miércoles. 24.04.2024
El tiempo

Camioneros y empresas de Huelva sufren ya el bloqueo de la frontera franco-británica

Miles de camioneros, muchos de ellos de Huelva, pasarán la Nochebuena fuera de casa. Entre el bloqueo de las discusiones del Brexit y los temores de contagio ante la nueva cepa del Covid-19 la situación de los transportistas es muy delicada. Están bloqueados entre Reino Unido y Francia.
Camioneros y empresas de Huelva sufren ya el bloqueo de la frontera franco-británica

Crece la preocupación ante el bloqueo que sufren los camioneros en los pasos fronterizos entre Reino Unido y Francia. Miles de ellos, algunos de Huelva, pasarán la Nochebuena fuera de casa. Entre el bloqueo de las discusiones del Brexit, lo que convierte a la agricultura en moneda de cambio, y los temores de contagio ante la progresión de la nueva cepa del Covid-19, la situación de los transportistas es muy delicada.

De Huelva no son muchos los camioneros atascados en las carreteras británicas al no estar la campaña de la fresa en marcha. Pero sí hay empresas con base en Huelva que están sufriendo las consecuencias del bloqueo continental. Entre ellas la lepera Primafrío.

Uno de sus transportistas, Andrés Herrero, ha explicado a diariodehuelva.es que unos 4.000 camiones han sido desviados hasta una zona de un viejo aeropuerto para realizarle los test anti-Covid que le exigen las autoridades francesas para poder volver por su territorio hacia España. Tiene asumido que pasará allí la Nochebuena. Llegó al Reino Unido el pasado viernes y cuando iba a regresar el domingo se encontró con el bloqueo.

Allí, en mitad de las pistas aeroportuarias y a lo largo de 3 kilómetros han ubicado a los 4.000 camiones bloqueados en esa zona. El Gobierno británico está comenzando a suministrarles algo de avituallamiento, sobre todo comida rápida a la espera de que le toque el turno para realizarse los PCR o test que le permitan retomar la marcha y pasar por Francia rumbo a España.

Hasta que no obtengan ese Green Passe, los gendarmes franceses no permitirán cruzar la frontera desde Inglaterra hasta Francia. Una vez obtenido ese salvoconducto deberán volver por el Euto-Túnel y carretera o bien en Ferry hasta destino peninsular.

Cabe recordar que el mercado británico supone el 25 por ciento del total de las exportaciones de los frutos rojos, hasta casi el 35 por ciento en el caso de la frambuesa. Aun no está en producción y en funcionamiento la maquinaria de exportación de frutos rojos pero sí hay afectadas algunas cargas menores. Por lo que el sector confía en que se haya resuelto el problema para cuando comience la temporada.

Según han explicado a diariodehuelva.es algunos de los camioneros bloqueados, en los supermercados británicos comienzan a escasear alimentos frascos a causa de este enorme atasco y a los clientes se le racionan algunos alimento para que no se lleven gran cantidad de ellos.

De la empresa onubense Transonuba (con sede en Niebla) se encuentran 'atrapados' casi un centenar de camiones según han informado algunos de los transportistas que se encuentran en Reino Unido. Diariodehuelva.es ha hablado con Moisés Esperanza Rodríguez, un camionero onubense que se ha llevado "tres días tirado en una cuneta, junto a mi compañero Rafael Heredia Aguilera, haciendo nuestras necesidades de noche para que nadie nos vea en medio de la nada. Y sin poder ducharnos hasta justo esta mañana que gracias a mi compañero Benito hemos podido llegar a un área de servicio".

El caso de Moisés y Rafael no es el único, más de 10.000 camiones españoles (y unos 60.000 en total) se encuentran bloqueados en Reino Unido esperando regresar. Tal y como relata Moisés, "hemos pasado verdaderas penurias, porque nadie de aquí nos ha informado ni siquiera nos han ofrecido comida, afortunadamente nosotros sí que teníamos comida para hacer frente a estos días; pero muchos compañeros se han visto sin comida también ni agua".

Tras tres días parados en un arcén de una carretera, Moisés Esperanza ha podido llevar su camión hasta un área de servicio cercana (unos 30 kilómetros aproximadamente), "porque mi compañero Benito Sánchez nos avisó y nos ha guardado el sitio hasta que hemos llegado. Justo para poder darnos una ducha y hacer nuestras necesidades con tranquilidad", ha expuesto. "Al menos hemos podido asearnos en condiciones tras días de penurias, incluso la ducha que costaba tres libras, el responsable del área de servicio no nos la ha cobrado".

Tal y como cuenta este camionero onubense, "aquí habrá al menos más de 10.000 camiones españoles, y más de 60.000 en general. Estamos en colas interminables hasta llegar al sitio donde nos harán las PCR el ejército inglés, que desde las 19.30 horas nos han indicado que nos pongamos en la cola para ir circulando muy lentamente".

En este sentido, Moisés ha expuesto que "el compañero que más cerca está del lugar donde se hacen las PCR está a unos 50 kilómetros del lugar, y aún así dice que le quedan horas de espera porque avanzan muy lentamente. Nos quedan aún un par de días mínimo si no se acelera el proceso". Y es que "cuando llegas a la zona del barco para embarcar a Francia hay que esperar a que lleguen, y tardan unas 2-3 horas; con lo que no es inmediato".

El onubense ha querido agradecer a los compañeros "la solidaridad y ambiente familiar que tenemos todos, porque sin ellos no habríamos podido nosotros llegar hasta aquí y seguiríamos tirados en la cuneta esperando desde el domingo".

Por su parte, Benito Sánchez, también de Transonuba, es la persona que ha dado la voz de aviso a estos para poder acudir al área de servicio en la que se encontraba, "para que pudieran acceder a un aseo en condiciones, al menos", ha apuntado a diariodehuelva.es.

Tras el reencuentro, han podido emprender la marcha hacia el punto deseado: las pruebas PCR para poder embarcar a Francia y volver a casa. Tras realizar una parada en el camino para cenar (Moisés ha podido realizar una tortilla de patatas para todos) harán turnos de descanso para seguir avanzando "a paso de tortuga, que es como vamos", ha reído Moisés.

Benito ha detallado que "yo tuve suerte y pude pararme en un sitio donde había ducha e incluso un burguer para poder comer. Otros compañeros no han tenido esa suerte y han estado en cunetas, sin cuartos de baños ni nada". Y es que una de las frases más repetidas desde el domingo es que "esto es surrealista, nadie sabe nada y la incertidumbre de saber si nos moveremos o no, si podremos volver a casa, si nos tienen que hacer pruebas... A ver qué pasa".

Para este grupo de transportistas (De izquierda a derecha: Óscar Martínez Lamas; Miguel Perona; Benito Sánchez Pérez; Cristóbal Castro Franco; Rafael Heredia Aguilera y Moisés Esperanza Rodríguez) su esperanza es poder "volver aunque sea antes de Nochevieja, había compañeros con turno para estar en Nochebuena en casa y al final están aquí tirados. Es una pena todo", ha informado Moisés.