Home Doñana Una sentencia del TSJA tumba el proyecto para almacenar Gas Natural en Doñana
Una sentencia del TSJA tumba el proyecto para almacenar Gas Natural en Doñana

Una sentencia del TSJA tumba el proyecto para almacenar Gas Natural en Doñana

0

Varapalo al proyecto de almacenamiento de Gas Natural en Doñana. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ha desestimado el recurso de la promotora energética Petroleum Oil & Gas contra la Junta de Andalucía por no concederle la Autorización Ambiental Unificada necesaria para ejecutar el proyecto.

La Junta basó su decisión de negarle la AAU porque las obras propuestas por la gasista eran incompatibles con el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Doñana.

De momento, el fallo del TSJA, que es recurrible ante el Tribunal Supremo, afecta al trazado de Marismas Oriental promovido por Gas Natural. Los demás trazados para almacenamiento, Saladillo, Aznalcázar y Marismas Occidental dependen en gran medida de esta interpretación del TSJA. Gas Natural (Naturgy) fraccionó el proyecto general en cuatro parte con el objetivo de pasar la evaluación ambiental obligatoria.

La organización WWF  ha mostrado su satisfacción por este auto del Alto Tribunal andaluz que pone en cuestión el proyecto de almacenamiento de Gas Natural en la Reserva de la Biosfera. Y según el TSJA, la Junta de Andalucía no se ha sobrepasado en sus competencias.

A pesar de referirse al proyecto de Marismas Oriental, según Juanjo Carmona, de WWF, los demás proyectos, Saladillo y Aznalcázar están ligados al que ahora cuestiona el Tribunal Superior.

Para Carmona, la sentencia reconoce que “Doñana no puede convertirse en un almacén de gas y recuerda que el auto da la razón a WWF porque ya llevamos a un Consejo de Participación celebrado en 2015 nuestra propuesta de informe negativo dentro del procedimiento de concesión de AAU. Esa AAU a Gas Natural era incompatible con la conservación de Doñana”.

El hecho de que este proyecto tenga previsto nuevos sondeos y gasoductos además de almacenes subterráneos en zonas sensibles ha llevado a la decisión del TSJA.

Ahora, la negativa a la AAU de Marismas Oriental hará que los demás proyectos caigan, según WWF, en especial Aznalcázar muy conectado a esta inversión. De momento Saladillo sigue bloqueado y Marisma Occidental tiene permiso de explotación.

El objetivo marcado en su día por la Junta de Andalucía es realizar la evaluación conjunta de los proyectos de Gas Natural que fueron troceados.

Cabe recordar que hace casi un año, en marzo de 2019, la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo aprobó el informe final sobre el Parque Nacional de Doñana y las amenazas que se ciernen sobre esta Reserva de la Biosfera. La Comisión, por 17 votos a favor y 8 abstenciones, exigió el cierre inmediato de los pozos ilegales que secan el acuífero del Parque y poner fin a los proyecto de almacenamiento de Gas Natural. Un asunto que ahora se refuerza con la sentencia del TSJA.

Retirada del interés estratégico

En una nota enviada nada más conocer el fallo del TSJA, WWF reclama “al Gobierno de España que retire la consideración de interés estratégico a los subproyectos existentes y apueste por proyectos que fomenten las energías renovables”.

“Valoramos muy positivamente la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que desestima el recurso de Petroleum Oil & Gas España S.A. –propiedad de Naturgy SA- contra este proyecto. La Sentencia del TSJA reconoce, como hemos venido defendiendo desde 2010, al igual que otras organizaciones ecologistas y los informes del Espacio Natural dependiente de la Junta de Andalucía, que Doñana no puede ser un almacén de gas natural al ser incompatible esta nueva actividad con lo dispuesto en el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de 2005 (PORN) de este espacio”, dice WWF.

Según WWF, “dentro del procedimiento de la AAU, el proyecto fue informado por el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana en marzo de 2015. Presentamos una propuesta al Consejo para que el mismo emitiese un “informe negativo” al almacenamiento de gas por vulnerar la normativa del Espacio Natural en relación con las zonas de grado A y B dispuestas en el PORN. Dicha propuesta fue aprobada y el informe negativo fue incorporado al informe que realizó el Espacio Natural por el cual declaraba incompatible el proyecto de Petroleum Oil. El TSJA ha reconocido la validez de este documento y su contenido, clave para la denegación de la AAU por la Junta de Andalucía“.

Para WWF, los argumentos de  la  administración  andaluza  para  rechazar  Marismas Oriental –ratificados ahora por esta sentencia–, ponen también fin a otro de los nuevos proyectos de almacenamiento de gas natural en el Espacio Natural, el de Saladillo, que necesita de un permiso del propio espacio para comenzar y que debería ser también negativo al afectar a zonas A y B establecidas en el PORN de 2005.

“Estos planes para almacenar gas en el subsuelo Doñana son inaceptables e incompatibles con Doñana, lo que ha quedado aún más claro con el nuevo PORN del Espacio Natural aprobado en 2016, que prohíbe expresamente nuevas actividades extractivas o de almacenamiento”, dice la organización conservacionista.

Aunque puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo, esta sentencia se suma a los pronunciamientos en contra de los almacenes de Naturgy de organismos internacionales como UNESCO o el Parlamento Europeo, así como del Congreso de los Diputados, el Parlamento de Andalucía o los defensores del pueblo español y andaluz, y la oposición de organizaciones ambientales y sociales de Doñana. Para WWF, este pronunciamiento del TSJA es un triunfo indudable en la lucha por conservar Doñana.

WWF denuncia que los nuevos gasoductos del proyecto Aznalcázar cortarían el Corredor Verde del Guadiamar, vital para la conectividad ecológica y evitar el aislamiento de Doñana, o se encuentran en el acuífero Almonte-Marismas, de importancia capital no sólo para la naturaleza, sino también para las actividades socioeconómicas de los habitantes de la comarca. “El impacto conjunto de estos proyectos sobre el medio ambiente, su nula vinculación a los objetivos del Espacio Natural y las actividades socioeconómicas el entorno, y la falta de certezas sobre sus riegos para el acuífero o la estabilidad sísmica de la zona, son argumentos más que suficientes para poner fin a los mismos”, concluye.

 

¡Cuéntanos!