1. Home
  2. Incendios
  3. La Junta margina a los vecinos de las aldeas afectadas por el incendio de Almonaster
La Junta margina a los vecinos de las aldeas afectadas por el incendio de Almonaster

La Junta margina a los vecinos de las aldeas afectadas por el incendio de Almonaster

0

Aún no ha comenzado la reconstrucción y reforestación de la zona afectada por el incendio de Almonaster y ya comienzan los vecinos a denunciar el abandono y la marginación por parte de la Junta de Andalucía.

Y eso que faltan por llegar las facturas por extinción del fuego que deberán pagar los afectados y propietarios que carezcan de planes de actuación contraincendios. Ni siquiera ha confirmado la Administración andaluza a quién pertenecían las obras que se realizan en la zona del pantano de Olivargas y que están en el punto de mira de los investigadores para esclarecer las causas del devastador incendio.

Los vecinos de Cueva de la Mora, Monte Blanco, Mina Concepción (Almonaster); Traslasierra (El Campillo); El Villar, El Pozuelo, El Buitrón (Zalamea); y el pueblo de La Zarza reclaman atención.

Doce días después del comienzo del incendio desatado en el paraje de Olivargas (zona minera de Almonaster la Real) el Plan Infoca de la Junta de Andalucía daba por extinguido un fuego que se ha llevado por delante unas 15.000 hectáreas de masa forestal, enormes pastizales para el ganado, casas de aperos, maquinaria ganadera y labranza, instalaciones de riego y destrozado cientos de pequeñas empresas rurales amén de abrasado a decenas de animales de todo tipo y condición.

La Junta margina a los vecinos de las aldeas afectadas por el incendio de Almonaster

Todo son datos provisionales. Hasta las casi 2.000 hectáreas de eucaliptos que le han servido al gran incendio como combustible para alimentar su devastación, amplificada desde el entorno de la presa de Olivargas y la mina de Aguas Teñidas hasta las puertas mismas de Zalamea, El Campillo, Valverde y La Zarza.

Con los tocones aun ardiendo y los retenes del Infoca aun saliendo a la carrera a aplacar rebrotes (como el del pasado viernes en Zalamea), la Junta de Andalucía se dio prisa en reunirse con representantes de organizaciones ganaderas, agrarias, forestales y cinegéticas con el confeso objetivo de estudiar las consecuencias del incendio. Fue el secretario general de Agricultura, Ganadería y Alimentación, Vicente Pérez, quien protagonizó el encuentro al que también asistió el delegado territorial del ramo, Álvaro Burgos, técnicos de la Junta, para analizar la situación junto a representantes de las organizaciones agrarias Asaja, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias, así como de la Asociación de Propietarios Onubenses de Montes (APOM), según informó la Junta en nota de prensa.

Sin embargo y hasta el momento, la Junta de Andalucía ha dejado al margen de estas reuniones de afectados a las víctimas rurales del fuego. Así lo advierten los integrantes de la Asociación de Aldeas Unidas y la Plataforma Vecinal de La Zarza.

El colectivo rural avisa que “las personas que vivimos en las aldeas de los pueblos afectados por el incendio de Almonaster la Real no estamos representados en los grupos de trabajo por la restauración de la zona”. A su juicio, las administraciones están atendiendo a las entidades que representan intereses económicos pero “aun no nos ha convocado a quienes representamos los intereses territoriales y sociales, quienes hacemos del monte vida y trabajo”.

La Asociación Aldeas Unidas y la Plataforma de La Zarza reclama la atención de las administraciones, tanto Junta como ayuntamientos, para lo que consideran “el drama humano que se ha generado con este incendio, de la mano del drama ecológico, mucho más profundo e irreparable”.

Desde Aldeas Unidas entienden que con su comportamiento, la Administración andaluza “está ignorando” en el proceso de evaluación e inventario de los daños, previo a un plan de reconstrucción, “a los vecinos y vecinas afectados que no estamos representados por las entidades que representan intereses económicos”. Y se sienten “indefensos” y denuncian “el abandono de las personas que poblamos estas aldeas y que conforman el particular mosaico de municipios de la Sierra de Huelva que constituyen el importante patrimonio antropológico y son las verdaderas garantes del valor ecológico, económico, social y cultural de este territorio”.

En un documento de análisis remitido a diariodehuelva.es el colectivo recuerda que el territorio afectado por el incendio forestal de Almonaster la Real “ha sido definido por políticos, entidades diversas y en los medios de comunicación únicamente según el criterio de las masas forestales quemadas o el uso económico del mismo que se ve afectado”.  Y subraya que se ha solicitado una Oficina Técnica para la Reconstrucción, pero, insisten, “las asociaciones vecinales no han sido convocadas para encontrarse con los políticos y funcionarios gestores de la estrategia para la futura actuación sobre el territorio”.

Desde Aldeas Unidas y la Plataforma Vecinal de La Zarza consideran que “la restauración forestal que se haga deberá contemplar la estrecha interacción de la actividades de las poblaciones de las aldeas con el bosque, siendo evidente que se debe apostar por  especies menos inflamables y más acordes con las características del monte mediterráneo, sin plantaciones monoespecíficas y con un seguimiento y reposición de marras que asegure su correcto desarrollo como bosque mediterráneo”.

Sin citarlos, se refieren a las masas de eucaliptos abandonadas que existen en la zona y que han servido de combustible al incendio más grande acontecido en la provincia de Huelva desde aquel de Riotinto en 2004 que superó las 34.000 hectáreas.

A juicio del colectivo, “la ayuda a la biodiversidad y la fauna silvestre de este territorio en particular debe enfocarse no solo en su alimentación, sino en darle facilidades de movimiento eliminando barreras de fragmentación del territorio, como el mallado cinegético y recuperando vías pecuarias y otros caminos públicos”.

Otra de las consideraciones que, a la vista de los daños causados por el fuego, hay que tener en cuenta es “la recuperación de la actividad ancestral del pastoreo tradicional que deberá ser uno de los pilares fundamentales de la nueva configuración del territorio tanto para la conservación de razas autóctonas como para la prevención de nuevos incendios forestales, junto a una mejor gestión del monte por parte de la administración donde su valor ecológico no se vea amenazado por intereses económicos”.

Aldeas Unidas y la Plataforma Vecinal La Zarza subrayan que han mantenido encuentros con entidades sociales como Pies en la Tierra, Huelva te mira, Fundación Savia y Ecologistas en Acción, para exponerles “la situación de falta de atención que estamos sufriendo”.

Según Aldeas Unidas, “se pretende hacer restauración forestal pasando por alto la emergencia de resarcir de las pérdidas a los habitantes de las aldeas, la imprescindible ordenación del territorio previa, y el urgente plan de choque para evitar la pérdida de suelo y la erosión, todo ello sin tomar en cuenta el valor del paisaje en la vida de las aldeas y sin establecer las personas y la forma de vida en este territorio como prioridad”.

Las organizaciones han asegurado su apoyo a Aldeas Unidas y la Plataforma Vecinal La Zarza, incluso convocando movilizaciones en el supuesto de que nuestros dramas humanos no sean atendidos debidamente y condenándonos a vivir “en un cenicero”.

De momento, el gobierno autonómico se ha comprometido a activar un plan de reparación de los daños causados por el fuego que contemple actuaciones en zonas forestales, agrícolas y ganaderas para la recuperación ambiental del territorio afectado pero no ha tenido en cuenta a los vecinos, según denuncian los integrantes de esta Asociación.

La Junta se compromete a “dar voz” a todos los afectados por el incendio

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha anunciado este miércoles en el Parlamento andaluz que las actuaciones de emergencia por el incendio forestal declarado en Almonaster la Real “empezarán a finales de septiembre o comienzos de octubre”.

Durante la comparecencia, a petición propia, la responsable en materia medioambiental de la Junta de Andalucía ha subrayado que “la restauración de la zona afectada ya está en marcha” y que en esa tarea tendrán voz todos los
colectivos afectados. Este compromiso de la consejera llega después de que las asociaciones que representan a los vecinos de las aldeas afectadas denunciaran el ninguneo por parte de la Junta.

Las primeras intervenciones tendrán como objetivo evitar posibles complicaciones derivadas de la erosión del terreno, de futuras lluvias y de las escorrentías, una vez concluyan las evaluaciones realizadas por los técnicos sobre el terreno. Crespo ha apelado al espíritu de colaboración y a la excelente coordinación mostrada por todas las administraciones durante el proceso de extinción, concluido el pasado 7 de septiembre, para abordar el necesario plan de restauración y recuperación de la comarca.

La Junta margina a los vecinos de las aldeas afectadas por el incendio de Almonaster
Incendio Almonaster, Olivargas, junto a Matsa.

Con esta intención, la titular de Desarrollo Sostenible ya se reunió la pasada semana con representantes del
Gobierno central, la Diputación de Huelva y los ayuntamientos afectados. “El primer objetivo era crear un grupo de trabajo para analizar, evaluar y recuperar la zona afectada por el fuego”, ha señalado.

“Queremos que el Plan de recuperación ambiental sea el resultado de la más amplia colaboración que podamos llegar a alcanzar. Para ello, la Consejería va a valorar todas las propuestas y ofrecimientos que nos están aportando, por
ejemplo, de las organizaciones ecologistas, de la Federación Andaluza de Caza o de los productores agrarios y ganaderos afectados”, ha añadido la consejera.

Entre los objetivos marcados en el plan se encuentra primar la siembra de plantas y especies que mejor se adapten al terreno para recuperar la vegetación que había hace décadas, que sean más resistentes al fuego, sirvan para mitigar los efectos del cambio climático y contribuyan a la fijación de la población al territorio.

Crespo ha recordado que el pasado viernes se produjo un primer contacto con Asaja, COAG, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y la Asociación de Propietarios Onubenses de Montes (APON) en la que se acordó laconstitución de un grupo de trabajo, que ha comenzado el diagnóstico y evaluación de los daños en la agricultura, la ganadería y la fauna cinegética.

“Vamos a poner al servicio de la restauración de la zona afectada por el incendio de Almonaster todo el potencial de medidas e instrumentos de competencia de la Junta de Andalucía”, ha señalado.

La consejera ha confirmado que ayer comenzó la medición real de la zona afectada: “La superficie perimetral ronda las 17.000 has, aunque la cifra final será inferior por la existencia de islas sin afección. El Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche no se ha visto afectado”.

Según los datos técnicos provisionales, el 20% de la superficie quemada se corresponde con arbolado, y
de ella, el 50% es eucalipto. Otro casi 40% de la extensión afectada estaba cubierta de matorral y el 40,5% restante tiene la consideración de pastizal y suelo.

La consejera ha vuelto a agradecer el enorme esfuerzo y despliegue de medios realizado por los profesionales que componen el Plan Infoca y el resto de Cuerpos de Seguridad que han participado en las labores de extinción. Del
mismo modo, ha destacado el comportamiento ejemplar de las personas desalojadas y el cariño mostrado hacia los miembros de los dispositivos en todo momento.