viernes. 19.04.2024
El tiempo
Partida de Fresas de Marruecos con hepatitis A

El sector fresero y la Junta piden extremar los controles sanitarios en las fronteras

Las organizaciones agrarias exigen extremar los controles sanitarios en las fronteras para evitar crisis y confusiones como la provocada por la entrada de fresas marroquíes a las que se le ha detectado hepatitis A.
El sector fresero y la Junta piden extremar los controles sanitarios en las fronteras

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha desvelado cómo se ha detectado el virus de la hepatitis A en una partida de fresas marroquíes que había sido importada desde Huelva, donde se asientan empresas y grupos multinacionales que usan esta operativa comercial. Lo primero que ha dejado claro es que no han sido comercializadas. Acto seguido ha pedido a Sanidad Exterior más control en las fronteras.

Las fresas entraron por el puerto de Algeciras (Cádiz) y resaltó que han sido localizados tanto el importador, de la provincia de Huelva, como el distribuir, de la provincia de Sevilla, quien ha asegurado que "no llegó a ponerlas en el mercado".

Se conoce hasta ahora que la Junta recibió el aviso el lunes por la tarde y, en apenas 24 horas, se localizaba al importador y distribuidor y se llevó a cabo la trazabilidad del producto. La Junta trata de averiguar el recorrido del producto para asegurar que no fueron distribuidas y por consiguiente consumidas, que es lo más preocupante aunque desde la empresa sevillana de distribución aseguran que no han salido al mercado.

"La noticia hasta ahora es tranquilizadora en el sentido de que, localizado el distribuidor, nos dice que no han sido comercializadas, pero vamos a hacer todas las comprobaciones para certificar que, en efecto, nadie haya consumido esos productos que están infectados, por así decirlo", ha recalcado Moreno en un cable informado por Europa Press. Precisamente esta es la clave porque hay entre 14 y 30 días de margen para incubar el virus de la hepatitis A.

Moreno cree que "los controles de las aduanas fallaron y esas fresas no deberían haber entrado en España". Ha indicado que el Estado "no quiere asumir su responsabilidad", cuando compete a Sanidad Exterior el análisis de los productos y no a la Junta de Andalucía.

En paralelo, la consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha vuelto a reivindicar este miércoles “la necesidad de reforzar el personal de los Puntos de Inspección Fronteriza en los Puertos y “un control más exhaustivo” para todos aquellos productos que entran hacia los mercados internacionales por esta vía. A este respecto ha incidido en que “urge el establecimiento de cláusulas espejo para la comercialización con terceros países”. Lo ha hecho al referirse a la detección de hepatitis A en fresas importadas desde Marruecos.

Crespo ha exigido al Ejecutivo central que “atienda de forma prioritaria esta reivindicación histórica del sector agrícola andaluz”. En este sentido, ha recalcado que los refuerzos “son importantes para alertar en los propios puntos si hay algún tipo de incidencia, como está ocurriendo ahora con la fresa”.

Por su parte, Interfresa, como Interprofesional de Fresas y Frutos Rojos de Andalucía, y a la vez UPA-Huelva destacan "la importancia de los controles que se realizan en nuestras fronteras para garantizar que los productos de alimentación son seguros para los consumidores. Por eso, para avalar que los productos procedentes de otros países no suponen un riesgo para la salud, es necesario poner más medios en esos controles".

Mientras tanto, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos -COAG- de Andalucía exige la paralización inmediata de las importaciones de fresas y otros productos frescos de Marruecos, tras las reiteradas alertas sanitarias que se han notificado en las últimas semanas, siendo especialmente grave la del pasado lunes, 4 de marzo, en la que el sistema RASFF (Rapid Alert System Feed and Food) publicó que habían entrado al mercado español fresas de Marruecos con el virus de la Hepatitis A, lo que supone un riesgo grave para la salud.

Una alerta que se suma a las 47 alertas sanitarias de importaciones de Marruecos en el último año, 30 de éstas notificadas por España, y que se repite de forma continuada y reciente en el caso concreto de las fresas, ya que hay que recordar el pasado 14 de febrero se notificó la presencia de Norovirus GII en fresas de Marruecos, con riesgo potencialmente grave.

Hay que destacar que la entrada de estos productos contaminados se debe a que sólo se analizan de manera aleatoria entre 1% y un 5% de los productos agroalimentarios que se importan y, lo que es peor, no se esperan los resultados para liberar la mercancía al mercado, por lo que los consumidores adquieren esos productos contaminados sin saberlo.

Es, a todas luces, un atentado contra la salud pública que está siendo permitido por el protocolo vigente. Un disparate.

COAG Andalucía se exige además que se investigue el origen de estas alertas, qué empresa y en dónde se comercializaron los productos contaminados, así como que se conozcan las sanciones que se van a imponer.

Las organizaciones agrarias COAG al igual que Freshuelva y UPA y Asaja insisten en que se modifiquen los protocolos de control de las importaciones de terceros países y que los controles en fronteras sean exhaustivos, aumentando al máximo el tanto por cierto de las partidas analizadas y que, a su vez, los resultados sean inmediatos, sin que ningún producto pueda salir al mercado español y europeo sin garantía de seguridad alimentaria, impidiendo así que los productos contaminados lleguen al consumidor.

Para COAG, la Unión Europea y el Gobierno español están siendo cómplices de un grave atentado contra la salud pública, que sólo obedece a un puro interés especulativo, mirando para otro lado y permitiendo que entren productos infectados y con altos niveles de residuos químicos al no imponer controles exhaustivos en frontera.

Esta organización agraria hace un llamamiento a las organizaciones de consumidores, para que también pidan responsabilidades con este problema de seguridad alimentaria, ya que los consumidores tienen el derecho a saber qué están comprando.

Cómo conocer el origen de un producto: pincha en este enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Prefijos_de_C%C3%B3digo_GS1_por_pa%C3%ADses

En este sentido, COAG quiere hacer hincapié en la necesidad de mirar las etiquetas de los productos para conocer el origen de los mismos, ya que la única garantía que existe es la de los productos de nuestros agricultores y ganaderos, productos españoles, a los que las alertas de las importaciones también hacen daño, pero es necesario y responsable denunciar lo que está ocurriendo.

Comentarios