1. Home
  2. Deportes
  3. Un Recreativo de vergüenza (1-3)
Un Recreativo de vergüenza (1-3)

Un Recreativo de vergüenza (1-3)

0

¡Una vergüenza! Eso es hoy el Recreativo de Huelva. Un equipo de jugadores sobrevalorados, que al día de la fecha ni merecen el sueldo que ganan, ni tampoco vestir la camiseta que visten. Un grupo de tuercebotas que, miedo da, tienen en sus pies evitar que el Decano descienda a la cuarta categoría o incluso a la quinta categoría del fútbol español. En definitiva, un total y absoluto desastre.

Claudio Barragán cargó con su parte de culpa al ser cesado. El Ayuntamiento y el Consejo de Administración también son coautores de esta debacle y ya purgarán sus responsabilidades. Y Antonio Calle, mira que era difícil, ha empeorado aún más el equipo. Pero ahora es el momento de los futbolistas y con la excepción de Seth y Cera, ninguno está dando la talla. Y hay que exigirles que reaccionen o pasarles la factura.

Un Recreativo de vergüenza (1-3)

Larga lista de defectos

Ante el Marbella, volvió a verse a un Recre con sus escasas virtudes y su larga lista de defectos. No se puede encarar un partido de fútbol saliendo a mirar como juega el contrario. No se puede ser competitivo con un centro del campo tan blando como el algodón. No se puede generar ocasiones de gol jugando al pelotazo. Y no se puede ganar con un sistema defensivo más frágil que el cristal.

El combinado de José Manuel Aira hizo tres goles que no fueron seis por cuestión de unos pocos centímetros. Es cierto que al Recreativo le abandonó la suerte en la que pudo ser la jugada clave del envite –un remate a quemarropa de Diego Jiménez al filo del descanso que apuntaba al dos a uno-, pero en el cómputo general el Marbella fue muy superior. Otro cadáver al que resucitan los albiazules.

Pobre puesta en escena

Esta vez, Calle se dejó de experimentos y alineó a los once futbolistas disponibles que menos deméritos han hecho para ser titulares. Así, David Alfonso y Seth Vega regresaron al once en detrimento de Luis Madrigal y Alexander Szymanowski. Por el contrario, se libraron de la quema jugadores que van a menos como Dani Molina, José Antonio González y Yaimil Medina. Y se sacrificó a Chuli al colocarle a banda cambiada.

La puesta en escena de los recreativistas volvió a ser muy pobre. Los locales se metieron atrás, mientras el Marbella se adueñaba del balón. Los foráneos no tardaron en llegar al gol en un remate de Planas. El árbitro vio una infracción en el forcejeo del atacante con Diego Jiménez y anuló el tanto. No protestaron los marbellíes, convencidos quizás de que su tiránico dominio daría frutos más temprano que tarde.

Lanzamiento a la madera

Y así fue. El ex-albiazul Gustavo Quezada desnudó a la zaga onubense con un pase rompe-líneas que dejó a Chumbi mano a mano con Nauzet. El meta salió vencedor del lance, pero el rechace vino a los pies de Planas, que con tranquilidad marcó a puerta vacía. Y pudo ser peor, pues al poco Esteban Granero estrelló en la madera un lanzamiento directo de falta, con el cancerbero local batido.

Hubo que esperar treinta minutos para ver en acción a Santomé. El meta foráneo probó sus guantes en un tiro desde la frontal de Yaimil Medina, demasiado centrado, eso sí, como para sorprender a nadie. La siguiente llegada resultó más productiva. El portero del Marbella sacó dos remates a bocajarro en una jugada que acabó en un dudoso penalti. Quiles no perdonó desde los once metros para empatar el encuentro.

Las triangulaciones del Marbella

El gol obró magia e hizo desaparecer al Marbella, que pasó de dominador a dominado. La lesión de Edu Ramos obligó a Aira a cambiar de defensa de cinco a defensa de cuatro, sembrando aún más la confusión en las filas costasoleñas. La resultante fue que el Recre estuvo a nada de remontar, pero Santomé se disfrazó de Iker Casillas para realizar una parada imposible ante un remate cercano de Diego Jiménez.

La montaña rusa del primer tiempo devino en un choque más plano en la continuación. La entrada de Matheus Santana por Dani Molina dotó de físico y recorrido al centro del campo albiazul, dificultando a su vez las triangulaciones del Marbella. Sin manejo de balón en uno y otro bando, el fútbol volvió a ser el habitual de la categoría de bronce: pelotazo, juego aéreo y pelota quieta.

El árbol de los cambios

Precisamente, en una ABP el Marbella desniveló el resultado. Los malagueños botaron dos córners consecutivos al primer palo, preñados ambos de muy mala leche. En el primero, Nauzet puso los puños para evitar el gol olímpico. En el segundo, Chumbi peinó lo suficiente para mandar el cuero al fondo de la red. Y poco después Redru no consiguió lo mismo porque lo evitó un despeje de Diego Jiménez sobre la línea.

Calle agitó el árbol de los cambios, pero el equipo no dio señales de vida. Un disparo lejano y centrado de Quiles fue toda la respuesta ofensiva de los recreativistas para buscar un nuevo empate. El Marbella, de su lado, se defendió con orden y supo aprovechar los espacios generados por la desesperación del Recreativo. Así llegó el gol que sentenciaba el pulso, obra de Callejón con un remate en pifia.

-FICHA TÉCNICA

RECREATIVO: Nauzet Pérez; Cera, Diego Jiménez, Jesús Valentín (Víctor Barroso, min.80), David Alfonso; Dani Molina (Matheus Santana, min.46), José Antonio González (Alberto Martín, min.73); Yaimil Medina (Jesús Sillero, min.73), Alberto Quiles, Chuli (Alexander Szymanowski, min.62); y Seth.

MARBELLA: Álex Santomé; Nacho Sánchez, Fernando Román, Edu Ramos (Gudiño, min.44), Eliseo Falcón, Fran Ortuño (Redru, min.71); Gustavo Quezada (Bernal, min.82), Esteban Granero; Alfred Planas (Busquets, min.82), Rafa Chumbi y Juanmi Callejón.

GOLES: 0-1 (min.13) Planas; 1-1 (min.35) Alberto Quiles, de penalti; 1-2 (min.66) Chumbi; y 1-3 (min.87) Juanmi Callejón.

ÁRBITRO: Muñoz García, del Comité Extremeño. Amonestó a los locales Chuli, Dani Molina, José Antonio González, David Alfonso; y a los visitantes Gus Quezada y Esteban Granero.

CAMPO: Nuevo Colombino, sin espectadores.