1. Home
  2. Coronavirus
  3. La Junta se plantea cerrar el ocio nocturno y acabar con los botellones y fiestas ilegales
La Junta se plantea cerrar el ocio nocturno y acabar con los botellones y fiestas ilegales

La Junta se plantea cerrar el ocio nocturno y acabar con los botellones y fiestas ilegales

0

La Junta quiere frenar los ‘desmadres’ que se producen en los botellones y fiestas ilegales, sobre todo los fines de semana en las zonas de playa para evitar el rebrote masivo de coronavirus. En Huelva se han detectado aglomeraciones de este tipo en Matalascañas, Mazagón o La Antilla, aunque el problema es general.

El fin de semana del 17, 18 y 19 de julio fue el primero con la nueva normativa de la Junta de Andalucía en vigor: mascarilla obligatoria en lugares públicos abiertos y cerrados, con especial atención a la celebración de botellones y fiestas ilegales, que están prohibidos. A pesar de las recomendaciones y de que se habían extremado las medidas de vigilancia llegaron a celebrarse algunos encuentros masivos como el de Matalascañas que han alarmado tanto a los vecinos como a los hoteleros.

Ahora, la Junta de Andalucía tiene sobre la mesa la ampliación y endurecimiento de medidas que afectan al ocio nocturno. Y no se descarta, a priori, nada, ni siquiera el cierre de estos establecimientos o la reducción de horarios.

De momento, el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado la convocatoria de una reunión con los alcaldes de las ocho capitales de provincia para abordar la imposición de limitaciones al ocio nocturno. No hay que olvidar que los rebrotes se están dando en este tipo de establecimientos por los contactos juveniles masivos ligados a fiestas y encuentros de fines de semana.

De momento, el fin de semana que comienza hoy 24 de julio se mirará con lupa la actividad de estos establecimientos, donde se incluyen también los situados en zonas de playa y los chiringuitos que convierten el establecimiento por las noches en una discoteca al aire libre, en la arena de la playa.

Con lo que se hable en la reunión del lunes entre los alcaldes y el análisis que realice el martes el Consejo de Gobierno tomarán una decisión: cierre de los establecimientos o reducción de horarios.

La idea de la Junta es sacar el ocio cerrado al aire libre porque es el foco de contagio palpable pero para ello necesita a los alcaldes y los ayuntamientos, responsables de aplicar la normativa municipal, ampliación de espacios y otorgamiento de permisos por el ruido y molestias que causan estos establecimientos al vecindario.

Además, las miradas están puestas en la prohibición absoluta de los botellones, que concentran una gran cantidad de jóvenes para beber y donde, se pudo apreciar en el botellón de Matalascañas, no se suelen respetar medidas de seguridad como la distancia o el llevar puesta la mascarilla.

Los ayuntamientos y la Junta saben que los botellones están prohibidos por normativa andaluza en los cascos urbanos pero existe cierto margen legal para poder realizarlos en espacios abiertos, sobre todo ahora en verano.

Las autoridades sanitarias aseguran que en las actuales circunstancias no se deben producir y aquí solo cabe extremar la vigilancia.

El problema que se encuentran algunos ayuntamientos es la falta de dotaciones policiales para vigilar estas concentraciones. De hecho los residentes que denuncian la celebración de botellones hasta altas horas de la madrugada así lo han advertido.

Eso mismo ocurrió en la playa de Matalascañas. Se denunció la concentración durante horas y los vecinos mantienen que nadie llegó para controlar la fiesta y el jolgorio que está provocando ya mucho temor en el sector hotelero por el aumento de cancelaciones.

En paralelo a las palabras de Moreno, el vicepresidente y responsable de Turismo ha ido más lejos. Juan Marín ha asegurado que “no se puede permitir que el libertinaje de algunos se convierta en un problema para la sociedad.

Algunos alcaldes onubenses ya vieron venir el problema. Como el alcalde de Moguer, Gustavo Cuéllar que hizo un llamamiento de cara a ese primer fin de semana y venideros y anunció que se incrementarían los controles policiales para evitar contagios por Covid-19. Lo hizo porque, al igual que otros ediles, tiene constancia de las grandes concentraciones de personas que se están produciendo en la zona, Mazagón en este caso.

Hoy mismo, el Ayuntamiento de Almonte informará de nuevas medidas que pondrá en marcha desde esta noche en la playa de Matalascañas, uno de los lugares que desde que se han distribuido imágenes de sus ‘botellones’ ha sido puesto como ejemplo de lo que no se debe hacer.

Advertencias desde el Colegio de Enfermería de Huelva a los jóvenes

El Colegio Oficial de Enfermería de Huelva ha colgado en su web los peligros que entraña el ocio nocturno. Las enfermeras avisan de que los espacios cerrados y las aglomeraciones de personas son un caldo de cultivo perfecto para que el coronavirus se extienda masivamente. Y advierten que “no podemos permitirnos un paso atrás en todo lo avanzado y las cifras de nuevos infectados que se manejan desde el Ministerio de Sanidad nos siguen preocupando. Es inadmisible que 400 personas entren en una discoteca sin respetar la distancia social ni llevar mascarillas”, ha resaltado el Colegio.

Desde la institución se ha hecho un llamamiento, sobre todo, a los más jóvenes, “que son quienes están relajándose más a la hora de cumplir las normas y recomendaciones”. Y subrayan que “es importante apelar especialmente a la responsabilidad individual de todas las personas que vayan a disfrutar de los locales de ocio nocturno para que, en beneficio de todos, sigan todas las recomendaciones”.

El mensaje va dirigido a los adolescentes que han visto cómo el virus no afecta de la misma manera a la gente joven para recordarles que si ellos se contagian, pueden transmitírselo a sus padres, abuelos o abuelas y tener un fatal desenlace. “Ahora, más que nunca, debemos ser conscientes de la necesidad de cumplir las normas para protegernos todos”, asevera el Colegio.