Home Denuncia La Seguridad Social colapsada: la falta de personal impide cobrar el Ingreso Mínimo Vital
La Seguridad Social colapsada: la falta de personal impide cobrar el Ingreso Mínimo Vital

La Seguridad Social colapsada: la falta de personal impide cobrar el Ingreso Mínimo Vital

0

La Confederación General del Trabajo (CGT) denuncia la complicada situación por la que están pasando los empleados públicos de las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

“El INSS está en la UVI. Es imposible realizar los cometidos que tiene encomendados con los actuales medios disponibles, tanto técnicos como humanos”, aseguran a este diario desde la organización.

Los trabajadores de las oficinas, tanto a nivel estatal, como andaluz y en Huelva, lamentan profundamente no poder prestar los servicios que el ciudadano necesita por carecer de personal y de medios necesarios.

Actualmente, según indica Eva Sánchez, una de las portavoces del colectivo y trabajadora de la Seguridad Social, la gestión que están realizando las oficinas no llega ni al 20%. Esto, se debe en gran medida a la falta de personal, ya que, dice, los empleados se van jubilando y el Estado no cubre las plazas. “La edad media de la plantilla de trabajadores del INSS está en 57 años”, explica Eva.

En el caso de Huelva, según el último Informe Estadístico del Instituto Nacional de la Seguridad Social, en la actualidad solo hay 99 trabajadores prestando servicio en toda la provincia. Desde el 2013, un total de 38 trabajadores se han jubilado y no se ha incorporado nadie nuevo a la plantilla.

Tal y como explica a este diario el Secretario General de CGT Huelva, Diego Rodríguez Toribio, en Huelva este problema afecta en torno al 20% de la plantilla. Algo que se ha complicado aún más tras el Covid-19, ya que con el teletrabajo, dice, “la Administración está aprovechando para precarizar mucho más la atención de las personas y las condiciones laborales de los empleados”.

Además, con la pandemia, las demandas de trámites por parte del ciudadano se han disparado y ha sido imposible poder atenderle debido a esta carencia de trabajadores.

Los trabajadores de la Seguridad Social explican a diariodehuelva.es que este servicio, en plena pandemia, ha estado funcionando solo al 30% y gracias a que los propios empleados han recurrido a medios personales; ordenadores, redes, tiempo personal, etc.

La CGT en Huelva afirma que el Gobierno no ha dotado de medios a la plantilla para poder realizar un trabajo adecuado desde sus domicilios. “Hay personas que se han gastado el dinero para poder seguir haciendo su propio trabajo, tirando de tiempo personal fuera del horario laboral para poder dar respuesta a la gran cantidad de onubenses que estos días han necesitado realizar trámites.

El cierre de las oficinas de Huelva propicia la brecha con personas mayores y que están fuera del entorno digital. Muchos no realizan sus trámites porque no saben cómo hacerlo y lo verdaderamente preocupantes, explican desde Huelva, es que no tienen a nadie a quien poder consultar.

“Nos encontramos que las personas más vulnerables, de mayor edad, con menores conocimientos técnicos les resulta imposible ser atendidos con eficacia, dado que se está suplantando la atención personal por internet y en raras ocasiones por teléfono, suponiendo verdaderos obstáculos para la mayoría de la población. Que gobiernos y políticos no se den cuenta de que hay una brecha digital que afecta a más del 75 % de las personas, que se agrava cuando de relacionarse con la administración se trata, es imperdonable”, relata la CGT.

Fruto de esta falta de recursos y de incapacidad de gestión, la CGT afirma que el Ingreso Mínimo Vital (IMV) no se está pagando.

“Sólo se han pagado aquellos que ya tenían unas prestaciones que han sido sustituidos por éste automáticamente. Pero de las solicitudes que se están presentando, más de 500.000 en toda España, no se están pudiendo tramitar nada más que una irrisoria cantidad. Sólo se han reconocido unas 100 IMV en todo el país, sí sólo unas 100. Según las primeras declaraciones del Gobierno se iban a pagar antes de septiembre, ahora declaran que se empezaran a pagar en septiembre, lo que de nuevo seguimos poniendo en duda desde la CGT”, denuncian.

“Todo el sistema está colapsado y para dar una solución a la ingente cantidad de peticiones de la ciudadanía, se ha intentado meter a una empresa (TRACSA) a modo de apoyo para la realización de estas gestiones. Gente que no tiene medios de subsistencia cae en manos de gestores privados porque si no no tienen manera de acceder a los trámites”, critica Rodríguez Toribio.

Por otro lado, también se está retrasando el reconocimiento de jubilaciones, maternidades, bajas, etc. es decir, todas las prestaciones que gestiona el INSS, dada la casi inexistencia de la atención presencial a la ciudadanía.

Lamentan que tras cuatro meses cerrados al público por la pandemia, en lugar de poner trabajadoras para solucionar la relación administración- usuario, con citas previas, la solución de la Administración ha sido utilizar a los guardias de seguridad como personal de información para decir a quien se acercaba a las oficinas que miren en la web y en el momento en que los usuarios reclaman y se indignan, llamar a la Policía.

“Se indica al ciudadano que solicite cita previa, que a día de hoy es imposible conseguir, o a un teléfono que no puede atender el número masivo de llamadas que se reciben durante el día”.

Por ello, el colectivo de trabajadores pide a los responsables del INSS y a los partidos del gobierno, en quienes recae asegurar el buen funcionamiento de los servicios públicos a los ciudadanos, que tomen medidas urgentes de aumento de plantilla y de organización a la situación que están viviendo, de colapso absoluto.

“Es intolerable para la sociedad que hundan un servicio público necesario por la incapacidad en la gestión o por mala fe”, sentencia el colectivo.

Ahora, la actual situación de rebrotes vuelve a alertar al personal. “Vienen nuevos rebrotes, y la empresa sigue sin prepararse. Vuelve a “planificar” contando con los medios personales de los trabajadores y la voluntariedad. La mala gestión de los recursos públicos debería de tener serias consecuencias en los responsables, deberían de dar explicaciones de sus actos y dimitir si son incapaces de reconducir la situación”.

Para la CGT no se puede tardar un día más en aumentar las plantilla, primero como personal interino y publicitar las plazas necesarias para tener una plantilla que pueda realizar con eficacia, un buen servicio público.

“A día de hoy faltan más de 2.000 plazas de jubilaciones que no se han cubierto en España, más las que se deberían de crear al asumir nuevas prestaciones como el Ingreso Mínimo Vital y sumando las nuevas jubilaciones que se producirán en los próximos años dado en envejecimiento de la plantilla actual. No aceptamos la casi total desaparición de la atención al público personalizada, ya que perjudica a las personas vulnerables o con menos adaptación digital, dejándoles en la ignominia”.

Por ello, la Confederación General de Trabajadores clama por un “servicio público, de calidad y útil para las personas”.