jueves. 22.02.2024
El tiempo

Jesús, Nuria y sus dos hijos dan ejemplo a los onubenses sobre la importancia de donar sangre

De pequeña siempre quiso tener ese "pin" distintivo que se les entregaba a los donantes. Años después Nuria celebra poder ayudar a quienes más lo necesitan a través de la donación junto a su familia
Jesús, Nuria y sus dos hijos dan ejemplo a los onubenses sobre la importancia de donar sangre

El Centro de Transfusión Sanguínea de Huelva, en su afán por dar a conocer la importancia de la donación en la provincia de Huelva, mostraba hoy, a través de sus redes sociales, la entrañable estampa de una familia onubense donante.

En diariodehuelva.es hemos hablado con los protagonistas de la escena.

Jesús Redondo cuenta a este diario cómo su mujer siempre había querido ser donante desde niña. "Mi suegro de joven era donante de sangre. Cuando mi mujer era pequeña veía el pin que por aquel entonces daban a los donantes como distintivo y ella ansiaba tenerlo. Así que en cuanto obtuvo la mayoría de edad para poder donar, no lo dudó", asegura.

El onubense recuerda cómo un buen día el autobús itinerante del Centro de Transfusión Sanguínea llegó hasta el  instituto en el que estudiaba su mujer: "Ella se llevó una gran sorpresa. Ese día convenció a varios compañeros mayores de edad para que donasen sangre con ella. Pero finalmente, no puso ser. Cuando fue su turno, la enfermera que iba a sacarle sangre la miró y le preguntó cuánto pesaba. Ella le contesto que 45kg. Y ahí se quedó con sus ganas y su voluntad de convertirse en donante".

Sin embargo, con el paso de los años, y tras dar a luz a sus dos hijos, por fin, llegó el momento. "Ya pesaba más de 50 kg y me pidió que la acompañara a la macrocolecta de sangre de la Casa Colón. Yo pensé que no podría donar (soy asmático), pero sí pude y así fue como nos hicimos donantes juntos", narra feliz el onubense.

"Después de hacernos donantes, como somos ambos del grupo sanguíneo 0 negativo y nuestros hijos también, ellos veían que desde el hospital nos mandaba muchos mensajes y nos llamaban porque era una sangre que hacía mucha falta", explica Jesús.

Por eso, Jesús y Guillermo también han pasado ahora a formar parte de la familia de donantes de sangre de Huelva.

Una familia al completo unida por un gesto que es capaz de salvar vidas.