Home Andévalo Segundo ‘enjambre sísmico’ que se detecta en la provincia de Huelva en tan solo ocho meses
Segundo ‘enjambre sísmico’ que se detecta en la provincia de Huelva en tan solo ocho meses

Segundo ‘enjambre sísmico’ que se detecta en la provincia de Huelva en tan solo ocho meses

0

Una sucesión de pequeños terremotos ha sorprendido en las últimas 48 horas a varias localidades de Huelva y se han ido produciendo en lugares tan distantes como el Golfo de Cádiz, Zalamea, en la Cuenca Minera, o en Villablanca, entre el Andévalo y la Costa onubense.

Es la segunda vez en tan solo ocho meses que se detecta esta especie de ‘enjambre sísmico’ en la provincia de Huelva. 

No han sido muchos los ciudadanos que se han percatado de la situación porque la magnitud no ha superado los 3,5 grados en la escala Ritchter pero los sucesivos eventos han sido la comidilla vecinal durante estos días en los pueblos afectados.

En Murcia también han detectado este fenómeno recientemente, en julio pasado, y allí existe una alarma social muy activa desde el pasado terremoto de Lorca, que causó estragos en la ciudad, en las viviendas y dejó nueve víctimas mortales y 324 heridos.

Así, el Instituto Geográfico Nacional registró un terremoto con epicentro en Zalamea la Real en la madrugada de este pasado sábado. Según la información facilitada por la citada entidad, el terremoto se registró a las 02.20 de la madrugada y tuvo una magnitud de 2,3 grados, con lo que difícilmente se sintió en la localidad.

Este no es el único seísmo registrado en la provincia desde el pasado diez de agosto, pues este domingo se notó otro con epicentro en Villablanca, en este caso de una magnitud de 2,5 grados, y otro con epicentro en el Golfo de Cádiz, de 3,5 grados de magnitud.

Aunque la cosa no ha ido a mayores, es la segunda vez en muy poco tiempo (8 meses) que se concentran tantos pequeños sismos en la provincia de Huelva.

Cabe recordar que a mediados del pasado mes de noviembre, una cadena de pequeños terremotos se dejó sentir en el entorno de la provincia de Huelva, según la información disponible en el Instituto Geográfico Nacional. Las zonas más sensibles hace ocho meses a estos movimientos sísmicos fueron Zalamea, Berrocal, Sanlúcar de Guadiana, La Raya, a la altura de Mértola y, por supuesto el Golfo de Cádiz. Aunque en esta zona marítima se suceden con frecuencia.

Llama la atención la inusitada actividad sísmica detectada últimamente en la Cuenca Minera de Huelva y su entorno más inmediato, como Zalamea y Berrocal, donde no son tan comunes estos movimientos telúricos. Estos hechos han llamado la atención de los expertos en la materia. Y ha generado preocupación pues en algunas zonas son bastantes visibles fallas y grietas en el terreno provocadas por los barrenos y explosiones mineras que se han ido desarrollando desde hace más de un siglo. La Faja Pirítica está tan agujereada ya que parece un queso gruyere.

Precisamente en noviembre de 2018 se produjo un fenómeno, denominado enjambre sísmico, que ha dejado perplejos a los geólogos al detectarse una cadena de ondas sísmicas en otras partes del mundo. Pocos días después de este rumor sísmico se produjeron los pequeños movimientos telúricos en la Cuenca Minera de Huelva, aunque apenas fueron sentidos por la población.

Hasta ahora ambos hechos no presentan relación alguna más allá de la casualidad temporal. Pero lejos de amainar esta extraordinaria repetición de pequeños sismos la incidencia parece ir en aumento.

El Instituto Geográfico Nacional explica que es muy importante mantener la calma mientras duren las vibraciones. “Durante el seísmo es conveniente que la persona se mantenga agachadaey intente cubrirse la cabeza con los brazos o resguardándose debajo de una mesa o silla, es decir, algo que sea estable o que lo puedas mantener sujeto”.

Por otro lado, “si te encuentras en el interior de una vivienda debes alejarte de lámparas, ventanas, muebles o todo lo que sea susceptible de caerse y te pueda dañar. Si te encuentras en el exterior intenta no acercarte a edificios, muros o postes de luz”.

Por otro lado, una vez que ha pasado el terremoto “es muy importante que utilices siempre las escaleras y no subas por ascensores. Además de cerrar el agua, la luz o el gas que pueda haber·encendido en casa”, dice Martínez.