lunes. 03.10.2022
El tiempo

Álvaro Constantin: “Un vino no tiene que ser caro. El mejor vino es el que a uno le guste en cada momento”

Hoy se asoma a esta ventana semanal Álvaro Constantin Becerra, un joven empresario del sector vinícola que junto a su madre Maribel, regentan desde hace 22 años ‘Tierra Nuestra’
Álvaro Constantin: “Un vino no tiene que ser caro. El mejor vino es el que a uno le guste en cada momento”

Hoy se asoma a esta ventana semanal Álvaro Constantin Becerra, un joven empresario del sector vinícola que junto a su madre Maribel, regentan desde hace 22 años ‘Tierra Nuestra’. Diría sin temor a equivocarme que es la más prestigiosa tienda de vinos de la capital onubense.

A Álvaro lo conocí hace aproximadamente dos décadas, cuando con mi hija Raquel estudiaba COU en el IES Alto Conquero, y desde el primer momento me percaté que era un chico, afectuoso, amable, despierto, empático, servicial y sobre todo amigos de sus amigos. Y con el tiempo he podido comprobar que no me equivocaba y hoy se ha convertido en un hombre de negocios, buen esposo y padre de un niño y una hija que viene en camino.

Pero para que ustedes, mis queridos lectores, le conozcan un poco más y nos hable de su pasión por los buenos caldos, nos pusimos en contacto con él. Y con la afabilidad y cortesía que le caracteriza accedió de momento a la petición, así que vamos allá.

Dicen que de niño todos soñábamos con ser algo de mayor ¿Cuál era tu sueño?

En principio, nunca he tenido un sueño claro o realmente definido. Pero sí que es verdad que, en este mundo vinícola, el vino es un vehículo transmisor de sensaciones y he encontrado en él la pasión que las personas trasmiten a través del vino, tanto del que lo produce como del que lo disfruta, que es el fin real del vino. Esto ha hecho que encuentre mi camino. La pasión no deja de ser un sueño cuando se siente y transmite. Y el sueño no deja de ser una pasión que se lleva dentro.

Cuando te conocí estudiabas COU con mi hija Raquel. Luego te perdí un poco la pista y con el tiempo te vi convertido en un gran sumiller, hasta el punto de haber logrado creo recordar una ‘nariz de oro’ en un certamen. Cuéntame

Gracias, pues sí. Fue en enero de 2006, en pleno desarrollo personal y laboral, cuando participé en el Concurso “Nariz de Oro”, muy prestigioso en el mundo de la sumillería. Tenía conocimientos y tuve la suerte de obtener el galardón “Joven Promesa Rías Baixas” para menores de 25 años y catapultarme a la Gran Final en Madrid del Concurso.

Se suele decir que ‘de casta la viene al galgo’.Podría decir que tu amor a los buenos caldos lo has heredado de tu madre Maribel Becerra que aunque periodista, es una gran experta en vinos.

Mi madre no es periodista, puntualizo, es funcionaria. Empezó de auxiliar en Hacienda y acabó de Abogada del Estado. Pertenece a la Primera promoción de Derecho en la UHU de Huelva, título que se sacó con mucho esfuerzo y tesón, y esas mismas ganas que le pone a todo, se la puso a la tienda. Además, mis abuelos, allá por los años 80 iniciaron su andadura en el mundo de la gastronomía y del vino así que sí, continuando con la tradición familiar de “casta le viene al galgo”.

Aunque parece que es lo mismo, son conceptos distintos. Explícanos la diferencia entre una vinoteca y una tienda de vinos ¿Vuestro establecimiento donde se encuadra?

Una tienda de vinos se dedica a la venta de vinos sin más. Mientras que una ‘vinoteca’ va más allá. Cuenta con un personal especializado que asesora y promociona la cultura de vino con eventos y catas; además cuida de la conservación de los caldos que se venden, etc.

Hace unos años cuando se empezaron a montar tiendas de vinos, creo recordar que ´Tierra Nuestra´ que es vuestro negocio familiar fue de los pioneros, todo hacía presagiar que ese tipo de establecimientos naufragaría ante la competencia de los supermercados. Pero con el tiempo ¿podríamos decir que se han consolidado?

No sólo fuimos pioneros en Huelva, sino que llevamos más de 20 años en nuestra Provincia y si contamos con mis abuelos, llevamos ya más de 40 años en Andalucía. Quizás el secreto de no “naufragar” haya sido precisamente donde reside nuestra principal virtud, la pasión, las ganas, la honradez y la profesionalidad que hemos puesto siempre. También la diferencia que tenemos con los “supermercados”, como ya os he comentado en la pregunta anterior.

 

¿Cuántas etiquetas maneja en la actualidad un negocio como el tuyo?

Nosotros, que somos pequeños, ya contamos con más de 1.000 referencias sólo en vinos y todos previamente catados y seleccionados. Además, tenemos licores, espirituosos, alimentación, cristalerías (copas y decantadores) y accesorios del vino. Como dato curioso te diré que en España hay más de 4.000 Bodegas, así que imagínate cuantos miles de vinos hay.

A la hora de comprar vinos hay quien mira mucho lo maridajes con el producto que van a comer ¿Es tan importante este requisito?

El requisito principal es que el vino realce la comida y para ello hay que tener en cuenta ciertas reglas muy sencillas, como por ejemplo que el vino no enmascare la comida y viceversa. Quizás en nuestra cultura mediterránea van de la mano, lo que conocemos como maridaje, la perfecta sintonía entre comida y vino es intuición. Y ahora con la cocina española está en auge; experimentar sensaciones es lo mejor que te puede pasar.

¿Es el vino más caro es el mejor?

No, para nada. Un vino bueno no tiene porqué ser caro. El mejor vino es el que a uno más le guste en ese momento cotidiano o especial. Un vino de 100€ no tiene que gustarte diez veces más que uno de 10€. El umbral del gusto no va en función del precio. Un vino caro debería ser siempre bueno y hay que exigirle más por serlo, pero no ha de gustar más que otro más económico. Lo caro se asocia siempre a lo elitista y exclusivo. Hoy hay vinos con una muy buena relación precio-calidad, y esto creo que puede acercar a las nuevas generaciones a iniciarse en el mundo del vino.

Yo escuche un dicho que más o menos decía ´Dime qué tipo de vino bebes y te diré como eres´ ¿Qué hay de cierto?

Se puede hacer cierto análisis sobre gustos y saber ciertas cosas de esa persona. ¿Pero saber cómo eres? ¡Uf! El vino nubla la razón y da paso a la liberación de sentimientos. Me da que esto ya es para los psicólogos o para hacer algún estudio más pormenorizado que a mí se me escapa… jajaja

Dirías que la cultura del vino se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos y culturales de España. Vamos que se ha puesto de moda el enoturismo.

Por supuesto que sí. Nos ayuda a disfrutar de los 5 sentidos.Podemos ver paisajes, y disfrutar de olores y sabores de España gracias al vino y a la gastronomía y además generar riquezas, no sólo en este sector, sino en otros sectores, directa e indirectamente.

Siguiendo en clave de vinos, pero hablando del maldito covid. Durante el confinamiento ¿ha habido más consumo de vino en los hogares?

Sí, por supuesto. Cuando no podíamos salir de casa, se notó el gran interés que despertó la cocina y el vino es su mejor aliado, por lo tanto aumentaron los envíos a particulares y se dispararon las ventas hogareñas.

En qué medida ha podido afectar la pandemia a la industria del vino.

Ha afectado bastante la crisis porque aunque ha aumentado el consumo en hogares nunca podrá suplir dicho consumo al que se genera en el sector de la restauración. Todos hemos tenido que soportar el duro golpe de la crisis.

Estamos llegando al final y me gustaría darte las gracias por prestarme tu tiempo y no sé, si te gustaría añadir algo más que durante la entrevista no te haya preguntado.

Por supuesto y siempre desde la humildad, gracias a ti Félix por concederme este pequeño espacio y abrir mi lado más humano. Sigo abogando por la difusión de esta milenaria cultura y creo que aún nos queda mucho más por descubrir y evolucionar. Las próximas generaciones venideras tendrán mucho trabajo por delante. Lo que maravilla y apasiona al mundo del vino es que es la única forma dinámica de embotellar el tiempo, a diferencia de una foto o un cuadro que es un recuerdo estático.

Un apunte sobre la pasión que tenemos por el vino y por Huelva es el hecho de haber iniciado un proyecto vitivinícola, Bodegas Cerro San Cristóbal, en Almonaster la Real, en plena Sierra de Aracena y picos de Aroche. Cosechando muchos éxitos locales e internacionales con nuestros vinos tintos: Bemoles, Bienteveo y Dominio del Verso (un paisaje embotellado) y el blanco semi-seco: Mis 2 Estrellas, éste último dedicado al amor de una madre por sus hijos, dos seres que desprenden luz.

Sabes que te digo Álvaro…que ha sido un placer compartir contigo un rato tan agradable.

Álvaro Constantin: “Un vino no tiene que ser caro. El mejor vino es el que a uno le guste en cada momento”