Home Andévalo Piden 10 meses de cárcel por maltrato a 10 perros: amputó orejas y rabos sin veterinario ni sedación

Piden 10 meses de cárcel por maltrato a 10 perros: amputó orejas y rabos sin veterinario ni sedación

30
0

Este viernes se celebra el primero de los juicios derivados de la trama ‘Ears’ por amputaciones masivas a perros de caza. El acusado supuestamente dejó a los animales con “heridas en carne viva, infecciones y larvas”

El Juzgado de lo Penal número 1 de Huelva acoge este viernes 17 de marzo el primero de los juicios derivados del procedimiento por la supuesta trama trama Ears de amputaciones de orejas y rabos a perros de caza. Para el acusado, según el escrito de calificación del fiscal al que ha tenido acceso Diariodehuelva.es, el Ministerio Público pide una condena de 10 meses de prisión, así como inhabilitación especial para el ejercicio de oficio, profesión o comercio relacionado con animales por un periodo de dos años. Se le acusa de un presunto delito de Maltrato de Animal Doméstico del art. 337 CP (en la redacción dada por la LO 5/2010)

Concretamente, se trata de una causa derivada del Juzgado de Instrucción 1 de Aracena, sobre el investigado y ahora acusado, al que se le atribuyen mutilaciones en 10 perros de su propiedad, sin asistencia veterinaria ni sedación, para prepararlos para la caza mayor.

 

“En carne viva, sin suturar, con infecciones y larvas vivas”

La Fiscalía expone que el acusado, en la finca ‘El Casco’ de Cumbres de San Bartolomé, en fecha no concretada pero inmediatamente anterior al 10 de noviembre de 2014, supuestamente procedió a cortarles las orejas (otodectomía) y los rabos (caudectomía) a diez perros. La fiscal recuerda que dicha operación habitual para perros de caza debe realizarla un veterinario “anestesiando a los animales y extremando el cuidado para evitar daños sobre todo en la columna vertebral”. Sin embargo, el acusado la realizó “en vivo, sin suturar ni limpiar debidamente las heridas“.

El día 10 de noviembre, agentes del Seprona inspeccionaron el lugar y al ver el estado de los animales, con “heridas en carne viva, infecciones y larvas vivas, muestras de dolor y rehusando el contacto humano, denunciaron los hechos.

El veterinario de la Oficina Comarcal Agraria (OCA) de la Sierra Occidental examinó a los animales mutilados en febrero febrero de 2015, y se comprobó la “absoluta incorrección de lo realizado, las heridas, cicatrices e infecciones de los animales, como la mayoría presentaban incontinencia urinaria por la caudectomía y uno de ellos dolor crónico a la palpación por posible neuroma”.


Cerrar