Home Sierra Santa Ana se pone ‘guapa’ con calles llenas de color y macetas
Santa Ana se pone ‘guapa’ con calles llenas de color y macetas

Santa Ana se pone ‘guapa’ con calles llenas de color y macetas

0

La Asociación Cultural Valle de Santa Ana ha llevado a cabo un nuevo proyecto de actuación en el término municipal santanero. En esta ocasión, ha estado centrado en el adecentamiento de los espacios urbanos, introduciendo la estética y la sensibilización hacia la correcta y adecuada gestión de los residuos.

Según cuenta el presidente de la entidad, Israel López González, “la actividad diaria no nos hace darnos cuenta del impacto tan agresivo que el ser humano genera sobre el medio en el que vive, por lo que, a medida que la sociedad se desarrolla, genera más residuos cada vez más difíciles de eliminar.

Continúa el presidente indicando que proporcionalmente al aumento de residuos, los municipios han ido implantando contenedores de diferentes tipos por todas las localidades, siguiendo a veces criterios aleatoria, como “por dónde cabe el camión de la basura que, a su vez, cada vez es más grande y cabe por menos sitios, por lo que en todas las localidades observamos depósitos de todos los colores que puede suponer una incongruencia con el propósito político de atraer el turismo vendiéndole la belleza turística de las localidades y su entorno medioambiental”.

Ante esta situación, la Asociación Cultural Valle de Santa Ana se planteó la necesidad de regenerar espacios urbanos, embellecerlos, cuidarlos y mimarlos, eliminando de los ojos curiosos aquellos elementos que distorsionan el paisaje.

Para ello, presentó un proyecto de colaboración a MATSA, que junto con el Ayuntamiento de la localidad y la propia Asociación, han sido el motor económico de una actuación que ha consistido básicamente en reorganizar los espacios públicos para embellecerlos, colocando un macetero, un bolardo o un banco para solucionar un problema de aparcamiento, redistribuir los contenedores y ocultarlos a la vista o blanquear.

Pero una cosa es el motor económico, y otra muy diferente llevarla a cabo, pues de nada sirve colocar un macetero si nadie riega o cuida las flores, y de nada sirve quitar un contenedor si no se oculta correctamente. Aprovechando la buena vecindad, se ha conseguido que los vecinos más próximos a cada actuación sean los encargados de cuidar y de regar las flores, mientras que para ocultar los contendores se ha contado con la ayuda inestimable tanto del herrero como del grafitero local, Pablo e Isaac, respectivamente.

Finaliza Israel López advirtiendo que “a veces es más importante la colaboración que el dinero, pues en este caso queda demostrado que con la ayuda de todos se pueden hacer pequeñas cosas que suponga un gran cambio”.

Con esta actuación, la asociación Valle de Santa Ana continúa actuando en el territorio santanero, donde se ha convertido en uno de los agentes sociales más dinámicos.

¡Cuéntanos!