1. Home
  2. Medio
  3. Ambiente
  4. Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra
Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra

Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra

0

Las primeras lluvias caídas en la comarca serrana auguran el inicio del otoño, época auténticamente dorada en la zona en muchos apartados. Las precipitaciones se han extendido prácticamente a todo el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, en mayor o menor medida, y constituyen un principio para el engrandecimiento de la Sierra durante las próximas semanas.

En estos días se ha podido disfrutar de una sensación que en los pueblos serranos se percibe de otra forma. El olor a tierra mojada inspira de muy diversas maneras y predispone para la tarea diaria de una forma especial. El nombre técnico de este fenómeno es un tanto desconocido, ya que se denomina petricor, un olor que no ha podido ser sintetizado por su compleja composición.

Según las mediciones realizadas por Eloy García Peña en la pedanía de Las Chinas, que comparten La Nava y Galaroza, en los últimos días han caído unos 35 litros de agua por metro cuadrado, una cantidad que, a pesar de ser menor, se convierte en interesante si continúan las precipitaciones.

Estas cifras ponen fin a una catastrófica tendencia que tenía a la zona sin ver una gota de lluvia desde el pasado 15 de mayo. Ello, acompañado de las altas temperaturas sufridas durante el mes de julio, con 39,6° centígrados registrados el 27 de julio, han secado acuíferos y creado un estrés hídrico que se espera romper este otoño. De hecho, el 21 de julio se midió la mínima más alta del año, con 22,2° centígrados.

Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra

La trayectoria de los últimos años es parecida, ya que según García Peña se llevan ocho años sin acercarse a la media pluviométrica habitual de los 1.000-1.100 litros. Fue en 2012-2013 cuando se recogieron 1.148,80 litros por metro cuadrado, mientras que este año agrícola, medido de septiembre de 2019 a septiembre de 2020, apenas han caído 844 litros. García lleva ahora 25 años midiendo las precipitaciones desde su observatorio de Las Chinas, y se ha convertido en un referente en la provincia de Huelva en estos menesteres, que realiza de forma totalmente altruista.

Gracias a su labor y a su experiencia, conocemos que para la arboleda en general, estas primeras aguas son beneficiosas porque limpia el polvo depositado en las hojas y favorece la fotosíntesis. No es tan útil para la hortaliza tardía, pero en general ya se han recolectado la mayor parte de pepinos, calabacines o tomates, habiéndose producido ya incluso el embotellado de éstos últimos de cara a su uso durante los próximos meses.

En el apartado agrícola, las lluvias han beneficiado al castañar, cuya campaña se iniciará en breve. Será a principios de octubre cuando se comience a ‘apañar’ la castaña temprana, aunque será unos días después cuando docenas de cuadrillas surquen los campos para recolectar un fruto que constituye un pilar económico y cultural para la zona.

Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra

Esta agua ha engordado a los erizos en los árboles y contribuirá a mejorar la cosecha, siempre que no venga acompañada de altas temperaturas. El calor tras la lluvia crea una humedad que aprovechan los hongos para hacer mucho daño a la cosecha y a otros frutos de otoño.

También el turismo rural se verá favorecido por el clima imperante en estos momentos. El senderista y el visitante están ávidos por disfrutar de la humedad, el frescor y los cielos serranos tras estas lluvias, y son ya muchos los turistas que se acercan a la comarca para transitar sus senderos.

La gastronomía otoñal empieza a ser protagonista de las mesas en hoteles, restaurantes, bares y casas serranas, con aliños de invierno a base de tomate embotellado, delicias del cerdo como la oreja en salsa o el siempre presente ‘distraído’.

Finalmente, las lluvias caídas en la última semana serán muy útiles para el universo de la micología, ya que en unos 21 días, aproximadamente, empezarán a brotar setas, sobre todo tanas y boletus, que volverán a protagonizar el esperado juego de la búsqueda y la recolección.

Las lluvias otoñales preparan la época dorada de la Sierra