1. Home
  2. Denuncia
  3. El fuego destapa un problema mayúsculo: 40 poblados de infraviviendas en mitad de una pandemia

El fuego destapa un problema mayúsculo: 40 poblados de infraviviendas en mitad de una pandemia

0

El incendio del asentamiento chabolista de Palos ha provocado una cascada de reacciones políticas y sindicales. Y de paso ha destapado el enorme problema existente en la provincia de Huelva, sobre todo en los pueblos freseros.

Según datos aportados por Izquierda Unida y varias ONGs, en la provincia de Huelva se han llegado a contabilizar cerca de 40 asentamientos chabolistas, ubicados la mayoría de ellos en los municipios de Lucena del Puerto, Moguer, Lepe, Almonte, Bonares e incluso en la capital onubense, aunque la proliferación de estos campamentos y la falta de intervención de las administraciones para remediar sus condiciones de vida, hace que el número real de los asentamientos existentes sea mayor.

Presidenta de la Diputación:

La presidenta de la Diputación de Huelva, María Eugenia Limón, ha lamentado el incendio declarado esta madrugada en un asentamiento chabolista de Palos de la Frontera y ha resaltado la actuación en el lugar de los efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos de la institución.

Limón ha agradecido “enormemente” el trabajo realizado por todo el equipo de bomberos, a la par que ha señalado que desde la Diputación de Huelva “aún no teniendo competencias” sobre este asunto, “siempre va a colaborar en todo lo que esté a su alcance”.

Izquierda Unida: Alojamiento urgente para los afectados

Izquierda Unida en Huelva hace un llamamiento a todas las administraciones para que pongan todos los recursos necesarios “hoy mismo”, con el que darle un alojamiento urgente a las cientos de personas que lo han perdido todo en el incendio que ha devastado el asentamiento chabolista, ubicado junto al polígono industrial San Jorge, en la localidad de Palos de la Frontera.

 

El fuego destapa un problema mayúsculo: 40 poblados de infraviviendas en mitad de una pandemia
Estado del asentamiento chabolista. (Foto: Asociación Multicutural de Mazagón)

 

Según testigos presenciales, este incendio ha llegado a destruir hasta el 90% del asentamiento chabolista de Palos de la Frontera, en el que se levantaban cientos de chabolas, donde en condiciones insalubres y extremadamente duras vivían cientos de personas. En este asentamiento residían en chabolas extremadamente precarias un gran número de personas, aún por determinar, que han perdido su techo y sus pocas pertenencias por el incendio. Esto se debe a la continua llegada de trabajadores migrantes a los municipios onubenses que trabajan en la campaña agrícola y se ven obligados a instalarse en estas “terribles” condiciones por no contar con alternativas habitacionales dignas.

“Las administraciones tienen la obligación inmediata de intervenir ante esta grave situación para impedir que esta misma noche haya cientos de personas que no tengan absolutamente ningún sitio donde cobijarse, con lo que se agravan las penosas condiciones de vida que tienen que afrontar cuando llegan a los municipios agrícolas de nuestra provincia”, precisa Sánchez Rufo.

El de Palos de la Frontera que ardió la pasada madrugada, ya sufrió un anterior incendio en abril 2020, en pleno confinamiento por la pandemia, en la que resultaron totalmente destruidas unas 50 chabolas y por el que se tuvieron que desalojar a más de 100 personas. Sin embargo, el incendio de anoche ha sido mucho más devastador, por lo que la cantidad de personas afectadas va a ser mucho mayor.

En diciembre de 2019, un joven de 23 años, trabajador del campo migrante, murió en otro incendio en este mismo asentamiento chabolista palermo. Sin embargo, tras cada incendio, los trabajadores migrantes se ven obligados a levantar nuevas chabolas en esto asentamientos por no disponer de alternativas habitacionales en las que vivir dignamente.

Además, a lo largo de los últimos meses se han repetido en la provincia de Huelva más incendios en asentamientos chabolistas como los que se desataron en el municipio de Lepe.

Por ello, Izquierda Unida exige a todas las administraciones que pongan todos los medios necesarios para que ninguna persona que viene a nuestra provincia a trabajar tenga que vivir en las “penosas” condiciones que se dan en estos asentamientos chabolistas y lo hagan de inmediato, ya que este problema se arrastra sin solución desde hace más de diez años.

Sánchez Rufo añade que los poderes públicos “no pueden limitarse a mirar sin hacer nada”, mientras son las ONGs las únicas que toman medidas para ayudar a la población migrante que vive en condiciones de total vulnerabilidad cuando llegan a los municipios onubenses, como la construcción de un albergue en Lepe impulsado por Asnuci, y proporcionándoles ayuda humanitaria y asistencia, como hacen muchos otros colectivos onubenses, solidarios y comprometidos con el colectivo migrante que trabaja en los campos onubenses.

Comisiones Obreras

CCOO ha lamentado el incendio que ha arrasado el asentamiento de Palos y ha afectado a  unos 300 inmigrantes. Afortunadamente, no habido heridos.

José Miguel Pino, responsable de migraciones de CCOO Huelva, ha recordado que el sindicato lleva alertando desde hace años que algún día puede ocurrir una catástrofe humana sin precedentes y será tarde para las lamentaciones.

Por eso, es fundamental “que las administraciones busquen una solución urgente a este grave problema”.   Asimismo , ha continuado el sindicalista  , “ya son muchos los incendios que hemos tenido que lamentar en nuestra provincia,  por lo que  existe una necesidad urgente que debe ser acometida por los ayuntamientos y las administraciones central y autonómica” y que pasa también  por “el arreglo de los alrededores y los caminos  de acceso a los asentamientos, que suelen plantear dificultades a los servicios de emergencias sanitarias y de incendio y que, en caso de incendios u otras catástrofes, es de vital importancia para evitar un mal mayor”.

Pino  ha realizado un llamamiento a las administraciones pertinentes para que procedan al realojo de estas personas en nuestra provincia.

Las administraciones no pueden desentenderse de estos trabajadores/as , que tienen una situación de vulnerabilidad debido a las condiciones sociales y  económicas aunque una mayoría tiene su documentación en regla y se encuentran con un problema real para acceder a una vivienda y a los servicios públicos a los que tiene derecho cualquier persona.

Asimismo, ha recordado que tanto en 2015 y 2017 CCOO presentó a las administraciones competentes un plan de actuación para abordar la problemática de los asentamientos, sin que hayan sido tenidos en cuenta hasta el momento, al igual que CCOO ha sido reiterativa en plantear esta problemática en el Foro Provincial de Inmigració.

Para CCOO es el momento de abordar de una vez por todas esta situación de Infravivienda extendida por algunos pueblos de la provincia, con carencias higiénicas, de seguridad y de habitabilidad y que con el estado de alerta debido a la, pandemia   del COVID-19 se agravan de tal manera que estas miles de personas, en su inmensa mayoría hombres, no pueden cumplir ni el confinamiento ni cumplir con el mínimo de higiene recomendado por las autoridades sanitarias.

 

El fuego destapa un problema mayúsculo: 40 poblados de infraviviendas en mitad de una pandemia
Estado del asentamiento chabolista. (Foto: Asociación Multicutural de Mazagón)

 

UGT: Poner remedio a una situación denigrante

El secretario general de UGT en Huelva, Sebastián Donaire, ha denunciado que “se vuelve a visualizar algo que se arrastra desde hace muchos años”, al tiempo que ha apuntado que “ya es hora” de que las administraciones “pongan remedio a una situación tan denigrante” como es que “malvivan cientos de personas en los diferentes asentamientos que existen en la provincia de Huelva”.

UGT “teme” que “en cualquier momento se produzca una desgracia mucho mayor y pueda haber víctimas”, por lo que ha reiterado que “las administraciones tienen que ponerse a trabajar y dar solución a esta situación y dar habitabilidad en donde se establezcan estos cientos de personas”. “No es lógico que en pleno siglo XXI se estén dando estas circunstancias”, dice UGT.

Así se vive el confinamiento en los asentamientos de inmigrantes de Huelva

Derechos Humanos critica los alojamientos fuera de Lepe

Mientras tanto, la Delegación de Huelva de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha criticado que la parcela destinada a la construcción de un albergue para 500 personas temporeras en la localidad de Lepe esté ubicada a 2,5 kilómetros del casco urbano y del núcleo del pueblo, ignorando que estas personas tendrán que desplazarse hasta los comercios del municipio “andando por la carretera o en bicicleta, en el
mejor de los casos”.

La organización considera que la parcela seleccionada, cuya información está incluida en el Plan Integral de Erradicación del Chabolismo, “no es la más idónea” por los perjuicios que acarrearía a las personas usuarias del albergue realizar largos desplazamientos hasta el casco urbano.

Además, señala, no será de uso indefinido, por lo que se preguntan “qué sucederá con las personas que permanecen todo el año entre campaña y campaña, y en caso de producirse más confinamientos o cierres perimetrales de la provincia, como hemos observado en lo que va de año”.

Otra de las cuestiones que suscita sus dudas es que no queda claro qué criterios se establecerán para acceder al servicio, si estará destinado a personas en situación irregular o solo para aquellas que cuenten con un contrato en vigor.

Asimismo, es necesario recordar, plantea la delegación, que en los momentos intensos de la campaña hay en Lepe aproximadamente 2.000 personas habitando en los asentamientos chabolistas y el albergue dispondrá tan solo de 500 plazas, por lo que el proyecto nace con un déficit evidente de plazas.

La delegación onubense de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía valora muy positivamente la voluntad del municipio de Lepe de poner fin al chabolismo y de ser modelo para la provincia, “pero en este modelo que se quiere exportar a los demás municipios, hay muchas grietas para que se garantice de manera eficaz erradicación del chabolismo y se sustenta sobre un profundo problema estructural enquistado en la provincia”.

Considera, por el contrario, que ese albergue no responde a la realidad de las personas temporeras y evidencia una vez más, la falta de coordinación entre los actores, que pretenden solucionar un problema,
sin contar con las personas realmente afectadas y las organizaciones que están en el terreno”.