Home Patrimonio religioso en la Sierra La ermita de San Salvador se derrumba por la dejadez
La ermita de San Salvador se derrumba por la dejadez

La ermita de San Salvador se derrumba por la dejadez

0

En el marco del rico conjunto patrimonial que ofrece la comarca de la Sierra, siguen apareciendo noticias que revelan la dejadez y el abandono que sufren algunos bienes históricos y monumentales. En esta ocasión, hay que lamentar el derrumbe de parte de la iglesia de San Salvador, ubicada en Puerto Moral, que supone la pérdida de uno de los pilares fundamentales del patrimonio serrano. La causa de esta destrucción ha sido el no poder resistir la desidia, el abandono y las inclemencias climatológicas.

La noticia ha sido lanzada por uno de los investigadores más prolíficos de la comarca, Santiago González Flores, que ha dado la voz de alarma por este suceso. Su reciente visita a la ermita, junto a otros componentes de la Asociación Cultural Lieva, desvela la no por esperada menos lamentable realidad. Esta entidad cultural se ha preocupada en anteriores ocasiones por este edificio, como demostró al incluir en las XXXIII Jornadas del Patrimonio de la Sierra, que se celebraron en Galaroza en 2018, una ponencia del propio González Flores sobre este y otros elementos patrimoniales que corrían peligro en la comarca.

La ermita de San Salvador se derrumba por la dejadez

Allá por el año 1981, Rodolfo Recio Moya y Eduardo del Valle, en su artículo ‘Iglesias serranas de repoblación’, se hicieron eco por primera vez de la excepcionalidad de una pequeña ermita, casi perdida en un valle, junto al pueblo de Puerto Moral. Su ubicación en una propiedad privada hacía casi imposible tanto su accesibilidad como la debida protección. Ermita, antes iglesia, que se situaba en una de las llamadas rutas de repoblación, aquella que bajando desde Extremadura se adentraba en la Sierra y de aquí a tierras sevillanas.

La Ermita de San Salvador era el único ejemplo conservado de las primitivas iglesias serranas de repoblación, y conservaba trazas, estilo y elementos apenas alterados en sus cerca de 800 años de historia. Las obras que debió experimentar a lo largo de los siglos no variaron su traza original. Mantenía elementos constructivos muy destacados. El edificio estaba carente de ábsides circulares, siendo el ábside plano. Está enmarcado con un arco de medio punto construido en el siglo XVIII por parte de alarifes de Puerto Moral, y conservaba en muy mal estado los tres arcos apuntados del siglo XIII.

La zona donde se ubica la ermita de San Salvador responde a un asentamiento, de los muchos que existió en la comarca de la Sierra tras la toma cristiana de la zona. Aún a finales del siglo XV existían evidencias documentales de que la zona colindante con el edificio estaba poblada. De hecho, se sabe que en su construcción se utilizaron sillares procedentes de un edificio industrial del siglo II al III de época romana, un lagar o molino oleícola, y que en la década de los años 70 se encontraron en sus inmediaciones elementos constructivos en mármol de época visigoda.

Fue levantada en algún momento del siglo XIII, sobre restos romanos, y se mantuvo firme con sus singularidades artísticas prácticamente intactas. Con las exclaustraciones del siglo XIX pasó a titularidad privada y a uso ganadero, siendo desmantelada poco a poco. A principios del XIX, la imagen del Salvador, al perderse tanto su capilla como retablo en la ermita, es trasladada a la Iglesia San Pedro y San Pablo de Puerto Moral, y aún recibe culto en la hornacina central superior de su retablo mayor.

En opinión de González Flores, “el patrimonio de la Sierra ha perdido con la ruina de esta sencilla construcción de arcos transversales apuntados parte de nuestra esencia, y siento que  hoy, y por muchos años, nuestro patrimonio está y estará de luto”. Desde la Asociación Lieva se refrenda lo expresado por este investigador, al indicar que “en este caso, no se ha estado a la altura en la protección del patrimonio de la comarca”.

La ermita de San Salvador se derrumba por la dejadez