Home Algarve Noticias Sao Bras viaja a 1914 en su 100 aniversario
Sao Bras viaja a 1914 en su 100 aniversario
0

Sao Bras viaja a 1914 en su 100 aniversario

0

Cientos de figurantes escenifican la vida cotidiana de 1914 en un amplio programa de fiestas.

Este fin de semana, el centro histórico de São Brás de Alportel caerá en un sueño de 100 años y volverá a 1914, año de fundación de la provincia, cuyo centenario se celebra con un intenso programa de fiestas que termina con una recreación histórica, de entrada gratuita.

Lo cotidiano de 1914 vuelve a la vida con cientos de figurantes que salen a las calles para revivir las primeras décadas del siglo XX. Al pasear por el centro histórico del pueblo, se sorprenderá por el bullicio de principios de siglo.

Puede mirar casas antiguas que se abren especialmente en estos días para contar su historia, vuelven las antiguas tabernas, que tantos años atrás cerraron, surge el debate ferviente entre republicanos y monárquicos y se verán elegantes damas de familias ricas, caballeros de largos bigotes, y también artesanos, comerciantes y maestros de la artesanía, zapateros, costureras, peluqueras que abren las puertas abiertas para mostrar su trabajo, entre un sinfín de personajes que ilustran la vida de la época.

Durante dos días, sábado y domingo, entre las 18.00 y las 02.00 horas, el corazón de la aldea de S. Brás de Alportel late más fuerte, con un programa de entretenimiento que llena todas las calles, con un espacio muy especial para los niños y familias e incluso tres zonas principales llenas de música y baile.

Las zonas VilaAdentro, Verbena y Fonte Nova contarán con muchos momentos de música, danza, teatro, artes del circo y mucho más. No te pierdas el “balho” (danza) a la antigua usanza, e incluso la misteriosa danza “Fôfa”. Habrá tiempo también para oír el viejo órgano, reír con Robertos, ponerse al día con Estanco Louro, asistir a una noche muy especial de fado, escuchar jazz, como en los viejos tiempos y, por supuesto, para revivir estos 100 años de recuerdos con todos los sentidos.

Valdrá la pena probar las delicias de los dos establecimientos de comida en lugares inesperados: en el cementerio de la Iglesia y el Jardín del antiguo Palacio Episcopal.

Las calles se dejan invadir por el alboroto de los artesanos que venden sus productos, las “tabernas” de copas y aperitivos y un gran entretenimiento de calle compuesto por artistas de circo, malabaristas, espectáculos de danza, canto, acordeón y escenificaciones.

¡Cuéntanos!