viernes. 12.07.2024
El tiempo

Cómo proteger nuestros datos bancarios de los estafadores

Si bien los estándares de seguridad y sistemas de verificación de la identidad son cada vez más avanzados, todavía existen ciertos riesgos
Cómo proteger nuestros datos bancarios de los estafadores

Si bien la tecnología ha mejorado significativamente el rendimiento de las operaciones bancarias y la seguridad de los servicios, existen muchos riesgos y oportunidades que los estafadores saben aprovechar para acceder a los datos bancarios de los usuarios. Justamente por ello, conviene conocer los distintos métodos disponibles para proteger nuestras cuentas bancarias.

Cuentas bancarias y prevención de riesgo

El ecosistema bancario ha cambiado mucho durante los últimos años y, en la actualidad, la mayoría de los usuarios que disponen de cuentas bancarias emplean en alguna medida los sistemas de gestiónaplicaciones y productos bancarios online de manera cotidiana. Y si bien los estándares de seguridad y sistemas de verificación de la identidad son cada vez más avanzados, todavía existen ciertos riesgos.

En efecto, ya que vulnerar los sistemas bancarios puede resultar increíblemente complejo, los estafadores se enfocan en vulnerar los datos bancarios de los usuarios para obtener acceso a una cuenta nómina o de ahorro. Las técnicas y estrategias de los estafadores comparten características que pueden identificarse para implementar medidas contra su empleo:

  • los canales más habituales de estafa son el correo electrónico o los mensajes de texto (SMS)
  • las situaciones que se presentan suelen ser de urgencia
  • suelen presentarse personificando figuras de autoridaden representación de establecimientos o haciéndose pasar por personas cercanas al usuario

En todos estos casos, el estafador busca aprovecharse de las carencias de seguridad para engañar al usuario y que este:

  • o bien le conceda información personal de acceso a cuentas bancarias, billeteras electrónicas u otros;
  • o bien que realice alguna transferencia u operación con el propósito de aprovechar una promoción, beneficio o simplemente como un préstamo.

El usuario debe plantearse la responsabilidad de configurar programas y dispositivos para activar los métodos de seguridad disponibles: de autenticación en dos pasos, antivirus y herramientas contra malware, entre muchos otros. Lo mismo sucede con la pérdida, hurto o robo de dispositivos; en dichos casos, el usuario debe desvincular dicho dispositivo de manera inmediata de sus cuentas bancarias, tarjetas y aplicaciones.

Cómo proteger nuestros datos

Los datos bancarios constituyen un tipo de activo de gran valor que las entidades financieras se preocupan por proteger de terceros no autorizados. Justamente por ello, ofrecen medidas de seguridad y verificación de identidad que deben aprovecharse para reducir el riesgo de estafas. Estas medidas, junto con los siguientes consejos, son suficientes para proteger nuestros datos bancarios.

Protección en dispositivos

La mayoría de los sistemas operativos, plataformas y aplicaciones que disponen de acceso a servicios bancarios online ofrecen elementos de seguridad que permiten reducir el acceso no autorizado y proteger los datos bancarios. Sin embargo, para que estos sean efectivos, resulta fundamental mantenerlos actualizados con las últimas versiones disponibles. Esto incluye programas de seguridad y antivirus, sistema operativo y exploradores de internet y aplicaciones.

Contraseñas complejas

Las instituciones financieras, bancos y especialistas en ciberseguridad suelen hacer hincapié en la utilización de contraseñas complejas de un mínimo establecido de caracteres alfanuméricos. Por lo general, dichos parámetros suelen sugerirse al momento de generar una contraseña.

Se recomienda no utilizar ningún tipo de información personal que pueda ser descubierta con facilidad. Esto incluye el número de documento, la fecha de nacimiento, los nombres de personas cercanas o instituciones de algún tipo.

Emplear sistemas de verificación múltiples

La mayoría de los prestadores de servicios de índole bancaria o financiera que ofrecen gestión a través de exploradores o aplicaciones sugieren configurar las opciones de autenticación de múltiples factores.

Este método consiste en el empleo de un segundo control para realizar transferenciaspagos y consultas y así reducir la vulnerabilidad. Por lo general, dicho control se produce emitiendo un código único que se envía por mensaje de textoaplicación o mediante un acceso biométrico, como la huella dactilar o el reconocimiento facial.

Emplear preguntas de seguridad y sistemas complementarios

Este método puede resultar fundamental a la hora de mantener la integridad de acceso. En efecto, en casos en los que un estafador consiga nuestros datos y busque generar una nueva contraseña para ingresar a nuestra cuenta bancaria, las preguntas de seguridad son uno de los métodos más efectivos para impedirlo.

Al igual que con las contraseñas, debe evitarse el empleo de respuestas que puedan descubrirse a partir de datos de perfil públicos o que puedan inferirse a partir de nuestros gustos o intereses. Asimismo, conviene disponer de un listado físico de estas respuestas para garantizar nuestro propio acceso.

Reducir el empleo de programas y aplicaciones desconocidos

Si bien el comercio en línea se encuentra muy desarrollado, existen muchos sitios, aplicaciones y plataformas cuya procedencia no puede determinarse. En este sentido, su empleo puede resultar en un gran riesgo, ya que estos operadores pueden obtener datos del usuario cuya integridad no pueden garantizar.

Para proteger nuestras cuentas bancarias, lo más conveniente es siempre navegar por sitios de confianza y no ingresar nuestros datos personales en ningún sitio desconocido del que no podamos identificar a su dueño. Esto resulta especialmente importante en el caso de tiendas virtuales y plataformas de pago.

Proteger nuestra red doméstica

Si bien resulta fundamental reducir lo máximo posible el uso de servidoresredes de wifi y programas desconocidos, esto no sirve de nada si no implementamos un sistema para proteger la integridad de nuestra red doméstica. En este sentido, conviene restringir el acceso a terceros y mantener actualizados los programas de seguridad y antivirus.

En caso de utilizar regularmente una red de trabajo o pública, debe configurarse la conexión a los dispositivos personales como red pública o sistemas de VPN, lo que establece ciertas restricciones en cuanto al acceso externo y la usabilidad de las redes. En caso de poder evitarlo, se recomienda reducir el empleo de cuentas bancarias desde dispositivos conectados a redes desconocidas.

Respuesta ante pérdida de dispositivo o robo

Finalmente, nuestra respuesta ante este tipo de circunstancias resulta fundamental para proteger nuestros datos y cuentas bancarias de estafadores. En efecto, en caso de pérdida o robo de un dispositivo personal, es necesario desvincularlo de nuestra cuenta bancariatarjeta de crédito o débito.

En efecto, existen muchos programas y complementos de Google que permiten desvincular dispositivos que se hayan extraviado, pero deben ser activados por la persona. La mayoría de las aplicaciones de gestión bancaria, a su vez, ofrecen la opción de desvincular tarjetas o cuentas asociadas desde cualquier dispositivo.