lunes. 17.06.2024
El tiempo
Ganadería y Caza

La enfermedad hemorrágica epizoótica se mete ya en varias granjas de bovino de Huelva

La enfermedad hemorrágica epizoótica está aumentando su impacto en granjas de bovino de la provincia de Huelva. Lo que parecía una epizoótica centrada en los ciervos se mueve peligrosamente hacia el sector ganadero. Ya hay restricciones de movimientos para vida. Y se avisa a los cotos de caza para que extremen control y vigilancia.
Ganado vacuno en extensivo
Ganado vacuno en extensivo
La enfermedad hemorrágica epizoótica se mete ya en varias granjas de bovino de Huelva

Hay mucha preocupación en las explotaciones ganaderas de Huelva por la rápida propagación de la enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE) que afectaba principalmente a los ciervos pero que ya está causando estragos en las granjas de bovino. Una extensión de la enfermedad muy ligada al manejo cinegético y la actividad de los cotos de caza.

De hecho, la Junta de Andalucía acaba de activar un protocolo para su detección con "la colaboración de cazadores y titulares de cotos. Es fundamental para luchar contra la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica que está afectando a los ciervos", según el portavoz Fernández Pacheco.

F1Dw5ogXgAAaaT3
F1Dw5ogXgAAaaT3

Pero lo que parecía un epizootia centrada en los cérvidos se ha movido rápidamente hacia algunas granjas de bovino al estar los ciervos en contacto permanente con las vacas que pastan al aire libre y en muchas ocasiones comparten abrevaderos y hasta comida.

El Laboratorio Central de Veterinaria (LCV) de Algete confirmó el 3 de julio el primer caso de enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE) en 2023 en tres ciervos de la Sierra Norte sevillana. Pero solo unos días más tarde, se confirmó la enfermedad en una explotación de bovino en la comarca de Aracena, en la provincia de Huelva. Y el 7 de julio  el MAPA confirmaba dos nuevos focos de enfermedad hemorrágica epizoótica en animales domésticos, en los municipios de Adamuz y Cardeña, en Córdoba.

Además de estos casos, el MAPA  ha recibido notificación de varias sospechas clínicas en explotaciones de bovino de comarcas de la provincia de Cádiz, del norte de las provincias de Huelva, Sevilla y Córdoba, así como del sur de las provincias de Badajoz y Ciudad Real, actualmente bajo investigación, según las fuentes veterinarias consultadas.

Ya en noviembre y diciembre del pasado año se había confirmado la enfermedad en nueve explotaciones de bovino de Sevilla (3), Cádiz (2), Huelva (4), Málaga (1) y Badajoz (1), confirmándose en todos ellos el serotipo 8 de la enfermedad.

El Instituto de INvestigación de Recursos Cinegéticos ha elaborado un díptico informativo sobre esta enfermedad.

Causa y distribución

La enfermedad hemorrágica epizoótica (EHE) es causada por un virus, concretamente un Orbivirus emparentado con el virus que causa la Lengua Azul (LA) en ovinos y otros rumiantes. No es una zoonosis. Los virus de la EHE y la LA se transmiten por dípteros del género Culicoides, insectos hematófagos de pequeño tamaño que se desarrollan en sustratos con gran cantidad de materia orgánica y suficiente humedad, pudiendo ser arrastrados por fuertes vientos y, con ello, vehicular estos virus entre zonas geográficamente muy distantes. 

Especies afectadas

Los virus causantes de enfermedad hemorrágica epizoótica afectan, generalmente, más a cérvidos que a rumiantes domésticos. En Norteamérica, los más afectados son los ciervos de cola blanca. En España, con los datos limitados disponibles en la actualidad, parece que la mayor frecuencia de casos ocurre en ciervo rojo (Cervus elaphus), pero conviene evaluar su potencial impacto en otros cérvidos como gamos y corzos.

Signos clínicos y lesiones

No todos los animales infectados desarrollan la enfermedad. Muchos son asintomáticos o presentan signos muy leves. Los cérvidos que manifiestan signos clínicos de la infección pueden presentar fiebre, debilidad, inapetencia y pérdida del instinto de huida. En casos menos agudos puede observarse adelgazamiento.

En ciervos moribundos y cadáveres frescos pueden observarse lesiones en las mucosas oral y nasal, incluyendo congestión, pequeñas úlceras y hemorragias, así como costras. La lengua y los labios pueden aparecer cianóticos, con tonalidades azuladas, o amoratados, y puede aparecer espuma o sangre procedente del pulmón en boca y ollares.

Impacto sobre las poblaciones

Aunque las imágenes de animales afectados resultan impactantes, la mortalidad causada por la enfermedad hemorrágica epizoótica en ciervos es, normalmente, moderada y no explosiva. 

En España, con los datos limitados disponibles en la actualidad, generalmente esta mortalidad se sitúa muy por debajo del 10%. Además, es posible observar abortos tardíos, problemas durante el parto, y mortalidad de gabatos recién nacidos.

Epidemiología y control

Lo normal es que los brotes de la enfermedad hemorrágica epizoótica en ciervos se produzcan a finales de verano y en otoño, cuando las poblaciones de vectores alcanzan su pico anual, aunque los recientes brotes se han comenzado a notificar desde julio. Los Culicoides no se reproducen en ambientes acuáticos como charcas o abrevaderos, sino en sustratos con acúmulo de materia orgánica con humedad, que pueden encontrarse muy distribuidos.

Los ciervos, por su parte, no se alojan en estancias cerradas en las que pueda impedirse el acceso de vectores y donde puedan tratarse con insecticidas o repelentes. En consecuencia, el uso de insecticidas en el medio natural y la desecación de charcas no son medidas eficaces para controlar la EHE. Tampoco lo es la recogida y destrucción de cadáveres, al tratarse de una enfermedad transmitida por vectores.

Recomendaciones EHE
Recomendaciones EHE

Los animales visiblemente afectados pueden sacrificarse por razones de bienestar animal y por tratarse de fuentes de virus para los vectores. 

Conviene evitar movimientos de ciervos vivos desde zonas de riesgo hacia zonas libres de la enfermedad hemorrágica epizoótica, aunque los movimientos naturales de los vectores pueden desplazar el virus a grandes distancias.

La evolución esperable de esta epidemia es la de un episodio inicial con mortalidad en zonas de expansión reciente, tras el cual es esperable un aumento progresivo de la proporción de ciervos con anticuerpos en las zonas afectadas, con la consiguiente reducción en el número de casos conforme avancen los años.

Los brotes de enfermedad hemorrágica epizoótica en ciervos futuros ocurrirán, presumiblemente, en áreas situadas al norte de los brotes actuales, y variarán en intensidad dependiendo de factores tales como las condiciones meteorológicas y la abundancia de vectores. Sería esperable que la expansión del virus de la EHE siguiese un patrón similar a la expansión del serotipo 4 del virus de la LA tras su introducción en 2004 en la península ibérica. Sin embargo, aún desconocemos el papel como vectores competentes de las diferentes especies de Culicoides ibéricos, y no sabemos si C. imicola, la especie más competente para el virus de la LA, es también el más competente para el virus de la EHE.

Los Servicios Veterinarios Oficiales han procedido a reforzar la vigilancia en las zonas afectadas, realizándose un seguimiento específico en determinadas explotaciones afectadas.

De acuerdo con lo establecido en el Reglamento Delegado (UE) 2020/688 de la Comisión, actualmente existen restricciones a los movimientos para vida hacia otros Estados miembros cuando procedan de explotaciones situadas en un radio mínimo de 150 km alrededor de los focos detectados.

"No se establece ningún tipo de restricción con relación al movimiento o consumo de productos de estos animales (carne, leche, piel, etc.).  Se restringe actualmente el movimiento directo para vida (no así para sacrificio) por EHE hacia otros Estados miembros de animales bovinos, ovinos y caprinos procedentes de explotaciones ubicadas en los siguientes territorios: provincias de Cádiz, Huelva, Málaga, Córdoba, Sevilla y Badajoz. Esta zona se irá adaptando en función de la evolución de la situación epidemiológica de la enfermedad", ha informado el especializado Diario Veterinario. Los animales y vehículos deben estar desinsectados para movimientos entre zonas afectadas y hacia zona libre, con ausencia de sintomatología en ganado bovino.

Comentarios