Home Sierra Cortelazor Un centenar de activistas obligados a desmontar 7 cancelas para transitar por un camino público
Un centenar de activistas obligados a desmontar 7 cancelas para transitar por un camino público

Un centenar de activistas obligados a desmontar 7 cancelas para transitar por un camino público

0

La IV marcha de la Asociación Pies en la tierra ha sido protagonizada este domingo en una nueva protesta senderista, que en esta ocasicón ha tenido lugar en el Cordel de las Buervas, uno de los caminos más importantes de España y que se encuentra usurpado hasta en siete ocasiones en tan solo 3,5 kilómetros todo ello solo en el término municipal de Cortelazor.

Unas 100 personas han participado en este recorrido durante el cual han tenido que descolgar o desmontar siete cancelas antes de llegar a su destino, una en el GR 47 que es el camino de Cortelazor a Hinojales y otras seis en la vía pecuaria GR 41, conocida como Cordel de las Buervas, en el que han hecho un tramo más largo. A la marcha de protesta han venido también miembros de la Plataforma Ibérica en defensa de los caminos públicos.

Un centenar de activistas obligados a desmontar 7 cancelas para transitar por un camino público

El recorrido ha sido de unos 8 kilómetros y uno de los obstáculos se han encontrado incluso con una alambrada que impedía el paso por el camino público, ya que no había ni siquiera una puerta o candado si no que directamente había “una valla de hierro”. Los senderistas que reclaman la reapertura de los caminos públicos la cortaron con sus propios medios para pasar y continuar su camino.

Desde la Plataforma Pies en la Tierra también han criticado la actitud del delegado del Medio Ambiente en Huelva, José Antonio Cortés, quién no acudió a la reunión prevista con los activistas en pro de la recuperación de caminos públicos el pasado viernes.

El portavoz de la plataforma Pies en la Tierra, Antonio Abad Morano, ha señalado que con respecto a la usurpación de caminos “lo que nos dicen cada vez que vamos a las reuniones no coincide con la realidad” por lo que “hasta que no veamos los hechos y que se dejan de usurpar los caminos no nos lo creemos”.