martes. 16.07.2024
El tiempo
Opinión

Un estudio científico avala el uso de tecnosuelos para la restauración de áreas degradadas

Esta investigación, ejecutada en Vitoria-Gasteiz, confirma que constituyen una solución viable para la revegetación de áreas urbanas.

Un estudio científico avala el uso de tecnosuelos para la restauración de áreas degradadas

A principios de siglo, la rápida urbanización de las ciudades y la posterior crisis inmobiliaria propiciaron el abandono de múltiples parcelas. Ante esta problemática, diversos científicos plantearon para su valorización el empleo de suelos artificiales como una opción de bajo coste factible.

Tras varios años de trabajo, la revista GEODERMA publicó el resultado de este ensayo promovido por el Ayuntamiento de Vitoria, la Universidad del País Vasco, la de Santiago de Compostela, el Centro de Investigación Neiker y varias empresas privadas, ratificando así los beneficios del empleo de tecnosuelos en zonas degeneradas.

Sin embargo, este no es el único caso. Son ya muchos los artículos científicos que respaldan la práctica de esta nueva tecnología ante circunstancias similares y subrayan sus múltiples oportunidades de aplicación en distintos tipos de terreno: zonas afectadas por obras públicas que requieren un cuidado específico, espacios mineros o espacios quemados por incendios.

Una de las aplicaciones de mayor interés es la protagonizada por las tierras degradadas como consecuencia de la minería histórica, lo que supone una oportunidad para la provincia de Huelva, donde el uso de suelos artificiales supondría un sinfín de beneficios: la mejora del ph de las aguas, reduciendo la hiperacidez y la presencia de metales y favoreciendo a otras actividades como el regadío en la cuenca del río Odiel; la optimización de recursos o la generación de riqueza y empleo.

Es tan creciente la atención puesta en esta zona que ya existen en la provincia algunas iniciativas privadas para la fabricación de tecnosuelos aplicados a zonas mineras degradas. Una actividad, enmarcada dentro de la industria verde y sostenible y de las políticas de economía circular que promueven la Unión Europea, el Gobierno de España y la Junta de Andalucía.