viernes. 09.12.2022
El tiempo

Mireia Humanes: “Sobre Ucrania somos solidarios de titular; pero pasamos página bastante rápido. Debería avergonzarnos”

La protagonista que se asoma esta semana a esta vuestra sección es Mireia Humanes Rodríguez, una choquera de pro
Mireia Humanes: “Sobre Ucrania somos solidarios de titular; pero pasamos página bastante rápido. Debería avergonzarnos”

La protagonista que se asoma esta semana a esta vuestra sección es Mireia Humanes Rodríguez, una choquera de pro que cursó sus estudios entre el Colegio Público Giner de los Ríos y el IES Alto Conquero. Es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Sevilla. Aunque ha desarrollado su trayectoria profesional principalmente en prensa escrita, sus comienzos fueron en la televisión local Teleonuba.  Además es junto a su marido Miguel Ángel Jiménez García, Premio Huelva de Periodismo por el reportaje realizado en ABC con motivo del 50 aniversario de Doñana. Actualmente se dedica a la comunicación institucional, concretamente es  la responsable de Comunicación de Interfresa y Asaja-Huelva.

A Mireia la conocí en sus inicios en Teleonuba y ya me pareció, además de una gran profesional, una chica encantadora. Pero con el paso del tiempo coincidimos trabajando en Ceimagen durante varios años y pude comprobar que no erré en mis primeras impresiones. Pues  pude captar que era una persona empática, solidaria, afable; en definitiva, como solemos decir en nuestra tierra...muy “güena” gente. 

Pero, para que ustedes mis queridos lectores conozcan un poco más el estilo y personalidad de nuestra invitada, nos pusimos en contacto con ella, que gustosamente y con la amabilidad que le caracteriza  aceptó nuestra invitación, así que vayamos al lío.

Yo te conocí en Huelva, incluso fuimos compañeros de trabajo durante unos años. Pero un día por amor dejaste la ciudad y te marchaste a vivir a Almonte ¿Cómo es tu vida allí y echas de menos la ciudad?

Mi vida en Almonte es una vida familiar y sencilla, dedicada a mi trabajo y a los míos, ¡como la de cualquiera, vaya! Sobre si echo de menos la ciudad, la verdad es que no, o, mejor dicho, no echo de menos la ciudad en sí misma. Almonte es un pueblo grande que ofrece mucho y además, está muy bien comunicado tanto con Huelva como con Sevilla. Lo único que echo en falta es ver a diario a mis padres, cosa que antes sí que podía hacer, y a los amigos que dejé en Huelva.

Siguiendo en clave almonteña, cuando se habla de Almonte a la mayoría se nos viene a la cabeza la aldea donde está el Santuario de la Virgen del Rocio. Sin embargo, es el tercer municipio provincial en población. ¿Cuéntanos para quien no lo conozca la excelencia del pueblo?

Efectivamente, la Virgen del Rocío marca mucho la vida de Almonte, qué duda cabe. Es un pueblo con unas tradiciones muy afianzadas, como la Saca de las Yeguas, que a mí me gusta especialmente, o la Feria de San Pedro. En lo cotidiano, como decía antes, Almonte ofrece prácticamente todo lo que cualquiera pueda necesitar. Tiene un tejido comercial importante, servicios, buenos restaurantes, un entorno privilegiado y es precioso. Pasear por el pueblo o sentarse en la plaza a tomar algo son placeres cotidianos que aquí pueden disfrutarse con otro ritmo.

No sé si el hecho que la Blanca Paloma haya estado en la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción por aquello de la pandemia cerca de tres años, ha hecho que con tantas visitas interrumpidas y constante de los devotos, que la vida de los almonteños haya sido más ajetreada. O por contra, los vecinos y sobre todos negocios se han visto beneficiado por tantas visitas.

Ambas cosas. Cuando la Virgen está en el pueblo, todo cambia. Viene muchísima gente a verla, el pueblo está lleno de devotos todos los días, y los fines de semana y las fechas señaladas lógicamente se desborda. Pero Almonte está acostumbrado a eso y disfruta de ese ajetreo, les abre los brazos a los visitantes. Buena prueba de ello es cómo se engalana para esos meses de Venida, que en esta ocasión han sido dos años y nueve meses. Y por supuesto, como es lógico, los negocios florecen al calor de esas visitas. Es un impulso importante para el pueblo.

Cambiando de tema, esta pregunta siempre me gusta preguntársela a mis invitados. Toda niña, sueña con ser algo de mayor ¿Por dónde pasaban tus sueños?

¡Me temo que de eso ya hace mucho tiempo! Me cuesta recordar qué quería ser de mayor cuando era pequeña. Tendré que preguntárselo a mis padres.

¿Alguna vez pensaste en ser periodista y por qué escogiste esa carrera?

Elegí estudiar periodismo por la influencia de Rafael Sánchez de Dios, uno de mis maestros en el Colegio Público Giner de los Ríos. Aún me quedaba todo el bachillerato por delante, pero él siempre supo ver que lo mío eran las letras, y fomentaba mucho esa faceta en mí, gracias en buena parte al sistema de enseñanza que tenía el centro, que posibilitaba detectar el talento de cada niño y cultivarlo.

Si algún chico/a te pidiera consejo para estudiar periodismo ¿Se lo recomendarías?

Si no tienes una verdadera vocación, sinceramente, no. Es una profesión muy bonita, pero muy dura y muy precaria, y muchas veces está absolutamente reñida con la conciliación familiar.

¿Recuerdas cuál fue tu primer trabajo, en que medio y quien te dio la oportunidad de ejercer en la profesión?

Mi primer contrato fue en la antigua Teleonuba de la mano de Rafael Pérez Unquiles, que era el director por entonces.

¿Cuál ha sido el mejor consejo que has recibido y de quién?

He tenido la fortuna de recibir muy buenos consejos. José Luis García Palacios, que en Gloria esté, siempre tenía una buena lección para cada momento. Era un hombre muy sabio. Pero como suele pasar, los mejores consejos me los han dado mis padres y me los guardo para mí.

Tú has hecho información deportiva, cultura y política ¿en qué registro te encuentras más cómoda o cual te gusta más?

¡En la deportiva desde luego, no! Aquello fue una prueba cuando trabajaba para Antena 3, y desde luego, una malísima idea que atajé pronto. Si tengo que elegir, me quedo con los trabajos que he hecho junto a mi marido para ABC de Sevilla. Reportajes como el que realizamos con motivo del 50 aniversario de Doñana, con el que ganamos el Premio Huelva de Periodismo, son un privilegio, porque te permiten trabajar con el tiempo suficiente, conocer a los protagonistas, analizar los distintos puntos de vista…

¿Sigues vinculada a tu profesión?

Me dedico (felizmente) a la comunicación institucional. Soy la responsable de Comunicación de Interfresa y Asaja-Huelva.

Vamos a dar un nuevo golpe de timón ¿Que opinión tienes en cuanto a la invasión de Ucrania?

Que la estamos olvidando demasiado rápido. Hablamos más de las consecuencias económicas que está teniendo para nosotros que de las atrocidades que está sufriendo ese pobre pueblo. Somos solidarios de titular, pasamos página bastante rápido. Debería avergonzarnos.

Por cierto, hablando de fallecidos. El covid se ha llevado a más de 100.000 personas por delante en España. ¿Piensas que este hecho ha servido para cambiar la forma de ser y pensar de las personas?

Sí y no. Creo que, en general, la pandemia y sobre todo el confinamiento han hecho que tomemos conciencia de golpe de lo frágil e incierta que es la vida y de lo preciada que es la libertad. Pero, por otro lado, como he dicho antes, tenemos poca memoria y hemos dejado muy rápido de lado todas las precauciones. Ojo, que en este caso lo entiendo perfectamente: no se puede vivir bajo esa tensión eternamente.

No me gustaría dejar de pulsar tu opinión en cuanto al tema de infraestructuras en Huelva a la que los políticos nos tiene relegado. Si estuviese en tu mano ¿Cuál sería para ti la más primordial?

Huelva no puede ni tiene que renunciar absolutamente a ninguna de las infraestructuras pendientes. Dicho esto, entiendo que lo más urgente es el desdoble y adecuación del Túnel de San Silvestre. Creo que la sociedad no está entendiendo el riesgo que estamos corriendo al depender nuestro abastecimiento de una infraestructura en un estado tan lamentable como el que presenta ésta.

A propósito, si tuviese la ocasión de cenar con un personaje, bien fuese histórico o actual ¿Cuál sería tu preferencia y que pregunta le harías?

Sería un almuerzo –las cenas las vamos a dejar para los íntimos-, y dado que estamos en Almonte, elegiría a Alfonso X El Sabio, aunque lógicamente hay muchos personajes con los que me gustaría conversar si eso fuera posible.

Hablando de gastronomía, cuando te pones el delantal y te metes entre fogones ¿tu plato estrella cuál es?

Cualquier cosa que no sea repostería. ¡Se me da fatal!

Por cierto, como yo soy mucho de turismo gastronómico ¿recomiéndame un buen sitio donde comer en Almonte?

Pues lo siento, pero no podría recomendarte sólo uno. La Martina, Los Tanajales, o la taberna del Niño Perea son algunos de mis favoritos. ¡Tendrás que hacerte un tour!

Estamos llegando al final y me gustaría agradecerte que me hayas prestado tu tiempo. No sé, si te gustaría añadir algo más que durante la entrevista no te haya preguntado.

Nada más Félix, agradecerte que me hayas hecho un hueco en este tu 'rinconcito' tan especial.

Mireia Humanes: “Sobre Ucrania somos solidarios de titular; pero pasamos página bastante rápido. Debería avergonzarnos”