1. Home
  2. Huelva
  3. Lucas Rebollo: “Como mi tío era cura, estuve de monaguillo hasta los 18 años”
Lucas Rebollo: “Como mi tío era cura, estuve de monaguillo hasta los 18 años”

Lucas Rebollo: “Como mi tío era cura, estuve de monaguillo hasta los 18 años”

0
Se acerca hoy a esta ventana pública, Juan Lucas Rebollo Reinoso, a quien conocí a principio de los años 70, cuando hicimos juntos la mili en Constantina, y con el paso del tiempo volvimos a coincidir en Huelva. Desde siempre hemos mantenido una buena relación, aunque bien es cierto que nos vemos poco, pero cuando lo hacemos todo son recuerdos muy bonitos.
Natural de Castilleja del Campo, estudió bachiller superior en el Instituto San Isidoro de Sevilla y siempre fue un todoterreno y un busca vida por lo que su curriculum profesional está cargado de lugares donde ha prestado sus servicios.
2 años en la Cooperativa Nuestra Sra de los Reyes (Sevilla)
1 año en los aparcamientos en Galerias Preciados (Sevilla)
3 años en Maderas del Sur en San Juan del Puerto (Huelva)
10 años en Goipe (Huelva)
10 años en Comerial Pastoriza (Huelva)
20 años en SULUCAS, S.L. en (Huelva)
Persona risueña, cordial, con don de gente, empático, aficionado a la cacería, ganador de un récord Guinness, servicial, amigo al que siempre se encuentra… buena gente en definitiva.
Cuando lo llamo para concretar esta entrevista el “cabo Lucas”, como no podía ser de otra manera, acepta del tirón, recordamos historias de la “mili”, de sus paseos continuos en su “Gusi” con una manta en el asiento trasero siempre, las guardias, los momentos en el Club Juvenil. Después de ello entramos en faena y este es el resultado:
¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo? 
Jamás pensé que un virus pudiese cambiar al mundo entero en tan poco tiempo. Ojalá, termine pronto esta pesadilla.
¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo en Huelva?
La vida en general ha cambiado ya con la preocupación de llevar mascarilla, el no poder reunirte con tus amigos, tener que estar pendiente y en alerta de las nuevas variantes entre otras cosas. Todo muy diferente a la vida  de hace solo dos dos años, el cambio ha sido brutal, pero hay que adaptarse.
¿Te esperas nuevas olas de contagios?
Sí, claro. Con todas las variantes de este virus no sabemos cuándo acabará, dado que es una epidemia que constantemente está mutando y los médicos en este tiempo tan corto, desde que se dio a conocer, no han tenido tiempo de poder sacar la vacuna exacta para acabar con el virus.
¿Has pasado miedo en algún momento?
La verdad es que sí, y sobre todo, cuando he visto a algunos amigos que cogieron el virus y como pasaron a las Ucis y algún que otro no salió.
¿Qué proyectos tienes para el futuro?
La verdad que al estar jubilado el futuro es incierto dado que los proyectos son a corto plazo y más en estos momentos donde el Covid está llevándose a tantas personas pero estoy preparando un proyecto de Caza para sueltas de Perdices, Faisanes y Palomos en la finca de un amigo mío.
¿Qué significa para ti el mundo de la cacería?
Es, y ha sido prácticamente mi vida. Desde muy joven ya le cogía la escopeta a  escondidas a mi abuelo y con mi perra Linda, me iba de furtivo a tirar las tórtolas y los zorzales. Puedo decirte que he cazado en casi todas las fincas de Huelva, Sevilla, Cádiz, Andújar y algunas otras de Andalucía.
Caza menor, perdiz, zorzal, faisán, tórtola, palomas, conejo, liebre, codorniz, ánsar, sisón, becada…
He estado 3 años en Argentina tirando la tórtola, pato y paloma y en caza mayor venados, cochinos, gamos, muflones de los cuales tengo varios trofeos en casa.
Eres campeón del mundo y de Europa de tiro al plato, hablamos de ello…
En 1988 quedé subcampeón de Andalucía durante los días 9 y 10 de Mayo en Foso universal con 190 platos rotos de 200 en Córdoba.
Pues si, tengo el título de campeón de Europa de Tiro al plato de Foso Universal en segunda categoría que gané en Lisboa (Portugal) con 187/200 de platos rotos el 11/06/1889.
También tengo el título de campeón del mundo de maratón de 1.000 platos en Foso Universal que se celebró en las instalaciones del tiro de Pichón en Huelva, durante los días 28 y 29 de Abril de 1990 con la mayor puntuación de la competición durante 19 horas seguidas con 903 platos de 1.000, lo que me llevó a conseguir el título firmado y lacrado por Margarita Jordán del Libro Guinness de los Récord. Tuvimos muchos problemas para poder realizar esta competición dado que el GUINNESS nos exigía que teníamos que dar publicidad tanto en papel en las diferentes publicaciones deportivas teníamos que tener certificación oficial del Federación Nacional de tiro Olímpico, jurado oficial de jueces de la Federación cobertura televisiva… en fin mucho papeleo.
La verdad que durante la competición hubo empates con otro tirador pero el cansancio hizo mella y gracias a Dios yo al final me superé y conseguí ganar la competición cuando acabamos el hombro lo teníamos totalmente dolorido
En el 1993 me quedé cuarto clasificado en primera categoría con 121 de 125 platos en el Gran Premio Internacional de España en foso Olímpico en Madrid.
¿Qué supuso para ti ser récord Guinness?
La verdad que al principio me sentí un poco importante, es un título que no cualquiera puede tener y me sentí muy feliz de haberlo conseguido. Pero también es cierto que poco a poco se convierte en pura rutina y al final te creas enemigos en las competiciones, pues todos querían ganarme y eso no me gustaba. Había amigos que me decían que lo único que querían era ganarme en las diferentes competiciones y la verdad que en Huelva un título de Guinness nadie le da importancia y menos con el tema de las escopetas.
¿De cuando te viene la afición por la cacería?
 Cuando yo tenía unos 7 añitos recuerdo que mi tío Isabelo no quería llevarme de cacería pues teníamos que ir andando desde Castilleja a Chucena ida y vuelta. Andábamos por las viñas buscando los pájaros y las liebres, yo como era tan pequeño me cansaría y no quería llevarme. Cuando me despertaba ya se había ido. Entonces mi idea para despertarme cuando él se levantara, como yo dormía con mis abuelos y tíos, amarré una cuerda al pestillo de la puerta de la habitación de mi tío y la pasaba por el comedor hasta mi habitación, me la amarraba al pie y dormía con el pie fuera de la cama y cuando mi tío se levantaba la cuerda me tiraba del pie y me despertaba y me tenía que llevar. A partir de esa edad iba con mi tío Isabelo a todas las cacerías. Yo le recargaba los cartuchos y por cada 20 cartuchos me daba uno. Cuando tenía 10 o 15 le cogía la escopeta a mi abuelo y me iba a tirar las tórtolas, aposada claro. En cuanto tuve 18 años me compré la primera escopeta superpuesta marca LIG del 12 y con ella estuve casi 10 años tirando. Cuando llegué a Huelva me compré una Miroku para el tiro al plato y más tarde volví a comprar otra Miroku especial Plato Trap 6000 de banda alta y así sucesivamente fui comprando otros modelos para tirar Pichón. Actualmente me queda la Kemen con dos juegos de cañones y una Benelli repetidora y un rifle 30,06 Benelli.
Puedo contarte casos que me han sucedido en la cacería fuera de lo normal para bien como cazar de 1 tiro 5 liebres en la finca de José Luis Pereda en el Rosal, siempre dicen que los cazadores somos muy embustero, menos mal que tengo tres testigos vivos todavía que pueden confirmarlo, como cazar 21 avefrías de 2 tiros en Carruchena Bollullos del Condado o 8 palomos de un tiro también para mal del cazador, pegar 36 tiros en una montería y no cazar ninguna res o pegar 52 tiros y no cazar ninguna tórtola pero siempre disfrutando de la Naturaleza
¿Qué le dirías a los anti cazadores?
Que respeto sus ideas pero que no saben lo que se pierden. Ese amanecer en el campo y seguir a un bando de perdices cabezo arriba y cabezo abajo para poder cazar un par de ellas, seguir un rastro con tu perra de un conejo o una liebre y ver como se divierte tu perra, pero claro para eso se tiene que sentir la cacería, ¿tan difícil es respetar al cazador?. En fin qué más te puedo decir.
Eres también muy aficionado al mundo del toro, ¿qué tipo de toreo te gusta y quiénes son tus diestros preferidos?
Bueno sobre los toros la verdad que siempre he estado al lado del que fue mi amigo Carlos Pereda, empresario de la plaza de toros La Merced y eso hizo que me aficionara. Sobre el torero preferido hay varios José Tomás, Roca Rey, Miguel Angel Pereira y por supuesto Morante de la Puebla
Hicimos la mili juntos, ¿qué recuerdos guardas de esa etapa de tu vida?
Todos maravillosos aunque tuve que hacer 125 guardias, y tú sabrás por qué. También recuerdo que tú eras el que me ponías, desde la central de teléfono, con mi novia o mi familia en contacto. Uno de los recuerdos más agradables fue que podía cazar con el sargento primero Cabello con los perros que tenía y nos íbamos a cazar dentro del recinto militar pues yo tenia mi escopeta amarrada al catre de mi cama y siempre matábamos 8 o 10 conejos, y me daba un par de ellos para que nos los comiéramos en la cocina y Benito que era de nuestra cuadrilla nos lo hacía y cuando se acababa de comer entrabamos nosotros y los preparaba para varios de nosotros. También recuerdo la nevada que cayó en Constantina ese año y además como tú sabes me hice novio de Rosalia, la Miss Constantina que era la hija de Paco el jardinero de la Base, la verdad es que como era policía militar, estaba un mes en la base y 28 días en casa.
¿Qué recuerdos guardas de tu niñez y qué soñabas ser de mayor?
Recuerdos muchos cada cual más bonito mi padre tenía un bar y además era el cartero del pueblo. Recuerdo cuando compramos la primera televisión que todos iban a ver las películas y los toros al bar. Cobrábamos una peseta y guardábamos las sillas primeras para los clientes habituales, las otras de atrás para los que venían del pueblo a ver los toros. Recuerdo las tapas que ponía, mejillones, sardinas en lata y anchoas y mi madre freía el pescado y lo llevaba yo con un paño por encima para que no se enfriara. Del personal del bar me podría llevar contando mil historias de las partidas de julepe en la habitación del pozo hasta las broncas de los mayores con los toros, unos eran del Cordobés y otros de Curro Romero. Recuerdo la primera bicicleta que me regalaron los reyes una ORBEA. Mi tío era el Cura del pueblo y me llevé de monaguillo hasta los 18 años. Recuerdo que después de la misa teníamos un cepillo con candado donde todos los que querían colaborar con la iglesia daban un donativo y lo metían en la caja al final.
Mi tío me daba la llave y en un cesto de mimbre le llevaba lo que habían depositado los fieles y otro monaguillo amigo mío, Carmelo que era como yo, me comentó por qué no le dábamos un repaso al cepillo y de vez en cuando se perdía algunas monedas por el camino. Con el vino de la consagración pasaba más o menos lo mismo. Mi tío señalaba la botella con una tiza para ver el vino que le quedaba y nosotros le dábamos un trago y le echábamos agua. Recuerdo que un día le dijo mi tío a mi padre que el vino no sabía igual y mi padre le dijo que el vino era el de siempre, de Chucena y mi tío no se fue muy conforme por lo que tuvimos que dejar de echarle agua al vino.
Desde pequeño me gustó la calle y las relaciones públicas, lo cual me inspiró para futuros trabajos y poco a poco acabé realizando lo que más me gustaba, ser relaciones públicas y en todos los últimos trabajos es lo que he desarrollado pues para mí el trabajo era una diversión más que un trabajo.
¿Quiénes han sido o son tus referentes profesionales y personales?
Dado que mi trabajo han sido relacionado con los suministros industriales siempre he valorado a los técnicos comerciales, por ejemplo, mi amigo Luis Romero que es un referente en la calle como técnico y comercial de Drager Hispania, mi antiguo jefe y amigo director de la empresa Goipe, Diego Linares y a una persona que siempre la he valorado, Juan Pérez dueño y director de Suministros Pérez y Pérez que ha sido capaz de pasar de comercial de una de las mejores empresa de Suministros de Huelva, López Muñoz a ser dueño de su propia empresa al igual que Carlos Alén que también supo crear su propia empresa Laboral Team que venía de comercial en Ceosa.
Lucas que ha sido un placer echar este ratito de cháchara contigo y recordar tiempos pasados que convivimos en el Escuadrón de Alerta y Control número 3.