sábado. 18.05.2024
El tiempo
Rincón Choquero

Ana Beltrán: “Como restauradora he tenido encargos muy importantes, como el de la Virgen de la Cinta

Esta semana se asoma a esta ventana semanal Ana María Beltrán Ruiz, una onubense de pro, enamorada de su tierra y de sus tradiciones, amante de la Semana Santa y recreativista. Nació en el seno de una familia de clase media, compuesta por sus padres, Sebastian y Ana, y dos hermanas, una mayor, Adela, y la más pequeña, Cinta.
PORTADA
PORTADA
Ana Beltrán: “Como restauradora he tenido encargos muy importantes, como el de la Virgen de la Cinta

Ana María estudió la EGB en el colegio Santo Ángel de la Guarda y el bachillerato en el IES Diego Guzmán y Quesada. Es licenciada en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de la Universidad de Sevilla.

Decir de ella que su mayor profesión es la restauración, habiendo recibido encargos muy importantes, como la restauración de Nuestra Patrona la Virgen de la Cinta, y obras de grandes imagineros como Juan de Oviedo y otras del círculo de Pedro Roldán, como el Yacente de San Juan del Puerto, por mencionar algunas.

Asimismo, han confiado en ella como pintora y le han encomendado hacer los carteles entre otros la de la romería de la Bella y el de la romería del Rocío 2024 de la Hermandad de Emigrantes de Huelva. Además, también imparte clases en su propia Aula de Pintura. 

Ana Beltrán
Ana Beltrán

Pero para saber cuál es su día a día y que ustedes, mis queridos lectores, la conozcan un poco más, nos pusimos en contacto con ella a través de Javier Romero Bulnes, amigo en común de ambos, para hacerle una entrevista. Y con suma amabilidad accedió a la primera, así que vamos al lío ya.

P. Toda niña sueña con ser algo de mayor ¿cuál era tu sueño?

R. Poder dedicarme a lo que me apasiona. Siempre tuve mucha curiosidad por aprender cosas que me gustaban, como el arte y la música. Han sido siempre mis dos pasiones. A la primera me dedico profesionalmente, y la segunda es una afición.

P. Rememoremos tu niñez ¿Cómo la viviste?

R. Tuve una infancia muy feliz. Nací en Huelva, donde vivo, y pasé y paso los veranos en Punta Umbría. Somos tres hermanas, y yo soy la mediana. Siempre me he llevado muy bien con ellas, Adela y Cinta. Vivíamos con nuestros padres y nuestros abuelos maternos. Mi abuelo falleció cuando yo tenía cinco años, y eso me marcó, pues estaba muy unida a él. De mis abuelos paternos tengo vagos recuerdos, pues era más pequeña cuando fallecieron. En mi casa siempre había un ambiente de cordialidad, cariño y tranquilidad. Se puede decir que tenía prácticamente dos madres, mi abuela y mi madre, y mi padre, que siempre estaba dispuesto a jugar con nosotras cuando tenía tiempo libre después de llegar de su trabajo, eso siempre me viene la memoria. Se puede decir que viví una infancia inmejorable.

P. ¿Ha cambiado mucho Huelva con respecto a tu infancia? Si es así ¿cuál dirías que ha sido la mayor metamorfosis desde tu punto vista?

R. Huelva ha cambiado muchísimo. La mayor transformación creo que ha sido la urbanística. Recuerdo zonas de la ciudad que estaban aisladas y para llegar tenías que atravesar grandes terrenos que cuando llovía se volvían barrizales. La zona de la calle San Sebastián y Jesús de la Pasión también ha cambiado muchísimo. Es una ciudad que ha crecido bastante en unos años.

P. Pese a esa gran transformación, Huelva sigue estando a la cola de Andalucía en cuanto a infraestructuras. ¿Para ti, cuál dirías que es la más prioritaria?

R. Por supuesto que arreglar el problema que tenemos con los trenes. Creo que no nos tratan bien. Y, por supuesto, pienso que unir Huelva con Cádiz es otra prioridad. Hoy en día ha avanzado mucho la ingeniería y la construcción como para poder hacer algo que no afecte al Coto de Doñana. No es mi tema, pero me niego a pensar que es imposible.

P. Qué te parece si haciendo un símil futbolístico realizamos un cambio de juego y charlamos de tu profesión: La pintura, la restauración y la docencia. ¿Cómo nace en ti esa pasión?

R. Bueno, mi principal profesión es la restauración de arte. Me licencié en Bellas Artes en la Universidad de Sevilla y me especialicé en esta rama tan apasionante y bonita. Desde pequeña me ha encantado dibujar, pintar… digamos que es algo innato en mí, me viene por rama paterna, ya que mi padre pinta desde hace años de forma autodidacta.

Yo quise estudiar Bellas Artes y una vez habiendo entrado en la carrera empecé a pensar que especialidad coger, y yo me di cuenta de que para ser restaurador debes tener muchos conocimientos de cómo se construyen las obras de arte, desde sus inicios hasta su fin, todo esto estructuralmente hablando. Saber qué productos son idóneos y cuáles no, cómo se deben ensamblar las maderas… todo esto por poner ejemplos.

Empecé a trabajar una vez acabada la carrera, y nunca han dejado de salirme trabajos, llegando, gracias a Dios, a tener encargos muy importantes, como la restauración de Nuestra Patrona la Virgen de la Cinta y obras de grandes imagineros como Juan de Oviedo y otras del círculo de Pedro Roldán, como el Yacente de San Juan del Puerto, por mencionar algunas. En cuanto a la pintura es algo que siempre me ha gustado, y que obviamente estudié y aprendí en Bellas Artes.

P. Sé que no has querido dedicarte solamente al arte y por ello también te dedicas a la docencia. Cuéntanos qué tipo de alumnos tienes y si el hecho de enseñar a diario te obliga a estudiar cosas nuevas cada día.

R. Pues la verdad es que estuve varios años trabajando como profesora de pintura (a la vez que en mi taller) en el Aula de Mayores de la Fundación Cajasol, pero aquello cerró y mis alumnos (tanto mayores como pequeños) se sintieron un poco “huérfanos”. Es por eso por lo que decidí montar mi propia Aula de Pintura donde sigo impartiendo clases.

Tengo alumnos mayores y pequeños. A los mayores les encanta pintar y, como dicen ellos, en parte, es una terapia, ya que hablamos de todo un poco. De vez en cuando celebramos algún santo o cumpleaños y nos llevamos todos genial. Y tengo que señalar que además pintan bastante bien.

Por otro lado, los pequeños vienen entusiasmados el día que les toca pintura, porque realmente son niños que lo hacen porque les gusta. A algunos los estoy viendo crecer, pues vienen ya unos cuantos años y también les veo una evolución muy favorable. Los niños te sorprenden, a veces hacen cosas preciosas. De todos ellos se aprende algo, y además también se aprende mucho corrigiendo, ya que al encontrar fallos tienes que buscar soluciones inmediatas en cuanto a color y formas.

La experiencia de dar clases es muy enriquecedora porque te obliga a estudiar cosas nuevas todo el          .              

P. Como cartelista que también lo eres, me gustaría conocer tu opinión en cuanto al cartel de la Semana Santa de Sevilla, que tanta polémica ha generado.

R. Bueno, no cabe duda de que el autor es un gran pintor, su obra es limpia, clara, muy bien construida estéticamente. Sinceramente, cuando uno lanza una obra nunca va a gustar a todos, es imposible, ni si quiera los grandes maestros son del gusto de todo el mundo.

Pero no entiendo tanto revuelo, no es para la que se ha montado. Además, si conocen la obra de Salustiano García es lo que suele pintar, retratos con fondos en rojo y, ocasionalmente, en negro u otros tonos generalmente planos. Está dentro de su línea.

P. Hablando de carteles, este año llevas, entre otros, el de la Romería del Rocío 2024 que te fue encargado por parte de la Hermandad de Emigrantes, como asimismo el de la Romería de la Bella de Lepe, que por cierto ha tenido una magnifica acogida.

R. Pues la verdad que ambos carteles han sido dos grandes encargos para mí. El de la Bella ya ha sido presentado en el momento de esta entrevista, y tengo que decir que he visto la reacción del pueblo de Lepe y les estoy muy agradecida por tantas felicitaciones y enhorabuenas por parte de muchísimas personas. Ha sido una gran responsabilidad anunciar la Romería de la Bella, una Virgen con tantísima devoción y de tan gran calado en su localidad, en la provincia y fuera de ella.

Ana presentado el  Cartel  de la Romería de  La Bella
Ana presentado el Cartel de la Romería de La Bella

El de Emigrantes se presentará en unos días, y espero que a la gente (en general) les guste. Como siempre, he hecho los dos poniendo todo mi conocimiento, mi trabajo, mi esfuerzo e intentando transmitir mis sentimientos en ellos.

P. Respecto a tu doble faceta de restauradora/pintora, ¿qué importancia tiene cada una en tu producción artística?

R. Pues ambas tienen importancia pero, como he dicho antes, la restauración ocupa más tiempo en mi vida laboral. Este año pasado he tenido un año cargado de trabajo y de trabajos importantes. Empecé con la Soledad del Silencio, San Judas Tadeo de Santa Teresa, El Cristo de la Buena Muerte de Gibraleón, San Isidro Labrador de Gibraleón, El Sagrado Corazón de Jesús del Colegio Diocesano de Huelva (obra de Sebastián Santos), entre medio de todo esto el retablo del Cristo de la Misericordia de San Juan del Puerto y el Cristo (obra importantísima y antiquísima de Juan de Oviedo, de 1590), La Virgen del Calvario de la Hermandad de Descendimiento… Todas de gran responsabilidad, como cualquier obra. Y ahora tengo entre manos la Virgen del Carmen de Gibraleón, una imagen maravillosa que volverá en poco tiempo al culto.

Retablo y Cristo restaurados por Ana
Retablo y Cristo restaurados por Ana

P. Aparte de las tuyas, dime una imagen de Huelva que considere bien restaurada en los últimos años.

R. He de decir que si una obra es restaurada por un restaurador titulado siempre tendrá garantías de estar bien hecho, pues los restauradores nos debemos a principios éticos y a códigos deontológicos que no podemos saltarnos. Sí puedo decir que dentro de esto se puede tener más sintonía con uno o con otro por su forma de trabajar, que sea más afín por ejemplo en el tema de las limpiezas, ya que todas son válidas, pero es ahí donde hay un baremo en el cual podemos movernos. Me gustaron mucho las restauraciones del Nazareno y de la Amargura.

P. ¿Cuáles dirías que son tus influencias clásicas y preferencias actuales en tu pintura?.

R. La verdad que cuando llevas muchos años pintando de forma casi diaria vas evolucionando y sin darte cuenta vas cambiando tu forma y gustos. Yo siempre hago el símil de la letra: "todos tenemos una que puede ir variando al cabo de los años, pues es algo parecido". Además, en la pintura se nota el carácter de la persona. Intento ser yo. Si tengo que nombrar a referentes o pintores que admiro podría decir tres: Murillo, que es majestuoso en el uso de las veladuras y encarnaduras; Sorolla sin duda, que es el que más me gusta, maestro en el uso del color y la luz mediante pinceladas, su pintura es un espectáculo; Cézanne, que supo usar el color y resumir la forma de una manera magistral, dando grandes trazos de color casi cubistas para llegar a las formas.

Fascinantes los tres, sin desmerecer a nadie por supuesto.

P. ¿Qué te parece si como buena cofrade, que lo eres, me das tu opinión de cómo ves actualmente a tus hermandades: la de Los Judíos y la del Descendimiento?.

R. Tengo dos más, soy hermana de Tres Caídas y de La Cinta.

Las veo bastante bien en general, estéticamente creo que todas han tomado un buen camino, y esto es algo que veo en general en todas las hermandades. Sí veo (también en general) que puede que hayan bajado los cuerpos de nazarenos. Creo que todas las hermandades deben cuidarlos, en cuanto a recorridos y horas en la calle y porque somos parte importantísima en las cofradías. Porque una cofradía sin nazarenos ¿qué es?

Posando con sus padres Sebastián y Ana, su hermana Adela y su hijo Quique
Posando con sus, padres Sebastián y Ana, su hermana Adela y su hijo Quique

P. Dejemos a un lado tu profesión y hablemos de una de tus pasiones, el Recre. ¿Crees que podemos seguir soñando con los play – offs de ascenso? Y de no conseguirlo, ¿te sentirías defraudada?.

R. Los recreativistas somos eternos sufridores. Cuando parece que estamos sacando la cabeza viene otra cosa nueva. Pues yo pienso que en el último partido, contra el Sanlúcar, perdimos una gran ocasión, y diría que el tren de disputar los play – offs de ascenso.

Ya no dependemos de nosotros. Ahora hay que esperar que el que va por encima falle y nosotros no. No me sentiría defraudada, pero me daría bastante pena ya que de no pensar en que estaríamos ahí a perderlo de pronto… pues es un palo. Pero bueno, esperemos a ver qué pasa, en esta división los de abajo te sorprenden en un momento dado y los de arriba fallan partidos que no esperas. Crucemos los dedos.

En el Nuevo Colombino, junto a su hermana Adela, su sobrino Juan y el que fuese jugador albiazul Chinchilla
En el Nuevo Colombino, junto a su hermana Adela, su sobrino Juan y el que fuese jugador albiazul Chinchilla

P. Sé que otra de tus pasiones es el amor a los animales, concretamente a los perros. ¿Desde cuándo tienes perro? ¿Te viene de familia? y ¿qué te aportan? 

R. Pues en casa tuvimos un perro que recogimos de la calle cuando tenía tres meses. Mi hermana Cinta lo encontró y lo llevó a casa. Se llamaba Link, era un mestizo muy cariñoso que vivió trece años con nosotros.

Ahora tengo un galgo. Lo adoptamos mi marido y yo en Puntanimals, una maravillosa protectora de animales que luchan incansablemente por ayudarlos. Mi perro se llama Brad. Es un galgo color canela claro y blanco, con los ojos miel, muy alto y grande, es muy sociable con otros perros y con las personas. La mayoría de la gente cree que los galgos no son aptos para estar en viviendas, pero están equivocados, en casa son tranquilos, duermen mucho, apenas ladran y les encantan los mimitos, son buenísimos y muy nobles. Sólo necesitan un rato al día de carrera y jugar con otros animales.

Ana junto a su mascota Brad
Ana junto a su mascota Brad

Quien no tiene un animal en casa no sabe lo que es, se aprende muchísimo de ellos. Yo, desde que tuve el primer perro, cambié la forma de ver la vida. Ellos aportan amor, compañía y lealtad a cambio de nada, no son interesados ni actúan movidos por malas intenciones. Son maravillosos.

P.  Se suele decir “qué bien se está cuando se está bien”. ¿En qué momento te encuentras?

R. La verdad que ahora mismo estoy muy bien. He estado muy estresada por el volumen de trabajo y la responsabilidad que ha conllevado cada uno de ellos, pero ahora que tengo un pelín más de desahogo me encuentro genial. Esperando a recibir los nuevos encargos que tengo entre manos y terminar y entregar los que me quedan.

Con su marido Enrique Pallarés
Con su marido Enrique Pallarés

P. Estamos llegando al final y me gustaría darte las gracias por prestarme tu tiempo. No sé si te gustaría añadir algo más que durante la entrevista no te haya preguntado.

R. Pues creo que has hecho un buen retrato de mí y soy yo la que te da las gracias por contar conmigo, así como a Cristina y a Javi, a los que saludo desde aquí, ellos saben por qué. Por último, quiero nombrar a mi hijo, Quique, que es el motor que mueve nuestras vidas.

Muy agradecida por la entrevista y un saludo cordial a todos.

Comentarios