martes. 16.04.2024
El tiempo
Rincón Choquero

Argentina: “Siempre he querido cantar y todo lo que me está sucediendo es un sueño”

Mi estado esta semana es de satisfacción y bienestar. Para mí, es un placer y todo un orgullo tener en esta sección semanal, que me brinda la dirección de www.diariodehuelva.es, a una de las cantaoras de flamenco más importantes del panorama nacional, la onubense Argentina María López Tristacho, conocida artísticamente por ARGENTINA.

PORTADA
PORTADA
Argentina: “Siempre he querido cantar y todo lo que me está sucediendo es un sueño”

Aunque desde el verano de 2006, que sacó su primer disco, siempre ha estado en candelero, está considerada a día de hoy una de las más grandes artistas de su género. Tiene en el mercado seis álbumes y dos nominaciones a grammys y en la actualidad, anda inmersa en finalizar su nuevo trabajo discográfico, que verá la luz la próxima primavera.

A la onubense Argentina María López Tristacho, Argentina, creo recordar que la conocí personalmente hace una década en la Tertulia Recreativista, aunque en lo profesional la sigo desde sus inicios.

Argentina en la Tertulia Recreativista
Argentina en la Tertulia Recreativista

Y hace pocas fechas he coincidido con ella en los Premios Huelva Flamenca, donde estuve presentando el citado evento y ella fue una de las galardonadas.

En los Premios Flamenca 2024
En los Premios Flamenca 2024

Y les puedo decir, sin temor a equivocarme, que desde el primer momento pude percibir que se trataba de una persona afable, empática, más de Huelva que un choco y, sobre todo, una gran profesional, cosa que con el paso del tiempo he podido ratificar.

Pero, para conocer un poco más su estilo y personalidad y saber cómo es su día a día, nos pusimos en contacto con ella, mejor dicho, con su manager y su pareja, el amigo Luismi. Y con esa amabilidad que la caracteriza no dudó un momento en ponerla a nuestra disposición, así que sin más dilatación, vamos al lío ya.

Junto a Luismi, su pareja y manager
Junto a Luismi, su pareja y manager

P. ¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y que soñaba ser de mayor?

R. Los recuerdos que tengo de pequeña son siempre rodeada de música porque siempre estaba cantando o escuchando música o viendo alguna película de Marisol, que me encantaban, y, por supuesto, cantar a la misma vez que ella e imitarla. También, en mi casa con mi hermana, jugábamos a hacer programas de radio que grabábamos en cintas de casete. Ella me entrevistaba y me presentaba como una gran artista, jejejejeje.

Con mis amigos, en la calle, jugábamos a hacer concursos de tv donde cada uno hacía lo que mejor sabía hacer, yo siempre elegía cantar.

Siempre he querido ser artista, desde muy pequeñita, y a pesar de mi timidez mi sueño de dedicarme a la música estaba por encima de todo.

P. No sé si en tus sueños de niña ya te pasaba por la cabeza ser cantaora de flamenco.

R. Lo que me hace decidirme por ser cantaora es que con 3 años y medio empiezo a bailar flamenco y sigo hasta los 12. Tuve varias profesoras, pero una de ellas me marcó mucho porque no nos ponía música sino que nos cantaba ella y traía a un amigo guitarrista. Cuando llegaba a mi casa me ponía a cantar lo que ella nos cantaba, en vez de practicar los pasos de baile nuevos que había aprendido. Nos cantaba fandangos de Huelva. 

Curiosamente, una de mis compañeras de baile me dijo que le había cantado un fandango a la profesora de guitarra, que en ese momento era Amparo Correa. Yo le comenté que yo me sabía algunos fandangos, que por favor me escuchara. Y así fue como le canté un fandango a Amparo Correa. Y de ahí ya formamos un grupo entre varios niños que más tarde pasaría a llamarse: “Niños de Huelva”, y grabamos varios discos.

Siempre me gustaba cantar, lo que fuera. Me gusta la música, casi todos los géneros, pero ese momento fue fundamental para decantarme por la música de nuestra tierra, el flamenco. Además, Huelva es una tierra cantaora, con uno de los palos para mí más importantes como es el Fandango, que ha dado grandísimos artistas y que han dejado un legado maravilloso para que nosotros ahora sigamos llevándolo por todo el mundo.

Junto a la siempre recordada Concha Velasco
Junto a la siempre recordada Concha Velasco

P.  Todo ese arte que rezuma por los cuatro costados, ¿es innato o lo has heredado de algún familiar?

R. Pues mira, creo que me viene de mi abuela materna. Ella siempre me ha dicho que yo le he quitado la espinita de ser artista, ya que ella no lo pudo ser. Si es cierto que ella hizo sus pinitos en su pueblo, Galaroza, donde actuaba en una obra de teatro que organizaban.

También, hace años ella me contaba que su tío abuelo, conocido en el pueblo como “El Maestro Carretero”, fue pianista y dirigía la orquesta del pueblo. En 2017, en mi quinto disco llamado “La vida del artista” , le dedicamos una bulería.

Yo creo que todo eso va en mi sangre. Si es cierto que el arte lo traes, pero hay que cultivarlo y moldearlo: 50 % se tiene y 50 % se aprende.

Bella imagen de nuestra invitada de esta semana
Bella imagen de nuestra invitada de esta semana

P. ¿De dónde le viene la afición?

R. Como te decía con anterioridad, yo creo que entre mi abuela y todo lo que escuché y aprendí en las clases de baile desde pequeña hasta la adolescencia. Todo ello despertaron en mí algo muy especial por este género que me sirvió para entender y para comprender lo que tiene el flamenco, que tan me enamorada me tiene de él.

P. ¿Cómo fueron tus inicios en el flamenco y quiénes fueron tus maestros?

R. Después de formar parte del grupo "Niños de Huelva" y subirme al escenario presentándome a los concursos, empezamos presentando en diferentes pueblos de la provincia de Huelva los dos discos que grabamos. No tenía claro que quería estudiar o que quería ser. Ser artista era un sueño imposible e inalcanzable, quién me iba decir que lo tenía a la vuelta de la esquina.

Andaba un poco perdida porque, aunque tenía claro que no quería estudiar, si quería seguir aprendiendo otros cantes del flamenco, ya que conocía muy bien el fandango de Huelva y algunos cantes más fiesteros, como las alegrías, las bulerías o los tangos. Siempre tuve esa curiosidad de conocer otros cantes y saber que se sentía al cantar por soleá, por seguidillas, por malagueñas, martinetes, etc…

Entonces conocí a Luismi, que hoy día es mi manager y pareja. Me preguntó realmente si quería dedicarme a esto y le dije con mucha seguridad que sí, que quería adentrarme en lo más profundo del flamenco. Lo primero que hice fue presentarme al concurso de Fandangos que organizaba la Fundación Cristina Heeren aquí en Huelva para obtener una beca e irme a estudiar a Sevilla, a esta misma fundación.

Mis maestros fueron Paco Taranto, José el de La Tomasa y Esperanza Fernández. En estas clases no era todo cantar sino que también había clases teóricas para aprender y saber diferenciar cada palo y cada estilo. Esto fue fundamental para mí, conocer los artífices, los creadores y recreadores del cante flamenco que hicieron grande y que dieron tanto por esta música. Todo lo que aprendía en esas clases rápidamente lo ponía en práctica en las Peñas flamencas de Andalucía. 

Más tarde empecé a ir a los festivales flamencos de verano, después llegaron los discos, y así poco a poco, pero sin dejar de aprender. Llevo en esta profesión casi 20 años.

P. ¿Recuerda cuál fue la primera vez que subió a un escenario?

R. Si claro, perfectamente. Te voy a contar algo nunca he contado, pero que paso así. Cuando yo empecé a recibir clases de fandangos, cuando llevaba unos meses me aburrí y dejé de ir. Una de mis compañeras, que era vecina, me la encontré en la calle y me dijo: "me estoy haciendo un traje para cantar tal día en tal sitio con todos los que estamos en la clase". Yo no recuerdo donde fue, pero ahí se encendió algo en mi cuerpo, eso era lo que yo quería y siempre había ansiado. Y entonces, a los días volví a las clases y meses más tarde me subí un escenario por primera vez.

Fue en la Peña Flamenca “La Fontanilla” en Palos de la Frontera. Fue un cúmulo de muchas sensaciones, estaba muy nerviosa, pero a la vez llena de felicidad de cantar en el escenario, que era lo que yo quería.

En el Muelle del Tinto grabando un video promocional para El Puerto
En el Muelle del Tinto grabando un video promocional para El Puerto

P.  ¿Te decantas por algún palo en especial? ¿Por qué?

R. ¡¡Qué dedo me corto que no me duela!!

Me gustan todos, es la música que he elegido porque me llena mucho, es nuestro género musical, es la música que representa a nuestro país fuera de nuestras fronteras, el canto del pueblo, una música de raíz, ricos en muchos estilos. Me siento muy cómoda cantando cualquier palo, pero tengo que reconocer que el Fandango de Huelva lo tengo muy interiorizado, primero por ser de aquí y sobre todo por ser el palo que cambió el rumbo de mi vida.

P. Hablando de palos, sé que estás inmersa en tú nuevo trabajo discográfico, pero todo parece que nos va a sorprender porque te podremos escuchar en otros géneros o registros independiente al flamenco. Cuéntanos.

R. Esta idea de este nuevo disco nace a finales de 2019 cuando nos metemos en el estudio para grabar “Idilio”, una canción que subimos a la redes sociales recién llegados de Cuba y que improvisamos allí sobre la marcha con un grupo que estaba tocando en un bar. Este tema se hizo viral y la gente me pedía una y otra vez que lo grabara.

Así fue, el 1 de diciembre de 2019 estaba metida en el estudio para grabar vídeo y allí, sobre la marcha, se nos ocurrió que esto no se podía quedar solamente en un tema, que deberíamos hacer un disco.

Nos pilló en todo el proceso la pandemia, y también muchas citas de conciertos y eventos que nos hacían posponer un poco más este disco. En 2021 sacamos un segundo Single llamado “Que alguien me diga”, en 2022 sacamos el tercer Single llamado “La candela de Lola” y ahora, a finales de 2023, hemos sacado Dónde está la vida”, un tema precioso donde tengo la suerte de que colabore conmigo el grandísimo cantautor cubano Pancho Céspedes. Ya estamos dando las últimas pinceladas a este nuevo disco, que si Dios quiere, en primavera verá la luz y se llamará “Mi idilio con La Habana”.

Con Pancho Céspedes durante la grabación de su single ´Donde está la vida´
Con Pancho Céspedes durante la grabación de su single ´Donde está la vida´

P. Ese nuevo disco, que más o menos lo parirás en primavera, lo comenzaste en la Habana. Me gustaría saber si el flamenco se cuida más allá de nuestras fronteras.

R. El flamenco no es que se quiera o se cuide más fuera de España, sino que es una música exportada. Cualquier país disfruta de nuestras costumbres, de nuestra cultura, de nuestra forma de expresar y de interpretar tan especial y diferente, que se valora y se le da mucho más cariño igual o más que aquí. Como es algo nuestro no se le da el valor que realmente tiene.

P. Un momento especial de "duende" (como aficionada y como artista).

R. Mira, esto fue muy emocionante para mí y lo guardo con mucho cariño. El año pasado, a finales de enero, viajé a República Dominicana, mi primera vez allí, y me encantó la experiencia. Fue para cantar en la gala inaugural del Festival de Cine Global de Santo Domingo, en el Teatro Nacional, que ese año estaba dedicado especialmente al cine andaluz, y de hecho le daban un reconocimiento por su trayectoria a Paz Vega.

La puesta en escena la hice a capela, sin música. Hice un cante por martinetes y fandango de Huelva. La gente que estaba allí, sin saber de flamenco, lo entendió perfectamente y su reacción fue gritarme de emoción y aplaudirme, para mí fue algo muy grande. Habían entendido el mensaje que lancé, que el flamenco no tiene fronteras, ni prejuicios, solo hay que dejarse llevar por el sentimiento que te está ofreciendo el artista en ese momento.

En el photocall de los Premios Carmen en Huelva
En el photocall de los Premios Carmen en Huelva

P. ¿Cómo ves la situación del flamenco hoy?

R. Tenemos la suerte de vivir en una época donde hay mucha información de todo, y es verdad que antiguamente, para aprender flamenco, los jóvenes que querían cantar tenían que ir a las tabernas y asomarse a la puerta y pegar el oído para poder aprender algo. Hoy día, como digo con todas las plataformas digitales, toda la discografía de todos los artistas está ahí. En YouTube podemos ver y disfrutar de vídeos y entrevistas a muchísimos artistas que se hicieron cuando la televisión estaba recién nacida. Asimismo, tenemos la suerte de que hoy día hay muchas escuelas, hay muchos artistas que están entregados a la docencia y que quieren seguir enseñando y difundiendo nuestra música para que este legado no se pierda y siga de generación en generación.

Los jóvenes son el futuro de todo esto, tenemos que cuidarlos y darles mucho cariño.

P. Tu sueño es…

R. Seguir soñando despierta.

Siempre he querido cantar y todo lo que me está sucediendo es un sueño hecho realidad. Soy muy feliz y sigo soñando que todo vaya igual de bien, o un poco mejor como hasta ahora….Seguir aprendiendo y creciendo como artista y como persona.

P. ¿Cómo valoras el papel de la mujer en el flamenco?

R. El papel de la mujer en el flamenco ha sido fundamental a lo largo de la historia. Aunque tradicionalmente el flamenco ha sido dominado por artistas masculinos, las mujeres han desempeñado roles clave como bailaoras, cantaoras y guitarristas.

En las últimas décadas, ha habido un aumento significativo en el reconocimiento y la participación de mujeres en el flamenco, lo que ha contribuido a enriquecer y diversificar este arte. Las mujeres han aportado una sensibilidad única y una perspectiva fresca al flamenco, lo que ha sido fundamental para su evolución.

P. Por cierto, tu nombre de cuna es María, aunque artísticamente se te conoce por Argentina ¿cómo surge y por qué?

R. No, mi nombre de cuna es Argentina y María es mi segundo nombre. Me lo pusieron por abuela paterna y yo soy la cuarta de la familia que lleva este nombre. Así que ya venía con el nombre artístico puesto, jejeje.

P. Se suele decir “qué bien se está cuando se está bien”. ¿En qué momento te encuentras?

R. Pues mira, en un momento precioso en el que empiezo a recoger los frutos de muchos años sembrando. Es cierto que sigo sembrando y lo haré siempre, pero el que la gente reconozca tú trabajo, te felicite, te dé las gracias y saber que les haces feliz con tu música es algo tremendamente emocionante y me llena mucho. Es de las cosas más gratas que tiene esta profesión. Ver las caras de felicidad al final de un concierto cuando la gente te espera para saludarte y conocerte no tiene precio.

Cuando empiezo un proyecto y lo termino el 100% es pensando siempre en el público. Es algo normal, pero es cierto que ya empiezo a sentir la experiencia de los años. 

Al principio, cuando empezaba, mi maleta estaba vacía, y ahora se siente el peso, el peso de que se va llenando. Y sobretodo de responsabilidad, de que todo salga bien e intentar que no se escape ningún fleco, cuidar los detalles, la puesta en escena, el orden del repertorio, el vestuario, el sonido, etc.… . Soy así de perfeccionista.

P. Estamos llegando al final y me gustaría darte las gracias por prestarme tu tiempo. Pero no sé si te gustaría añadir algo más que durante la entrevista no te haya preguntado.

R. Me gustaría decir que hay gente que aún no conoce bien el flamenco y habla mal, sin saber lo que dice, con muchos prejuicios. El flamenco es una música del mundo, una música que llena el alma del que la escucha. Si es la primera vez que oyes flamenco debe ser con la mente y el corazón bien abierto, dejarte llevar por lo que el artista te está ofreciendo. Los artistas utilizamos nuestro arte como una forma de expresar nuestras emociones y experiencias personales en general, pero si es cierto que el flamenco en especial tiene más carga emocional y sentimental.

De pequeña, cuando mi madre me castigaba por algo malo que había hecho yo me enfadada y me encerraba en mi habitación, me ponía durante un rato largo música, después salía y se me pasaba todo el enfado. La música es un bálsamo para el alma que puede curar muchas cosas. Tiene ese poder. Yo sin música no puedo vivir. ¡Viva la música!

Y, por supuesto, muchas gracias por hacerme un hueco en este tú ´rincón´ tan especial

Comentarios