martes. 28.05.2024
El tiempo

La Junta da nuevas licencias sin resolver la discriminación que sufren los coquineros onubenses

Los mariscadores lamentan que continúe sin renovarse las licencias antiguas, permitiendo la discriminación de los coquineros onubenses con respecto a los sevillanos, que si pueden ejercer su actividad por todo el litoral sin restricción alguna.
La Junta da nuevas licencias sin resolver la discriminación que sufren los coquineros onubenses

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha concedido 85 nuevas licencias de marisqueo a pie en la costa de Huelva y Cádiz. En concreto, en el litoral onubense se han aprobado 70 permisos, de los que 50 se refieren a extracción de coquina.

Entre tanto se expiden nuevas licencias, la administración continúa sin resolver la añeja demanda de los coquineros onubenses, que denuncian la "flagrante discriminación" que sufre el colectivo para recolectar el cotizado molusco bivalvo, dado que quienes desarrollan su actividad en el área occidental de la costa de Huelva no pueden faenar en el litoral de Doñana. Esta situación contrasta con los coquineros de Sevilla que sí pueden desarrollar su actividad, sin cortapisas, a lo largo de todo el litoral onubense. Los mariscadores consideran un agravio comparativo que municipios como Villamanrique, Pilas, Carrión de los Céspedes o Sanlúcar de Barrameda puedan faenar en la costa de Huelva únicamente por el hecho de que su término municipal se encuentre enclavado dentro del Espacio Natural y colinde con el Parque. Para más inri, no sólo se les permite faenar en la costa almonteña de Doñana, sino que su licencia les da derecho a peinar todo el litoral onubense en detrimento del resto de coquineros, que nunca pueden acceder al interior de las ‘fronteras’ del Parque, donde se encuentra la mejor zona de cría y engorde de coquinas.

En la nota de prensa de la Junta de Andalucía remitida a los medios no hace mención a la polémica suscitaba por este agravio comparativo y continúa sin dar respuesta a una demanda histórica por parte del sector, que no es otra que disponer de una licencia 'universal' que permita trabajar en toda la provincia sin las restricciones que sufren los mariscadores de Punta Umbría, Ayamonte, Lepe o Isla Cristina.

En cuanto al Golfo de Cádiz se supera actualmente las 300 personas acreditadas para mariscar a pie en este caladero andaluz. De este número total de permisos en vigor, 42 se corresponden con mariscadores de Cádiz y 266 con profesionales de la provincia de Huelva (236 de coquina) .

Entre los requisitos para acceder a estos permisos, se encuentra el visto bueno de las asociaciones pesqueras de la zona en la que se llevaría a cabo la actividad marisquera y su ajuste a los informes científicos de los caladeros. Además, el comité de valoración presta especial atención a las solicitudes que proceden de sectores poblacionales subrepresentados en el marsiqueo, como las mujeres y los jóvenes.

Profesionalización del sector

Desde la administración afirman que continúa apostando por la profesionalización del sector marisquero a pie de Andalucía al priorizar la concesión de nuevas licencias a quienes cuentan con los conocimientos necesarios para extraer los recursos del mar de forma respetuosa con el ecosistema y velando por la salud de los consumidores. La consejera del ramo, Carmen Crespo, ha recalcado que, de esta forma, “el Gobierno andaluz está impulsando el desarrollo de una actividad regulada y sostenible que genera riqueza en unas poblaciones ligadas al mar y, al mismo tiempo, está avanzando en la necesaria concienciación social sobre la importancia de conservar los ecosistemas en las mejores condiciones”.

La Junta está compaginando actividad la pesquera y el cuidado del medio ambiente y en Andalucía luchando contra un furtivismo que, en parte, respondía a la imposibilidad de acceder a las licencias. Al respecto, la consejera ha apuntado que “la nueva Junta de Andalucía no se ha limitado a conceder permisos sin más, sino que ha puesto al alcance de los interesados numerosos cursos específicos sobre marisqueo a pie cuya superación se ha valorado especialmente a la hora de conceder los carnets”. “De esta forma nos aseguramos que los profesionales de nuestras costas conocen la normativa y demás conceptos de relevancia para el desarrollo de la actividad”, ha recalcado.

La Consejería de Pesca ofrece esta formación específica sobre marisqueo a pie a través del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa). En concreto, el Ifapa ‘Agua del Pino’, ubicado en la localidad onubense de Cartaya, ha formado en este ámbito a alrededor de 250 personas durante los dos últimos años. Entre 2020 y 2021 se ha organizado una decena de actividades formativas de marisqueo a pie que, en su mayoría, se han desarrollado en sedes municipales con el objetivo de facilitar el acceso a los interesados. De los diez cursos ofertados, siete se han impartido en localidades de Huelva, dos en territorio gaditano y uno en la provincia de Sevilla.

“Desde la Junta de Andalucía fomentamos una actividad controlada, transparente, segura y viable económica y socialmente”, ha afirmado Carmen Crespo, que ha resaltado la importancia de contar con “profesionales bien formados” para el desarrollo de una actividad que podría implicar riesgos para la salud si no se respeta la normativa establecida para evitar, por ejemplo, que se extraiga el marisco de costas con alta presencia de toxinas. “Es importante que los mariscadores conozcan cuáles son las condiciones óptimas en las que pueden faenar y cuándo deben trasladarse a otra zona”, ha recalcado.

En cuanto al resto de la población, la consejera ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y ha solicitado la colaboración social en la conservación de las especies marisqueras. “La extracción de coquinas, por ejemplo, es una actividad profesional basada en la explotación de un recurso natural escaso, de gran valor comercial y muy vulnerable que deben realizar únicamente quienes se han formado para ello”, ha apuntado Crespo, que también se ha referido a los centros de expedición de primera venta, “que tienen la responsabilidad de garantizar la trazabilidad de los productos que comercializan”.

Contenido de los cursos

El programa de formación del centro ‘Agua del Pino’ relativo a marisqueo a pie ofrece conocimientos sobre las características del mar y los estuarios donde se desarrolla esta actividad y sobre cuestiones de interés relativas a la biología de las especies de interés marisquero (moluscos bivalvos, gasterópodos, erizos y anémonas). Por ejemplo, informa a los participantes de los cursos de cómo se alimentan y reproducen, de las tallas mínimas de captura y de las vedas que establece la normativa.

Asimismo, el temario incluye también nociones relativas a aspectos sanitarios de las zonas de producción (principales toxinas, técnicas de diagnóstico, cierres y aperturas) y a las diferentes artes y técnicas de pesca del marisqueo a pie y en inmersión. Los alumnos de estos cursos adquieren también conocimientos sobre la depuración de los moluscos, la normativa y procedimientos de su comercialización o la venta en lonja, entre otros aspectos.