lunes. 06.02.2023
El tiempo

Javier Socías: “A pesar de los sinsabores en mi época de edil, volvería a asumir ese rol”

Nuestro protagonista en Rincón Choquero es un todoterreno en el mundo del deporte, al que ha estado ligado profesional y pasionalmente
Javier Socías Morón
Javier Socías Morón
Javier Socías: “A pesar de los sinsabores en mi época de edil, volvería a asumir ese rol”

Para mí es un placer que se asome a esta ventana semanal Javier Socías Morón, un onubense de 51 años que cursó sus estudios en el Colegio  Corazonistas de Vitoria, debido a que su padre fue trasladado a la capital de la comunidad autónoma del País Vasco. Es licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del deporte (INEF) por la Universidad Complutense de Madrid. Además poseé el título de técnico nacional de balomano, fisicoculturismo y fitness.  Por tanto es un hombre muy vinculado al mundo del deporte, especialmente al balonmano, deporte en el que jugó en los escalafones inferiores del Atlético de Madrid, como así mismo tres temporadas en el Pedro Alonso Niño de Moguer, equipo este último al que dirigió desde el banquillo en la temporada 2016 - 17.

CATEGORÍAS INFERIORES ATLÉTICO MADRID
En las categorías inferiores del Atlético de Madrid de balonmano

 

Actualmente es coordinador técnico deportivo del Pabellón Municipal Diego Lobato de nuestra capital. No podemos olvidar su faceta de político, ya que durante dos legislaturas de la mano de Pedro Rodriguez, ocupó la concejalía de deportes. 

Entrenado en Diego Lobato
Entrenado en Diego Lobato

 

A Javi lo conocí hace aproximadamente un cuarto de siglo, ya que lo tuve como vecino, además de que pude disfrutar de una relación muy cercana en mi época de RNE y en la que él era concejal de deportes en el Ayuntamiento capitalino. Y les puedo asegurar que desde el primer momento me percaté que era una persona servicial, empática, afable, atento, educado, amigos de sus amigos, vamos como a mí me gusta llamar un ‘güena’ gente. Y como el tiempo es ese juez insobornable que da y quita razones, he podido percatar que incluso me quede corto en mis apreciaciones.

Pero, para que ustedes mis queridos lectores conozcan un poco más el estilo y personalidad de nuestro invitado, nos pusimos en contacto con él, que gustosamente y con la amabilidad que le caracteriza aceptó nuestra invitación, así que vayamos al lío ya.

¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y que soñaba ser de mayor?

Tengo variados recuerdos de aquella época, pero hay dos que cuando me vienen a la cabeza siento alegría y felicidad a la vez. Uno es de muy chiquitín, con 4 o 5 añitos creo, corriendo por la playa de Mazagón y muerto de risa porque mi padre me perseguía jugando conmigo. El otro es la primera vez que, con poco más de 6 años, recién llegado desde Huelva a la ciudad de Vitoria, se puso a nevar y con mis hermanos salimos a la calle, siendo ya por la noche, y nos caían agradablemente los fríos copos de nieve en la cara.

De mayor soñaba en ser ingeniero y de los buenos, como mi padre, pero claro al ser el menor de 4 hermanos ese ‘puesto’ lo eligió primero mi hermano el mayor; con lo que pensé que como ya estaba cogido... jajajaja, pues había que pensar en otro.

Y gracias a mis entrenadores y profes de Corazonistas de Vitoria, germinó en mí el  disfrute por el deporte. Así, cuando vi en un periódico un reportaje sobre Rafa López León (central de la selección española de balonmano) quise emular sus pasos con los estudios de la licenciatura en  INEF, actual Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, que fueron los estudios que finalmente cursé en el prestigioso INEF de Madrid.

¿Ha cambiado mucho Huelva con respecto a tu infancia? Si es así ¿cuál dirías que ha sido la mayor metamorfosis desde tu punto vista?

Mucho… muchísimo. Yo tengo en mente dos cambios importantes: el primero, creo recordar,  sobre los años 90, con la Avenida de Andalucía y su prolongación y también la entrada por la H-30 circunvalando hasta la nueva y  actual estación de autobuses. Yo vivía en Madrid cursando mis estudios en mi licenciatura Universitaria, pero venía a Huelva siempre que tenía algún finde libre o vacaciones, y, la primera vez que transité por la      H-30, que venía en “El DAMAS” desde Madrid y luego en coche atravesando Huelva hacia la salida por la carretera de Sevilla hacia Moguer, recuerdo que pensé que por fin Huelva empezaba a ser una ciudad grande.

El otro gran cambio y espectacular ha sido la vertebración urbana de la ciudad con la interconexión de los distintos barrios entre sí, con las carpas y la prolongación de la Avenida de Andalucía, con el magnífico Campus Universitario al lado y, de esa manera, se consiguió  la expansión de la ciudad; con mejores y más cómodas comunicaciones cruzando la ciudad y el culmen, que todavía está en desarrollo, es la consecución del Ensanche, acercando nuestra Huelva a su magnífica ría, con más proximidad del mar y ese olor a salitre que a los choqueros tanto nos gusta.

A pesar de esa transformación, Huelva está en la cola de Andalucía en el tema de infraestructuras, para ti cual dirías que es la más prioritaria.

Los onubenses necesitamos cómodas comunicaciones y que sean rápidas y fáciles, y espero que algún día tengamos la conexión con Madrid vía AVE (el de verdad, aunque sean lanzaderas de enlace a Sevilla) y que tengamos la capital de España en menos de 3 horas y con variedad en los horarios.

El debate está muy abierto y es muy controvertido, pero el aeropuerto, la conexión con Cádiz, el enlace con la red europea a través de Portugal por carretera... creo que el impulso real para Huelva sería la conexión directa con Cadiz, siempre que se puede compaginar con la preservación del Coto. Yo reflexiono, y  me pregunto, cuantas toneladas de CO2 se emiten a la atmosfera alrededor de Doñana por el rodeo que tienen que dar los camiones  y los coches particulares. No se ha conseguido en zonas de una biodiversidad parecida una solución viable en todos los sentidos. Una conexión con plataformas que funcionen con trenes eléctricos, con energía limpia de verdad y pagando el ahorro del combustible en una tasa la que se invierta directamente en la preservación del Parque. Sé que esto puede levantar alguna que otra ampolla, pero expreso lo que pienso y  me preocupa nuestro medio ambiente. O mejor dicho, me preocupa más el medio ambiente que le vamos a dejar a nuestros hijos.

Siguiendo en clave onubense, me gustaría saber si tuvieses que hacer de guía de esos foráneos que nos visitan ¿Que le dirías que no deben marcharse sin visitar y gastronómicamente de catar?

Cuando nos visitan conocidos y amigos, yo les digo que no tienen mucho tiempo para disfrutar de todo lo que nos ofrece esta tierra: disfrutar de las playas. Yo soy mazagonero y la playa que va del parador al Arenosillo es un espectáculo que no podemos perdernos.  Por supuesto visitar Huelva ciudad y explicarles eso de los cabezos, el santuario de la Cinta o enseñarles el legado Inglés. O acercarse a ver la aldea del Rocío. Por último, darse una vuelta por la sierra y llegar a Aracena y de paso degustar algunos de los manjares que nos ofrece  este lugar mágico.

Está claro que uno de los fuertes que tenemos en Huelva es la gastronomía, y a mis buenos amigos de fuera no les permito que se vayan de Huelva sin probar algunos, o casi todos los platos que nos caracterizan (que yo soy de buen comer jajajaja). 

Desde unas buenas coquinas, con pan ‘pa mojá’, un choco bien fresco, entero, frito..., un platito de gambas blancas de Huelva, unos taquitos de corvina, algunas de las piezas que nos ofrece el cochino ibérico de la sierra, como un guisito de carrilleras (usando vino viejo de una estupenda bota de un buen amigo moguereño) o una presa a la brasa (soy un enamorado del carbón y la carne y el pescado a la brasa) sin olvidar un buen plato de jamón de Jabugo. Hace poco hicimos en la casa de la playa de mi madre una pata asada de jamón de cochino negro cocinada en horno de leña que estaba ‘pa chuparse los deos’.

Y siempre que la temporada lo permite, unas buenas fresas y fresones de la tierra y unos pastelitos de Moguer... eso no puede faltar nunca.

¿Cómo recuerdas tú etapa como concejal de deportes en el consistorio capitalino?

Siempre estaré agradecido a Perico por la oportunidad que me dio  ya pude conjugar mi pasión por el deporte, la gestión deportiva y  algo que uno no sabe  que lo lleva dentro pero que lo tiene, como es el gusto de ayudar a los demás dentro de tus posibilidades… eso que dicen que es vocación de servicio público y que en esos 8 años pude hacer en la ciudad que me vió nacer.

Alrededor de un concejal hay también mucha vida social, algo de lo que aprendí y disfruté muchísimo también. En aquellos 8 años también sufrí alguna que otra “sorpresa” y momentos desagradables e injustos (muchos artificialmente) provocados por incluso algunos compañeros del pleno….. Pero esa es la parte menos bonita de la política, que yo prefiero dejar al margen. El tiempo le da a cada cual lo que se merece; disfruté muchísimo de esos 8 años, ¿volvería a asumir ese rol? Pues sí, quizás  ahora, después de más de 20 años, con algo más de experiencia y madurez, pero además coincidió con una época muy bonita del deporte onubense y de nuestro amado Recre.

Tu vida laboral siempre ha estado vinculada al deporte, ¿dónde te has sentido más a gusto en tu faceta de político o en la vertiente más vinculada al deporte?

Nunca me he considerado político al uso, bueno, yo entré con Perico en lista como independiente, con mi puesto de técnico superior (fui responsable de una acción de un programa Europeo en Huelva donde el requisito fue el ser Licenciado en  Educación Física y con experiencia docente y deportiva) en el extinto Patronato Municipal de Deportes de Huelva.

Yo siempre me he dedicado al deporte desde hace muchos años; me gustó cuando pude y me dejaron tomar decisiones en la política deportiva municipal, y disfruto ahora muchísimo como técnico deportivo y Coordinador favoreciendo programas de salud y mejorando la calidad de vida de mis niños y niñas (mis alumnos) de más de 60 años. 

¿Cómo es tu día a día en el Polideportivo Municipal Diego Lobato?

Actualmente por ser el técnico municipal con las especializaciones adecuadas, soy responsable del programa de Reeducación Funcional,  enfocado a la recuperación de lesiones en agua, y por ello me ocupa gran parte del día. En el comienzo de la mañana pongo en común con Lola  Domínguez, la genial monitora que me acompaña en este programa, aspectos de las clases , los alumnos, las nuevas incorporaciones o la labor de algunos titulados noveles que realizan sus prácticas con nosotros.

Con Lola Domínguez
Con Lola Domínguez

 

Los días que mi labor como coordinador técnico me lo deja libre de papeleos y reuniones, aprovecho e imparto las clases e incluso las disfruto con mis alumnos en el agua también.

Por cierto, también has ejercido como entrenador de balonmano en el Pedro Alonso Niño de Moguer ¿no te planteas volver a los banquillos?

A lo largo de mi vida he tocado banquillo siendo responsable de equipos desde los pequeñitos de la escuela, alevines y benjamines, pasando por todas las categorías hasta el equipo senior, tanto en el PAN Moguer con el CB Lepe, con senior masculino y femenino. 

Entrenando al Moguer
Entrenando al Moguer

 

Ahora estoy algo apartado, quiero poder disfrutar y acompañar a Javi junior, que es portero de futbol en la AD Santa Marta, y no quiero perderme estos años de su desarrollo deportivo.

Con su hijo mayor
Con su hijo mayor

Pero un entrenador siempre lo es, y claro que me planteo volver. Pero estas cosas, pues surgen, en mis clubes saben que pueden contar conmigo para arrimar el hombro, siempre.

Vamos a dar un golpe de timón y me gustaría saber tu opinión sobre la maldita pandemia. ¿Crees que la gente y tras tantísimas muertes hemos cambiado en nuestra forma de ver la vida?

El ser humano se adapta a las situaciones y, a veces, la memoria de lo negativo, como fue la pandemia, es de corto recorrido, puede ser quizás, un mecanismo de protección. 

En esa época creo que aprendimos a superar y a adaptarnos a situaciones complejas como fue el encierro, y también, en mi opinión, mucha gente aprendió que hay que disfrutar más del momento y de la vida, que hay que vivirla y disfrutarla. 

Yo aprecio que mucha gente, aun con las pérdidas provocadas por el covid,  después han salido reforzados y con más seguridad en ellos mismos

A propósito de muertes ¿Qué opinas de la invasión de Ucrania?

Una “PUTiNADA”, un sinsentido por unas ansias de poder. Es algo que me produce rabia y asco. 

A todo esto y volvemos a cambiar de asunto, no sé si eres de ponerte el delantal y meterte entre fogones, si es así ¿cuál es tu plato estrella?

Sí me gusta cocinar y cuando la ocasión me lo permite, algo hacemos.

Mi padre, Miguel, magnifico pescador y de buen comer, desarrolló una receta para hacer las anchovas que traía a casa, de esas de 3 kilitos la pieza, en el horno, con su camita de patatas estilo panaderas y con una salsa, un majao agridulce con ajos manzana y cebolla fritas……. Que en cualquier pescao al horno esta de rechupete.

Con su padre de pesca
Con su padre de pesca

 

A mí, un plato que, adaptado a mi forma de hacerlo pero que lo he aprendido de mi suegra Carmela, que además no me sale nada mal, es el rabo de toro, cuando lo golpeas te cae esa carne y se te quedan los dedos pringaos con la gelatina que suelta…. que quita el sentido , algún día Félix  quedamos y lo probamos.

Frente a una barbacoa
Frente a una barbacoa

 

Siguiendo en clave gastronómica. Si tuvieses la ocasión de sentarte a compartir mesa y mantel con un personaje, bien del pasado o del presente ¿Quién sería y que le preguntarías?

Se me ocurren varios, pero me encantaría poder compartir mesa con Rafa Nadal. Es mucho más que un deportista excepcional, es una magnífica persona con un afán de superación bestial.

La pregunta o la conversación estaría en la forma de mantener  la motivación de seguir caminando hacia delante después de un batacazo duro, como las lesiones o los varapalos deportivos, cada día para llegar a dar lo mejor de uno mismo.

Supongo que por tu vida habrán pasado muchas personas, ¿cual dirías que es la mejor que has conocido?

Pufff me lo pones  difícil, pero voy a jugar en casa; en primer lugar mis padres, Carmen y Miguel, gracias por enseñarme el camino de ser como soy, ellos han conseguido que yo siga comportándome como me han enseñado a ser, bondadoso siempre que pueda y ayudar a los demás. 

En su boda junto a sus padres
En su boda junto a sus padres

 

Pero no puedo dejar de agradecerle a la vida el haber conocido a Chío (Rocio), mi mujer desde que la conocí hace ya 26 años y magnifica madre de mis hijos, Javi el portero y de Miguel, que nos dejó con apenas 6 años y cuyo legado fue trasmitirnos el ser  la mejor persona posible cada día, como reflejo del inmenso amor que recibió de sus médicos y personal del Gregorio Marañon en Madrid.

Foto familiar
Foto familiar

 

Estamos llegando al final y me gustaría darte las gracias por prestarme tu tiempo. Pero no sé, si te gustaría añadir algo más, que durante la entrevista no te haya preguntado. 

Nada más Félix, simplemente agradecerte que te hayas acordado de mí y me hayas hecho un hueco en este tú ´rinconcito tan especial) 

 

Javier Socías: “A pesar de los sinsabores en mi época de edil, volvería a asumir ese rol”
Comentarios