Home Coronavirus Las playas nudistas de Huelva, la opción más segura frente al coronavirus
Las playas nudistas de Huelva, la opción más segura frente al coronavirus

Las playas nudistas de Huelva, la opción más segura frente al coronavirus

0

Los bañistas este 2020 ya no solo lucen sus bañadores de temporada para bajar a la playa. Otro complemento se ha vuelto indispensable desde la llegada de la ‘nueva normalidad’: las mascarillas.

El nuevo ‘uniforme estival’ dibuja una estampa poco habitual en las costas de Huelva, marcadas más que nunca, por las normas de higiene y una estricta distancia de seguridad entre los veraneantes.

Más personal de protección civil que nunca, refuerzo de policías y medidas de contención del virus en los principales focos turísticos marcan el día a día de un verano atípico que, a pesar de la pandemia, nadie quiere perderse.

Aunque el miedo a los rebrotes y la preocupación por el contagio forman parte del día a día de estas vacaciones, para un pequeño porcentaje de población, bañarse y tomar el sol, sigue siendo “de lo más natural y tranquilo”.

Se trata de los usuarios de playas nudistas en Huelva, quienes lejos de todo protocolo, optan por un ‘equipaje ligero’ y sencillo para sus jornadas estivales. En diariodehuelva.es hemos hablado con el presidente de la Asociación Naturista Nudista de Andalucía (ANNA), José Luis Durán Vilches, quien, asegura, “esta opción sigue siendo la más tranquila para disfrutar del sol y la naturaleza”.

“El naturismo es una forma de vivir en armonía con la naturaleza, caracterizada por la práctica del desnudo en común, con la finalidad de favorecer el respeto a uno mismo, a los demás y al medio ambiente”, recogen desde ANNA.

Las playas nudistas de Huelva, la opción más segura frente al coronavirus
Playa de Nueva Umbría, Lepe

En Huelva, existen cuatro zonas de tradición nudista, poco aglomeradas y enmarcadas en entornos vírgenes, rodeadas de la naturaleza más salvaje. Se trata de la playa de Nueva Umbría (Lepe), playa virgen enclavada en el Paraje Natural Marismas del Piedras y flecha de El Rompido; playa de Rompeculos (Moguer), con una longitud de unos 3 km y 100 metros de anchura; la playa de Los Enebrales (Punta Umbría), enclavada en el Paraje Natural de los Enebrales y Cuesta Maneli, un paraíso salvaje de aguas cristalinas ubicado en pleno Parque Natural de Doñana.

Según la Asociación Naturista Nudista andaluza, se trata de espacios amplios en los que existe muy poca afluencia de gente y apenas existe el contacto. Es por eso, que en este tipo de playas respiran tranquilos ante la posibilidad de contagios.

Y aunque estos lugares suelen estar reservados tradicionalmente a aquellos que practican el nudismo, la asociación tampoco teme que este año se llene de nuevos bañistas que huyen de las concentraciones en los términos costeros habituales: “No creo que la gente venga más este año a este tipo de playas en busca de la tranquilidad. A quien no le gusta el desnudo, prefiere quedarse en casa o bajar a la playa con mucha gente, aunque eso suponga un riesgo”, cuenta el presidente del colectivo.

Aunque no les preocupa que las restricciones en las playas lleven a muchos usuarios a ‘invadir’ zonas más aisladas de tradición naturista, sí lamentan el “abandono” de las entidades con estas playas. “Nunca nos hemos sentido respaldados por las administraciones. No disponemos de un plan de playas, de vigilancia ni puesta a punto del terreno. Ni antes del Covid-19 y ni ahora. Esto ha ocurrido desde siempre, por lo que si se llegara a producir la afluencia masiva de personas a estos lugares, no habría un plan de seguridad”, explica José Luis Durán.

Las playas nudistas de Huelva, la opción más segura frente al coronavirus
Playa de Cuesta Maneli, Matalascañas

El concejal de playas de Matalascañas, Miguel Espina, aclara a este diario que, de manera oficial, la playa de Cuesta Maneli no está declarada como una playa nudista (aunque sí de manera oficiosa). “No nos preocupa la masificación de personas en este entorno natural. Son zonas con poco tránsito, por lo que no ha sido necesario establecer un plan de protección frente al coronavirus, tal y como se ha hecho en el resto de accesos de Matalascañas”, asegura.

Lo mismo piensan en Punta Umbría. La concejala delegada de Turismo y Playas del Ayuntamiento, Tamara Cazorla, asegura que, aunque es una zona natural y la gente acude a practicar nudismo, la playa de Los Enebrales no es oficialmente una playa nudista. “Hasta ahora esa zona no se ha completado en cuanto a aforo, con lo cual entendemos que no va a haber aglomeración alguna este verano. Estamos tranquilos en ese sentido. Las playas con más aforo suelen ser las habituales de cada año”, explica a diariodehuelva.es la edil.

EL NUDISMO ES TAMBIÉN LA OPCIÓN MÁS HIGIÉNICA

Tal y como explica la Federación Española de Naturismo, “históricamente, el naturismo ha formado parte de movimientos higienistas, que se ponían de moda, sobre todo, en tiempos de pandemia“.

La Federación entiende que “los mal llamados bañadores, no solo no te bañan, sino que impiden la higiene previa a sumergirse y conservan patógenos en la tela, sobre todo, en la que está húmeda”.

Desde el colectivo defienden que, además, sin bañador el baño o la ducha es mucho más efectivo y la manera más óptima de aseo.

En lo que respecta al Covid, aseguran que, la ropa hay que desinfectarla de manera concienzuda para acabar con las bacterias, mientras que la piel basta con limpiarla con agua y jabón para desinfectarla. Además, quienes practican nudismo, no suelen llevar muchos objetos a las playas, reduciendo, aún más, el riesgo de contagio.

El presidente de ANNA Nudismo afirma que “el bañador es antihigiénico, tanto para sentarte en superficies como para bañarte con él. Por tanto, es mucho más óptimo ir sin él. El uso del bañador en nuestra cultura es fruto de la costumbre, pero no es necesario”.

Durán entiende que la manera más directa de estar en contacto con el mar, la arena y la naturaleza es el nudismo. “Ofrece libertad y contacto directo con el entorno, ¿Para qué queremos un bañador? Este carece de un sentido más allá del impuesto por la sociedad”, concluye.