1. Home
  2. Turismo
  3. El sector espera un repunte del turismo tras el fin del estado de alarma
El sector espera un repunte del turismo tras el fin del estado de alarma

El sector espera un repunte del turismo tras el fin del estado de alarma

0

Los brotes verdes en el sector turístico comienzan a vislumbrarse a cuentagotas en Huelva tras el levantamiento de las restricciones de movilidad y los cierres perimetrales impuestos por la situación sanitaria.

Las señales de mejora se han advertido especialmente en los grandes establecimientos de la costa donde las cadenas hoteleras coinciden en que, con las reservas actuales, se puede hablar de “un buen inicio de mayo” y confían en mantener esta misma tendencia en los próximos meses.

La provincia contará a partir del día 14 de este mes con unas 13.900 plazas operativas de las 36.955 de las que dispone el destino, lo que supone un 37,60 % del total.

Sin embargo, el empresariado hotelero explica que la situación “no es la idónea” ya que aún existe mucho recelo a la hora de cerrar las vacaciones por parte de los ciudadanos. “Antes organizábamos las vacaciones con meses de antelación sin embargo, tras el coronavirus, las familias tienen miedo a que vuelvan a producirse restricciones y que los establecimientos o las aerolíneas no les devuelvan el dinero”, aclara José Carlos Ledesma, gerente del Hotel Ayamontino de Punta Umbría. “Ahora la política de cancelaciones es mucho más flexible que en años anteriores y permitimos anular las reservas hasta el día antes lo que añade aún más incertidumbre sobre la situación”, explica Ledesma.

 

El sector espera un repunte del turismo tras el fin del estado de alarma
Vista desde la Suite del Hotel Occidental de Isla Cristina

A causa de esta misma incertidumbre, además de las propias restricciones, las familias están optando por destinos más cercanos para el próximo descanso estival y sobre todo por espacios de tiempo más reducidos. “Este último fin de semana hemos estado al 100% de ocupación. Se nota que muchas personas prefieren las escapadas rurales, las de sol y playa, o simplemente pasar el fin de semana saliendo a comer o a cenar con familia o amigos que hacer grandes viajes fuera, al menos por ahora”, explica Antonio Delgado, hostelero y propietario de varios apartamentos turísticos en Lepe. “El 99% de los clientes este año provienen del turismo nacional, prácticamente no existe el turismo extranjero”, confirma Ledesma.

A pesar de las esperanzas puestas en el final de las restricciones, la situación no es tan idílica como pudiera parecer, especialmente después de las pérdidas que supuso la primera Semana Santa en blanco. “Lo estamos pasando realmente mal por culpa del tiempo que hemos pasado sin abrir o con las reducciones de espacio”, explica Delgado. “Todavía es pronto para anunciar una recuperación”, coincide Luis Galán, propietario de un hospedaje en Ayamonte. “Dependemos de las ayudas que están por llegar para sobrevivir y sobre todo de que no haya más cierres perimetrales porque nos veríamos obligados a cerrar”.

Un plan de ayudas “insuficiente” para una “situación insostenible”

Para paliar la grave situación que atraviesa el sector turístico en Huelva, la Junta anunció el pasado mes de Abril un paquete de medidas por un valor de 60 millones de euros para los hoteles, 9 millones para los apartamentos turísticos y 3,8 millones para campings y complejos turísticos rurales.

Esta inyección de liquidez supondrá un bálsamo para las maltrechas arcas del alojamiento turístico de la provincia. Según advertía Diego Pérez Barroso, presidente de la Asociación de Alojamientos Turísticos y Establecimientos Hoteleros (Aloja Huelva), “los hoteles de Huelva caminan hacia la ruina” después de atravesar el periodo más crítico con el cierre perimetral de las provincias. Para el catedrático de Economía de la UHU, Antonio Vargas, “los apoyos que reciban las empresas turísticas a partir de ahora son clave para sostener el tejido productivo de los próximos meses”

Se trata de una situación insostenible para las que, a criterio de algunos hosteleros, “las ayudas nunca van a ser suficientes después de haber tenido que cerrar obligatoriamente y haber hecho frente a todos los pagos”, explica Antonio Carretero, gerente del Hotel Emilio de Punta Umbría. “Estamos a un 50% de reservas pero con mucha incertidumbre sobre las próximas semanas, lo que necesitamos no son ayudas sino que nos dejen trabajar con normalidad”, subraya Carretero. “Si las ayudas no llegan o lo hacen con retraso ya no habrá nada que salvar”. Para superar este contexto, el catedrático de la UHU propone una solución consensuada entre instituciones y empresas: “Debemos afrontar la recuperación sabiendo que estamos ante un punto de inflexión en el que no podemos hacer las mismas cosas que hacíamos antes de la pandemia”.

Para una recuperación completa del sector, los expertos no se muestran optimistas a corto plazo. En los próximos meses, según Delgado, podremos observar el “efecto champán”, una demanda que se va a ver desbordada en los primeros meses pero que no alcanzarán las cifras de los años anteriores a la pandemia, al menos hasta dentro de dos o tres años.