Home Huelva “Tenía que bañar a mis hijos en casa de mi hermana por miedo a las ratas”
“Tenía que bañar a mis hijos en casa de mi hermana por miedo a las ratas”
0

“Tenía que bañar a mis hijos en casa de mi hermana por miedo a las ratas”

0

Por cada una de las cuatro casas que se han empezado a rehabilitar en la barriada de Pérez Cubillas, hay decenas de historias. El miedo se instalaba en las habitaciones, durante años las humedades crecían como un ogro mohoso. Es la intrahistoria de unos vecinos que han visto como tras decenas de años el Ayuntamiento, titular de las viviendas, casero institucional,  no hacía ninguna labor de mantenimiento en una casas que de haber sido propiedad privada hubieran llegado a unos juzgados por desidia.

Hoy son los vecinos lo que cuentan esa historia, los que habitan en esos pequeños cuchitriles a los que llaman hogar. Rocío Guides Delgado es una de ellas. “Yo llevo aquí como cinco años, me vine por un cambio y lo primero que vi fue la humedad de las casas”,  pero sobretodo, la mayor carga con la que ha tenido que vivir durante estos años “son los bichos,  yo a mis hijos los tenía que llevar a bañar a casa de mi hermana por el tema de las ratas, porque mi niña le cogió un miedo increíble”, afirma ante los periodistas.

Violeta García Báez es otro vivo ejemplo de unas viviendas infrahumanas que ve una luz después de atravesar un larguísimo túnel: “me parece algo fantástico, llevábamos un montón de años esperando, 17 años esperando en mi caso, hemos tenido la suerte de que este Ayuntamiento se ha acordado de hacer algo por sus casas, ahora estamos algo desubicados, estamos un poco habituándonos”.

García Baéz se refiera a su vida durante estos cuatro meses, ya que durante el periodo de obras está siendo realojada en otra vivienda, los gastos corren también por cuenta del Ayuntamiento de Huelva. “En mi caso estamos Isla Chica”, comenta “algunas familias se han quedado en el barrio y otras se han tenido que ir algo más lejos porque no había nada por aquí“, en cualquier caso se muestra “contenta” con este cambio de rumbo.