miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Un onubense, encargado del laboratorio donde se fabrican los congeladores de la vacuna Covid

Jesús Berjillos es el ingeniero responsable de laboratorio de ensayos de maquinaria de la empresa INFRICO, la única fábrica a nivel nacional que tiene homologados sus equipos de ultracongelación para conservar las vacunas PFIZER
Un onubense, encargado del laboratorio donde se fabrican los congeladores de la vacuna Covid

El ingeniero onubense Jesús Berjillos Morente, de 35 años, trabaja en el laboratorio de ensayos de maquinaria de la empresa INFRICO (con sede en Córdoba), la única fábrica a nivel nacional que tiene homologados sus equipos de ultracongelación para conservar la vacuna del COVID-19.

En concreto, el de Huelva, es el responsable de laboratorio. "Mi primera tarea es ensayar los prototipos de los distintos modelos de ultracongeladores en una cámara climática, en la cual podemos simular condiciones climáticas para cumplir con la Normativa Internacional. Dentro de la cámara metemos el equipo, al cual lo equipamos con todo tipo de sensores para estudiar su comportamiento (presión, temperatura, humedad, etc.) y medir su consumo principalmente. Una vez aprobado los ensayos por parte de Oficina Técnica pasan a ser fabricados en cadena", explia Berjillos a diariodehuelva.es

Otra labor que realiza es la calibración de estos equipos individualmente con patrones de temperatura que tienen en fábrica, con trazabilidad ENAC (Entidad Nacional de Acreditación). "Una vez ajustados hacemos un certificado, verificando que su funcionamiento es correcto. Por último, reviso las unidades para certificar que tienen la calidad correcta (ausencia de golpes, buena apertura, etc.), firmo la hoja de control y ya estarían listos para ser embalados y enviados al cliente", detalla.

¿Qué características tienen estos congeladores?

Jesús explica que es importante para las vacunas contra el COVID-19 que no se rompa la cadena del frío. "Estos congeladores llegan hasta -86ºC, temperatura idónea para conservar la vacuna PFIZER. Utilizan gases naturales respetando el Medio Ambiente con una tecnología puntera. Los equipos cuentan con dos circuitos de refrigeración para la seguridad de las muestras, en caso de fallo cuenta con un sistema de seguridad adicional. Actualmente, en INFRICO fabricamos modelos desde 100 a 800 litros. Por ejemplo, el modelo de 400 litros puede conservar unas 25.000 vacunas aproximadamente".

INFRICO es una empresa situada en Lucena (Córdoba) con más de tres décadas dedicada a la fabricación de equipos de frío en todos los sectores comerciales. Hace 5 años abrió la línea de INFRICO MEDCARE, la cual aporta al sector de la sanidad las garantías de una marca con experiencia en este tipo de tecnología, siendo ya líderes en la faceta de equipamientos de frío comercial y pioneros en España en el ámbito del frío destinado al sector de la medicina. Entre los equipos se encuentran la gama de armarios de ultracongelación ULF (llegando a temperaturas de -86ºC). INFRICO es la única empresa homologada por las autoridades para poder fabricar estos equipos, únicos fabricantes en España de equipos para poder conservar la vacuna PFIZER, la vacuna aprobada contra el COVID19.

El ingeniero se siente afortunado de pertenecer a esta empresa y aportar su granito de arena para combatir la crisis sanitaria. "Poder luchar contra la pandemia desde mi profesión, haber trabajado con estos compañeros, que hayan contado conmigo y el haber formado parte de este proyecto me hace sentir orgulloso. También contribuir a demostrar que en Andalucía hay potencial y borrar estereotipos infundados, que los andaluces somos capaces de participar en soluciones a nivel mundial como la de esta crisis sanitaria", cuenta.

Sobre el onubense Jesús Berjillos Morente

 tiene 35 años y es Ingeniero Técnico Industrial con un Máster en Control de Procesos Industriales, un Máster en Prevención de Riesgos Laborales, Termógrafo titulado y un Experto Universitario en Refrigeración Industrial entre otros estudios.

Nació en Huelva capital, donde se crió y realizó sus estudios, aunque su trayectoria profesional lo ha llevado más allá de nuestras fronteras.  Ha trabajado tanto a nivel nacional como internacional (EEUU, México y Portugal).

"En EEUU viví en la misma Ruta 66, ya que trabajaba en el Desierto de Mojave, California. Con el tiempo, me animé a venir a Lucena (Córdoba) cuando se me presentó la oportunidad, por una parte por la empresa INFRICO y por otra porque mi padre era de aquí e incluso donde está enterrado (él se fue a Huelva a trabajar cuando terminó de estudiar (era médico), allí conoció a mi madre, enfermera de profesión nacida en Cumbres Mayores", relata Jesús a este diario.

Sin embargo, el vivir en Córdoba no le impide al onubense disfrutar de su querida tierra: "Vivir aquí no me quita que los fines de semana vuelva a Huelva para tomar la cervecita en el bar de siempre, ver a mi familia, amigos y a mi pareja (Paola Pérez); disfrutar del mar y de la Sierra... de mi tierra.... e ir a la casa de La Redondela, donde he pasado momentos muy importantes de mi vida y donde tengo muy buenas amistades", añade.