Home Punta Umbría Vendedores legales de la playa denuncian agresiones previas por parte del detenido
Vendedores legales de la playa denuncian agresiones previas por parte del detenido
0

Vendedores legales de la playa denuncian agresiones previas por parte del detenido

0

La empresa concesionaria de la venta ambulante en la playa de Punta Umbría ‘Bebidas y Snacks Playas de Punta Umbría S.L.’ ha lamentado “la dejadez” de las administraciones en todo este tiempo ante la presencia de vendedores sin licencia y el clima de tensión que, como ha proseguido, habían generado éstos en las playas puntaumbrieñas y que finalmente ha ocasionado que el jefe de la policía local de Punta Umbría, Antonio Garrido, haya resultado herido de arma blanca.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a Europa Press uno de los encargados de esta empresa, Manuel Jesús López Cordero, que ha recordado que por escrito y ante diversas administraciones la empresa había denunciado hace años ya la situación y las ilegalidades que se daban en la playa y que ahora han tomado mayor protagonismo tras la agresión con un arma blanca este miércoles al subinspector jefe de la Policía Local.

López Cordero ha explicado que los trabajadores de la empresa van a trabajar con “miedo” ante las “amenazas” por parte de vendedores sin licencia y ha narrado que él mismo presentó el año pasado “una denuncia por agresiones” contra la misma persona que presuntamente ha agredido con un arma blanca al agente de la Policía Local e incluso se celebró el juicio correspondiente que ganó el propio López Cordero y que “la otra parte ha recurrido”. Por tanto, ha lamentado que pase el tiempo sin que las administraciones atajen esta coyuntura con medidas y acciones.

“Así no podemos trabajar”, ha proseguido, incidiendo en que los empleados de esta empresa van uniformados para distinguirse de los vendedores sin licencia y que ésta empresa es la única con la autorización correspondiente para vender en la playa.

Asimismo, ha lamentado el clima de tensión y ha resaltado que la empresa emplea a “casi una veintena de personas, cumple con los requisitos sociales y sanitarios”, de manera que no comprende que la venta ilegal se permita cuando supone, además de todo, “un riesgo” para los bañistas al no contar con los controles necesarios.