1. Home
  2. Huelva
  3. Ultiman el desvío de la A-461 que atraviesa por Corta Atalaya y Riotinto
Ultiman el desvío de la A-461 que atraviesa por Corta Atalaya y Riotinto

Ultiman el desvío de la A-461 que atraviesa por Corta Atalaya y Riotinto

0

El tramo de la A-461 que atraviesa el corazón de la explotación minera de Riotinto tiene los días contados. Aunque aún no se ha dado a conocer el proyecto que evitará el paso por una carretera que se ha quedado peligrosamente encorsetada y al pairo de voladuras y un gran trasiego de camiones y maquinaria minera.

La Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía no ha ofrecido aun datos concretos de una propuesta que está en estudio. Pero ha apuntado a diariodehuelva.es que “está trabajando en estrecha colaboración con la mina para una nueva carretera que desvíe el tráfico de la A-461 y así garantizar la viabilidad a futuro del complejo minero y de los puestos de trabajo”.

Y la operadora minera Atalaya Mining asegura, por su parte, que “estamos trabajando de la mano de los organismos competentes para ofrecer una mejora en las comunicaciones con respecto al actual tramo de la A-461. La intención es bordear Corta Atalaya con una vía de mayor anchura que mejore sustancialmente la seguridad de los vehículos y sin los cortes actuales por voladuras”.

 

 

La comunicación de los filones de Corta Atalaya y Cerro Colorado obliga a modificar más pronto que tarde el trazado de la carretera autonómica que conecta Zalamea y la N-435 con la Autovía de la Plata.

Hace justo un año ya se puso sobre la mesa un borrador de proyecto que ahora se acelera por las grandes inversiones anunciadas por la explotación minera, la última hoy mismo con una nueva planta industrial que pretende mantener vivo el negocio hasta más allá de 2040. Y esa fuerte inversión presiona más si cabe un trazado obsoleto y peligroso y que casi impide a las autoridades de Carreteras garantizar la seguridad de conductores y usuarios.

 

 

Los mayores problemas de esta vía de comunicación se dan en los kilómetros que discurren sobre la explotación minera, desde los accesos a la localidad de Minas de Riotinto y la salida hacia el cruce de Campofrío y La Granada de Riotinto por La Dehesa, donde está la sede.

El trasiego y paso continuo de camiones de gran tonelaje que salen de la explotación cargados de mineral unido a los vehículos pesados que utilizan esta vía de acceso al vertedero de residuos industriales de Nerva y el transporte inducido hacen que el proyecto de mejora de esta arteria haya sido sugerido también por los ayuntamientos mineros.

La carretera A-461 ha quedado literalmente engullida por la explotación de los filones adyacentes, entre ellos el de la Corta de Cerro Colorado, que ha generado una vertiginosa caída e inclinación del terreno de un par de decenas de metros de profundidad visible desde el Mirador.

El peligro de deslizamientos o derrumbes (más en época de lluvias), la ausencia de arcenes de seguridad y las voladuras de los barrenos de la mina traen de cabeza a los conductores y usuarios que a diario circulan por esta vía de comunicación.

Las autoridades calculan que unos 2.500 vehículos pueden circular diariamente por este deteriorado trazado de la A-461: los vecinos de la Sierra de Huelva adscritos al área sanitaria del Hospital de Riotinto, los conductores de la zona de Nerva y Minas de Riotinto que la usan para conectar con el cruce de Campofrío hacia Aracena, urgencias, ambulancias o los vehículos que procedentes de la N-435 en Zalamea que quieren conectar con la autovía de Extremadura verían modificado su recorrido.

La fallida Autovía de la Cuenca Minera

Hace una década se anunció que la Consejería de Obras Públicas y Transportes había sacado a información pública el tramo Zalamea la Real – Minas de Riotinto perteneciente a la autovía de la Cuenca Minera.  Ésta arteria se incluyó en el Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía (PISTA 2007 y 2013) y tenía previsto conectar la N-435 a la altura de Zalamea la Real con la A-66 Ruta de la Plata en El Ronquillo, mediante una nueva vía de gran capacidad de 50 kilómetros de longitud.

El anteproyecto que salió a información pública planteaba la construcción del tramo de la nueva autovía al sur de la actual carretera A-461 Este tramo conectaría con la A-476 entre las localidades de Minas de Riotinto y Nerva.

El trazado incluido en aquel proyecto comenzaba en el enlace de Zalamea, junto a la N-435, a unos 2,2 kilómetros al sur. La nueva autovía planteaba adentrarse en el término municipal de El Campillo, con un trazado paralelo a la carretera A-461. En este punto cruzaría la cola del Embalse de Zumajo mediante el Viaducto de los Covachones y continúa la traza en la vertiente norte del embalse, al sur del municipio de Minas de Riotinto. El primer tramo de la Autovía de la Cuenca Minera finaliza al sur de la carretera HU-6104, en el futuro enlace de Minas de Riotinto.

El anteproyecto incluía la construcción de un ramal de 1 kilómetro para conectar la autovía con la A-476 entre Minas de Riotinto y Nerva. Además, se construirá un ramal de 1,4 kilómetros de conexión de la carretera A-478 con la N-435 al sur de Zalamea la Real. Además del Viaducto principal de los Covachones, se planteó construir un total de 13 estructuras para salvar caminos rurales y vías pecuarias. Por separado se redactará el proyecto de Restauración Paisajística correspondiente, de forma que la nueva autovía quede integrada en el paisaje y su entorno. Todo quedó varado en los cajones de la Consejería.