1. Home
  2. Sierra
  3. Cs lleva al Senado el problema de la factura eléctrica de la Sierra de Huelva
Cs lleva al Senado el problema de la factura eléctrica de la Sierra de Huelva

Cs lleva al Senado el problema de la factura eléctrica de la Sierra de Huelva

0

La senadora de Ciudadanos (Cs) por designación autonómica y coordinadora de la formación liberal en Huelva, María Ponce, ha planteado en el pleno del Senado celebrado esta mañana la situación de los vecinos de Valdelarco y otros pueblos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche que “están recibiendo facturas de la luz desorbitadas, no sólo por el incremento del precio de la electricidad, sino también porque no tienen cobertura 2G y hasta ahora las lecturas eran estimadas y ahora las han actualizado”.

Ponce, que ha expuesto esta situación en su intervención en apoyo a una proposición sobre la obligatoriedad de dar cobertura de internet a todo el territorio español, ha explicado que “estos vecinos de Valdelarco, la mayoría mayores, se han encontrado con estas facturas, que han pasado de 50 o 60 euros a 1.300 en un mes por no tener cobertura suficiente”.

La senadora onubense, que ha afeado a la compañía eléctrica que “la única solución para estos vecinos sea pagar y después presentar una reclamación en Aracena que probablemente no llegue a ningún sitio”, ha señalado que “hablamos de mayores a las puertas del invierno, con un muy probable corte del suministro eléctrico por impago. Esto es la España vaciada. Es un ejemplo que no se ve, de vecinos afectados por no tener conexiones dignas de teléfono o internet en pleno siglo XXI”.

Brecha de los pueblos de la Sierra

En este sentido, la coordinadora de Cs en Huelva ha subrayado que “la brecha entre zonas urbanas y rurales es cada vez más acuciante, tanto en términos de servicio u oferta cultural, como en términos de crecimiento sostenible y de creación de empleo” y ha recordado que “en 2019, desde Ciudadanos presentamos un plan naranja contra la despoblación en la que apostábamos por medidas para incentivar las actividades económicas de los pueblos tanto en el sector primario, como en los servicios y, especialmente, el turismo rural”. Además, ha añadido, “como nos preocupan tanto los mayores como los jóvenes, este plan naranja tiene en cuenta la necesidad de apostar por los jóvenes y de darles la oportunidad de continuar con sus proyectos vitales y profesionales en el mundo rural, de modo que sólo se marchen de sus pueblos si quieren, que no se marchen por obligación. Queremos luchar contra el envejecimiento de la España más profunda”.

En su opinión, “la digitalización ofrece la oportunidad para estos objetivos del plan naranja, pero también ha traído nuevas brechas. En España siguen existiendo esos puntos blancos, en los que la conexión a internet es inexistente o muy deficiente, lo que imposibilita desarrollar nuevas oportunidades para las zonas rurales”, ha lamentado. “Como liberales, nuestro objetivo sigue en pie: derribar esas barreras que no dependen del propio individuo y de sus capacidades, para permitir que los ciudadanos lleven a cabo sus proyectos de forma autónoma con sus propias preferencias y con sus capacidades como único límite”, ha concluido María Ponce.