1. Home
  2. Huelva
  3. El Ayuntamiento refuerza su compromiso con la salud mental
El Ayuntamiento refuerza su compromiso con la salud mental
0

El Ayuntamiento refuerza su compromiso con la salud mental

0

El Ayuntamiento de Huelva eleva al Pleno del mes de septiembre que se celebrará el próximo miércoles, una declaración institucional propuesta por Feafes con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra cada 10 de octubre. De esta forma, la Corporación Municipal se une para reforzar el compromiso municipal con la salud mental, en un momento crucial, ya que la pandemia provocada por el COVID-19 ha sacado a la luz, con mayor fuerza que nunca, su fragilidad y necesidad de prestarle atención de urgencia. 

Como ha apuntado la concejala de Participación Ciudadana y Deportes, y responsable del Área de Salud en el Ayuntamiento de Huelva, María Teresa Flores, se trata de reclamar “una mayor inversión en recursos para atender la salud mental y que estas inversiones sean una prioridad para las administraciones públicas a todos los niveles”.

Es por ello que el pleno del Ayuntamiento de Huelva apuesta por un modelo de atención comunitaria orientado a la recuperación y la atención transversal e intersectorial que dé respuesta de forma integrada a las necesidades de estas personas, tal y como se establece en el Plan Integral de Salud Mental, en el Estatuto de Autonomía y en la Ley Andaluza de Salud ya que reflejan la necesidad de adoptar medidas específicas y preferentes para nuestro colectivo.

De esta forma, el Ayuntamiento de Huelva en pleno se compromete a impulsar acciones, proyectos y estrategias que mejoren la atención de la salud mental, mostrando su apoyo y reconocimiento hacia las personas con problema de salud mental y sus familias, especialmente las más vulnerables, como son las mujeres afectadas por problemas de salud mental víctimas de violencia; las personas internas en centros penitenciarios; las personas con problemas de patología dual; las personas sin hogar; niños, niñas y adolescentes que ven cómo los sistemas educativo, sanitario y social no cuentan con herramientas para garantizar la continuidad de su educación si sufren un problema de salud mental; y también, a las personas afectadas por trastornos de la personalidad.

Nuestro objetivo, puntualiza Flores es “llamar la atención sobre un problema que hoy en día, además, se ha visto agravado por una crisis social y de salud sin precedentes para que se facilite una mejora en la calidad de vida de quienes lo padecen”.  

Un informe sobre políticas acerca del COVID-19 y la salud mental, publicado por las Naciones Unidas, revela que la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de aumentar urgentemente la inversión en servicios de salud mental si el mundo no se quiere arriesgar a que se produzca un aumento drástico de los trastornos psíquicos. Desde el inicio de la pandemia hasta la actualidad un 6,4% de la población ha acudido a un profesional de la salud mental por algún tipo de síntoma, siendo el mayor porcentaje un 43,7% por ansiedad y un 35,5% por depresión. Más del doble de las personas que han acudido a estos servicios de salud mental son mujeres.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), durante el confinamiento, el 30% de las personas manifestó haber tenido ataques de pánico, el 25% se ha sentido excluida socialmente y el 55% sentía que no era capaz de controlar la preocupación. Según este mismo estudio, un 5,8% de la población ha recibido un tratamiento psicofarmacológico, entre los que destacan los ansiolíticos (un 58,7%) y los antidepresivos (41,3%). El porcentaje de hombres que aumentó el consumo de psicofármacos durante el confinamiento fue de 7,6%, mientras que en el caso de las mujeres fue del 15,4%.

Los datos ponen de manifiesto la necesidad de trabajar la salud mental de manera transversal, respondiendo a las necesidades reales de la población, sin embargo, “para llegar a este punto debemos normalizar la falta de salud mental, romper estigmas y eliminar barreras que impiden o dificultan el acceso a los recursos y la recuperación” apunta la concejala apostando por visibilizar la salud mental para formar parte de la agenda social y política, como propone el lema elegido este año para celebrar el Día Mundial de la Salud Mental,