1. Home
  2. Made in Huelva
  3. Carolina España: “Hay que buscar todo tipo de excusas para reír, reír y reír a cada instante”
Carolina España: “Hay que buscar todo tipo de excusas para reír, reír y reír a cada instante”

Carolina España: “Hay que buscar todo tipo de excusas para reír, reír y reír a cada instante”

0

Se acerca hoy a esta tribuna pública Carolina España Pérez a la que conozco desde niña debido a la amistad que me une con sus padres Pepe y Pepi.
Nuestra invitada nació en Huelva y se ha criado por la zona de la Merced. Estudió en el colegio público José Oliva y después en el instituto Alto Conquero. Cursó estudios universitarios en la universidad Europea de Madrid. Hizo las prácticas en hospitales y centros de Madrid. Osteopatia en la universidad de Sevilla y Posgrado en la recuperación funcional del deportista.

Carolina es una persona muy cordial, risueña, realista, optimista por naturaleza, deportista, observadora, implicada, solidaria, analista, buena amiga y, “güenagente”.

Cuando la llamo para realizar esta entrevista, con la amabilidad que le caracteriza acepta y este es el resultado.

P. – ¿Qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

R, – La situación que estamos viviendo no sólo en España sino en el mundo, me parece cuanto menos complicada.
Tras unos años de crisis económica, da la sensación de que los astros se hayan alineados negativamente para que todo salga mal en nuestro país: incendios, inundaciones, volcán, conflictos políticos, crisis sanitaria, pandemia, etc…
Estamos atravesando momentos de mucha incertidumbre y malas sensaciones por la mala gestión realizada con la pandemia, como ese tal ¨comité de expertos¨ que han brillado por su ausencia, negocios lucrativos realizados a la sombra y aprovechándose de compras de material sanitario deficiente o caro, informaciones contradictorias a la ciudadanía, 17 Comunidades Autónomas abandonadas a su suerte por el Gobierno Central y haciendo cada una lo que mejor les parecía, etc…

P. – ¿Cómo crees cambiará la vida tras la pandemia?

R. – A todos nos ha cambiado esta pandemia, no actuamos como antes, da la sensación de que se ha perdido la alegría, salimos a la calle malhumorados y cansados de no ver la luz al final del túnel y cuando parecía que salíamos por fin, damos tres pasos atrás. Mi padre me comentó el otro día, que tiene un amigo extranjero que le decía que era muy fácil saber quién era español, por su cara siempre sonriente, hoy no creo pudiese decirlo.
Es muy triste la cantidad de perdidas personales y no será por el trabajo y el sufrimiento de los sanitarios, incluso sin las adecuadas medidas de seguridad. ¡¡Chapó porque siguen incansables para salir de esta maldita pandemia!! Debe de ser muy estresante, ver todos los días, a personas que fallecen sin que tú puedas evitarlo, incluso después de varias semanas o meses, tratándolos en la UCI.
Hay que tratar de ser prudentes y juiciosos con este virus. Insistir en la vacunación y en los test masivos para prevenir contagios.

P.- ¿Has pasado miedo en algún momento?

R. – Como he comentado antes más que miedo es incertidumbre.
También es cierto que no me ha pillado de cerca y afortunadamente ningún familiar o amistades cercanas, tampoco han resultado contagiados por Covid.
Como sanitaria me pongo en la piel de los que han estado y están al pie del cañón, ya que es de admirar el trabajo que realizan, estando encima vapuleados por el sistema. Algo inaudito.
Indudablemente y por supuesto, quizás miedo al colapso hospitalario, que sería terrible. De ahí, a hacer una llamada a la prudencia y al sentido común.

P. – ¿Qué proyectos tienes cara al futuro y qué haces en la actualidad?

R. – Gestiono mi propio centro de fisioterapia desde hace casi 10 años, después de adquirir experiencia en varios centros, sobre todo mis inicios en el O2, donde aprendí muchísimo, conservando amigos y pacientes de antaño que asisten hoy a mi consulta.
Por la cabeza siempre rondan proyectos nuevos, pero ahora mismo no creo que sea el momento. Hay que pararse a reflexionar sobre la evolución de la pandemia y ser consecuentes. Porque como decía Forrest Gump, la vida es como una caja de bombones, nunca sabes que te va a tocar.
Aprovecho para agradecer a mis pacientes, lo mucho que me ofrecen cada día y me han ayudado como persona, reafirmando mi compromiso hacia ellos, hacia su salud y su bienestar, dándole un gran sentido a mi trabajo. Sin ellos no me sentiría realizada, ni como persona ni como profesional. Asimismo, intento estar al día en las nuevas técnicas y tratamientos, con objeto de seguir dándoles un mejor soporte en su salud.

P. – ¿Qué crees necesita Huelva para salir adelante?

R. – Nuestra Huelva necesita implicación de todos los onubenses y por descontado, de las administraciones. Basta ya de que sea la eterna olvidada.
Necesitamos un sistema de salud moderno y eficiente, con más personal sanitario y especializado, con la prioridad de actuar sobre la detección precoz que es importantísima.
Mención aparte merece hacer hincapié en la falta de infraestructuras que tanto necesitamos, para darle un impulso a la economía, como el AVE, que tantos recuerdos me traen de mi etapa de estudiante en Madrid y las molestias de no llegar directamente a Huelva. Como anécdota recuerdo las veces que venía con el maquinista en la cabina.
Lo pasaba en grande y el viaje se me hacía más ameno y corto. Tantos gratos recuerdos de mi paso por la Universidad……
También destacar como no, la eterna discusión sobre esa carretera Huelva-Cádiz, tan importante para dos ciudades hermanas separadas; el túnel de San Silvestre, tan necesario para nuestra agricultura; las reformas eternas de edificios emblemáticos de nuestra ciudad; la falta de espacios verdes; etc…

P. – ¿Qué significa para ti Huelva?

R. – Huelva la ciudad donde nací, donde vivieron y murieron mis abuelos, donde actualmente vive mi familia, donde se encuentran mis amigos más íntimos y sobre todo, donde nació la persona más importante de mi vida: mi hija Marta.
Nunca se sabe que nos deparará el futuro, pero de momento mi sitio está aquí.

P. – ¿Se cuidan físicamente los onubenses?

R. – Cada vez más, existe una clara evidencia de que llevar una vida activa mejora la salud, el bienestar y la calidad de vida.
Para tener una vida saludable es necesario que sea una vida disciplinada, una dieta sana y equilibrada, hacer ejercicio físico regularmente y mantenerse alejado de los hábitos poco saludables. Educar a los niños en esa dieta mediterránea que se demuestra como la más sana, rica en aceite de oliva, verduras de temporada, frutas frescas, carnes y pescados y evitar alimentos envasados y procesados.
Por descontado, es esencial mantener la mente sana y manejar adecuadamente el estrés en nuestras vidas. Tener pensamientos generosos y gratificantes, así como buscar todo tipo de excusas para reír, reír y reír a cada instante, aunque no haya motivo aparente. Buscar la complicidad y las reuniones con los buenos amigos, siempre que nos sea posible.
Desgraciadamente esta pandemia nos deja daños colaterales muy graves e importantes, algunos incluso mentales, a los que trato de dar solución día a día en la consulta, como pueden ser ansiedad, estrés que ocasionan patologías musculares y que intento tratar de la mejor manera posible.

P. – ¿Cuáles son las lesiones que tratas más frecuentemente en tu clínica de fisioterapia?

R. – Las lesiones más frecuentes son lumbalgias, cervicalgias, tendinitis,etc.. pero como he dicho anteriormente, existe ese componente emocional que tanto está presente últimamente y que hacen que se compliquen las lesiones o se hagan crónicas. Nunca debemos dejar que ello ocurra, dándoles el tratamiento lo más pronto posible.

P. – ¿Qué importancia tiene la alimentación en la forma física?

R. – ¨Somos lo que comemos¨. Es un reflejo de nuestras actitudes hacia nuestro entorno y hacia nosotros mismos.
Se ha demostrado que una dieta deficiente o no natural, causa afecciones, así que recomiendo una dieta equilibrada y saludable, sin olvidar nunca el ejercicio físico, tomar el sol en la playa que nos dispare la vitamina D, buscar lugares saludables, salir el campo con la mayor frecuencia posible, etc.

P. – ¿A qué dedicas tu tiempo libre?

R. – Mi tiempo libre lo dedico a la persona más maravillosa del mundo: mi hija Marta, intentando aprovecharlo al máximo.
Me encanta llevarla y recogerla del cole, la llevo a sus actividades extraescolares, que por cierto este año, entre otras, está entusiasmadísima con Kárate, algo que lleva en sus genes como su madre, su tío y su abuelo materno. Intento que se relacione intensamente con sus amigos y compañeros del cole, participando en todas las actividades posibles, con lo cual, también aprovecho personalmente para vivir estas amistades con padres y madres. En casa estamos tremendamente orgullosos de ella, sobre todo en su sistema educativo, ya que es una gran estudiante, con gran responsabilidad y sacando unas notas extraordinarias. Le gusta preguntar, sobre todo a su abuelo, por todo aquello que no entiende bien. Es una niña alegre, cariñosa, le gusta la música y el baile, así como el patinaje y la naturaleza. Se lo pasa en grande, jugando con mi madre y conmigo a juegos de mesa. Es un encanto de niña, siendo cómplice del cariño de todo el mundo con ella.

P. – ¿Y cuáles son tus aficiones preferidas?

R. – Me gusta hacer deporte, creo que es esencial en mi vida, me ayuda a liberar tensiones y estrés. Intento escaparme con la peque de viaje, hemos estado en Eurodisney, en la Warner, en parques acuáticos, Isla Mágica, etc…
Me gusta sobre todo, estar con mi familia; ellos nunca me fallan, están en lo bueno y en lo malo. Son mi soporte principal, su cariño, implicación y ayuda no tienen precio. En definitiva el que tiene una familia tiene un tesoro y el mío, es muy grande.
Salir con amigos. Los buenos amigos, son también parte de mi gran fortuna.

P. – ¿Cómo fue tu niñez y qué soñabas ser de mayor?

R. – Mi niñez ha sido increíble, la verdad que me enorgullezco de mis padres, que han hecho todo lo posible para que mi hermano y yo tuviésemos una niñez y adolescencia lo más feliz posible, como así ha sido. Nos han dado una educación extraordinaria en todos los aspectos. Hicieron un gran esfuerzo para mi estancia en la Universidad, que siempre intento corresponder. Ahora volcados al 100% con su nieta Marta, con la que son exageradamente felices al igual que ella. Me tranquiliza cuando sé que se encuentra con ellos y que nada le va a ocurrir ni a faltar.
Cuando nos reuníamos toda la familia en el campo, con mis primas en El Portil, en cualquier celebración, etc, lo pasábamos en grande manteniendo un cariño extraordinario, y que todavía hoy subsiste aún más si cabe.
Mis mejores momentos fueron en la adolescencia en el instituto, recordando aquellos ¨buenos tiempos¨ con nostalgia.
En definitiva he sido tremendamente afortunada, con una infancia plagada de momentos felices.
De niña soñaba con ser médico, pero cuando llegó el momento de decidir carrera, me dio curiosidad la fisioterapia. Tenía claro que quería ser sanitaria. Y ahí empezó mi andadura por tierras madrileñas. Estudié en la Universidad Europea de Madrid, realizando mis prácticas en diferentes centros y hospitales de la capital de España. Me quedé dos años más allí, para hacer un posgrado en la recuperación funcional del deportista, colaborando con el Real Madrid.

P. – ¿Quienes son tus referentes en la vida a nivel personal y profesional?

R. – Los que me conocen saben que siempre digo que quiero ser como mi madre. Como bien sabes José Luis, que la conoces bien, es una crack, se sale del manual, es alegre, cariñosa, generosa, optimista y con magnificas habilidades sociales.
Sin embargo, mi referente profesional y humano, no puede ser otro que mi padre, modelo a seguir y gran ejemplo de un empresario de manual. Su experiencia y conocimiento de la empresa y el mundo empresarial, es lo que ha transmitido siempre en casa. Gracias a su motivación y entusiasmo, voy consiguiendo mis objetivos.

P. – Carolina, ¿quieres añadir algo más?

R. – Se nos ha ido un año difícil, en el que hemos echado de menos muchas cosas y muy importantes. Las reuniones familiares y con amigos, han sido demasiado limitadas. Los eventos culturales y deportivos, han tenido que ser dejados a lo mínimo. Las exigencias sanitarias, por otro lado tan importantes, nos han limitado en demasiadas cosas. La prudencia, el saber estar, a veces molestos por no poder realizarnos plenamente en todo lo que quisiéramos hacer, han sido muy frustrantes. Los abrazos, los besos a nuestros seres queridos, casi se nos han ido de nuestras vidas lamentablemente. Llegará el momento en que nos quitemos por fin las dichosas mascarillas. En fin, seamos optimistas, pensemos que esta situación pronto será un mal recuerdo, recuperemos pronto la cercanía, el contacto, los abrazos, los viajes seguros, las reuniones alegres sin bichos raros, asistir a los encuentros de nuestro querido Recre sin restricciones, conciertos y actuaciones con libertad, etc. Es decir, recuperemos por fin nuestras vidas y nuestras ganas de vivir.
Os deseo ganas…., las de seguir con fuerza, entusiasmo y mucho coraje.

¡¡FELIZ AÑO 2022¡¡

Carolina, solo me resta decirte ¡¡Ole tú!!