgada es exigua a todas luces), por lo que ha 'invitado' a los periodistas a darle un "cosqui" a la consejera María José Sánchez si responsabiliza de nuevo al Ayuntamiento del bloqueo. Un "cosqui", ni más ni menos. Debería recordar el alcalde que, aun en términos supuestamente simpáticos, cualquier alusión a la violencia hacia la mujer debe ser condenada socialmente. Porque un "cosqui", aunque suene cariñoso, es un golpe, y es un golpe en la cabeza, y es un golpe, en definitiva, para que 'rectifique'. Todo ello, hay que recordar, en la misma víspera del Día Internacional contra la Violencia de Género. Al decir esto, entre sonrisas (que no fueron acompañadas por los presentes), quiso rectificar el alcalde aludiendo a la "simpatía" de la consejera María José Sánchez. Ya no había arreglo alguno, el desliz se había producido, y ha tenido eco mediático, faltaría más. No habría estado mal, en cualquier caso, una disculpa por estas declaraciones, aprovechando los micrófonos. No es un asunto de risa ni de broma. Un cosqui a una mujer (o a un hombre) es un acto de violencia. Seguramente, Pedro Rodríguez se ha arrepentido de estas palabras. ¿Le habrán llamado la atención sus propios compañeros del equipo de gobierno?

El desliz más inoportuno del alcalde
Comentarios