Home Gente Isidoro Cidre González. De Tranvía a Apuleyo Ediciones
Isidoro Cidre González. De Tranvía a Apuleyo Ediciones

Isidoro Cidre González. De Tranvía a Apuleyo Ediciones

86
0

Era un niño inquieto al que le gustaba jugar con los amigos al futbol en la calle ante los gritos de las vecinas viendo en peligro la vida de sus plantas y flores colgadas en sus tiestos a las puertas de las casas. Sin embargo, tenía ese sentimiento de bondad que le hacía estar, pero no participar, en otras travesuras infantiles que su ya su moral natural consideraba como no ajustadas a los principios básicos del respeto y de la convivencia social. Y todo esto era en Cartaya. Isidoro Cidre González nació en ese año del 1.982 que significó el proceso de asentamiento definitivo de la transición política española y el resurgir de una política económica de bienestar que con el tiempo iba a dar al traste con muchas ilusiones y utopías de entonces. Ese chico juguetón e inquieto, como todos los niños de la localidad, hizo sus primeros estudios en el colegio Concepción Arenal y posteriormente en el instituto Rafael Reyes. Este mozalbete que parecía guardar sus rarezas para un chaval de su edad jugando al futbol, le encantaba la lectura. Desde temprana edad devoraba todo texto que encontraba en su casa o en la biblioteca, sobre todo si los temas eran de filosofía o de historia del Universo. Además era un gran jugador de ajedrez, lo que permitía ejercitar su mente inquieta y lúcida.

isidoro 7

Sin embargo, pronto brota en él una inconstancia en sus fines,fruto de su ansiedad de ir más allá de lo establecido. La cultura, la vida llevan a veces caminos enemistados con la cultura y la vida preestablecida con moldes oficiales. De ahí, que grite contra ella y comienza una etapa en la que comienza muchas cosas desde ámbitos distintos de la enseñanza oficial pura y se mete en un curso de gestión ganadera que termina pero lo deja inconcluso a falta de la presentación del proyecto final. Estas indecisiones van a marcar su carácter y su vida durante una parte de su joven vida aún. Conducta típica de la persona rebelde e inteligente.De ahí que sin pensárselo dos veces, marcha a Badajoz para trabajar como comercial para varias empresas y a los pocos meses consigue ser delegado de ventas. Pero su espíritu insumiso e inestable le hace de nuevo abandonarlo todo y volver a Huelva. No pasa mucho tiempo cuando una empresa catalana del sector contacta con él y le convence para nombrarle Gerente de la misma en Huelva. Parecía que todo esa furia juvenil se iba a estabilizar cuando con tan solo 22 años y a través de un antiguo jefe de Badajoz le habla sobre la creación de una empresa de Gestión Financiera y a esa edad comienza a trabajar por su cuenta y monta una oficina en Lepe. Es el tiempo donde el dinero se mueve con facilidad y la explosión urbanística parecía no llegar a tocar techo nunca.

isidoro2

Pero la economía mundial tocó techo , ¡y de que forma!. Todo el sistema se desploma y decide cerrar su oficina antes de que sea tarde,en 2.010. Es joven, madurado en la calle de los negocios y sigue manteniendo intactas sus ilusiones primarias de manera que vuelve a los estudios y se matricula en la facultad de Filología Hispana en la Universidad de Huelva. Es en esta época donde retoma su hábito nunca perdido por la lectura y los estudios y comienza a escribir y realiza su primera novela nunca publicada. Pero de nuevo, en tercero de carrera, marcha a Cartaya. Necesitaba trabajar y se coloca durante cuatro meses en una empresa de placas solares. Lo justo para volver de nuevo y sacar una novela en una editorial sevillana que le abrieron los ojos de todo el entramado del sistema editorial, de sus deficiencias y de aquellos puntos que podían ser corregidos para que una editorial fuera factible tanto para el público en general como comercialmente. Y nace la Editorial Tranvía.

El primer poemario que edita es a Jesús Romero, una antiguo compañero de facultad y, a partir de ahí, son muchas las novelas y poemarios editados con esta firma editorial que empezó a tener cierto recorrido. Y fue un profesor de la Universidad el que vió en él esa capacidad de análisis y comprensión textual, tan importante en este mundo, el que le animó a editar. Igualmente, la escritora María Lazo vió algunas de sus ediciones y le apremió a que siguiera con el rigor de su trabajo. Porque para Isidoro Cidre la figura del editor es el de la supervisión del trabajo, de la obra literaria, en todo su campo. Desde la corrección de la misma, la maquetación, el diseño, la distribución o la publicidad de la obra y su autor. El libro es una criatura que tiene un padre que a él le gusta entregarlo en el mejor de los estados. Por ello tiene a su lado un gran equipo formado por Leticia Morgado y Alejandro Vázquez Bellido, que son como sus manos a la hora de ilustrar o corregir un texto. De reunirse y llegar a conclusiones para mejorar o abrir nuevas vías mercantiles. El auge actual de las editoriales locales lo ve como un buen síntoma para la cultura en general pues son muchos los autores que ven cumplidas sus expectativas e ilusiones de ser publicados. No obstante, considera muy arriesgado la existencia de cinco editoriales en una población de 150.000 habitantes, como es Huelva.

isidoro4

Y es ello lo que le hace replantearse el futuro comercial de la editorial. Nace entonces APULEYO EDICIONES como una fórmula de introducción en el marco nacional sin abandonar o rechazar la idea primigenia de lo local. Sabe que ello requiere mucho trabajo y una fuerte inversión, pero está convencido de que un plazo no mayor a cuatro años APULEYO será un referente nacional con autores consagrados y otros autores de talento aún por llegar. Pero todo ello despacio y con los pies en el suelo como modo de conseguir el camino adecuado. Así, de esta forma, ya se jacta de tener en sus filas a autores de renombre como Carlos Reyes, Javier Gómez, Jesús Tadeo o ángela Bonilla o de contar con tres finalistas de los premios de poesía Juan Ramón Jiménez. Isidoro Cidre ya no es el muchacho inestable. ahora es un hombre que sabe lo que quiere y sabe poseer una continuidad clara en sus fines. Se emociona y siente el tacto sensual de las hojas de un libro como algo suyo. Considera el marketing, la imagen y el trato a los autores como herramientas esenciales para el buen nombre de la empresa. Los libros deben de estar en los escaparates con carteles específicos de un diseño esmerados. Hay que trabajar las redes sociales en todas y cada una de sus aplicaciones; las páginas web. Que el público o el lector pueda conectar con el autor. Dar una buena imagen editorial a través de la buena imagen de los autores. Y por ello tiene preparada la presencia de su editorial en Ferias como la de Madrid, Sevilla y Valencia con carácter nacional. aparte de las distintas Ferias Provinciales del Libro donde hoy su editorial tiene una presencia importante.

Isidoro5

Y esa mente que vive por y para los libros no se cansa de proyectar ideas a nivel nacional e internacional a través de convenio comerciales de intercambios con países sudamericanos y también europeos. Pero, como siempre dice, con los pies en el suelo. Y como sabe sin olvidar los orígenes. El autor local y de la importancia de los mismos. Y en Huelva ha creado una plantilla de autores de primera categoría; unos ya renombrados, otros con nombre y estilo suficientes para su cuajo artístico siendo el banderín del mismo el escritor Manuel Jesús Soriano Pinzón. Un autor que ha sabido romper todos los moldes editoriales y personales y ganarse con su fina y estilosa pluma y su calidad humana a toda una población como la nuestra y fuera de Huelva. Y, además, durante esta primavera serán muchas las nuevas firmas de ese equipo las que presenten sus libros y donde podrá apreciarse la calidad hablada y la elegancia en el continente y contenido señalados. Y dejo a Isidoro Cidre soñando despierto, murmurando que el libro en papel es algo de la propiedad de uno y siguiendo a Kant, es algo tan suyo que el uso de él sin su permiso le produce daño. En contraposición del digital, que no es de nadie. Enhorabuena. Isidoro y muchas gracias por ayudarnos a hacer soñar a los que quieren sueños.

Cerrar