Home Made in Huelva Juan F. González: “Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco”
Juan F. González: “Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco”

Juan F. González: “Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco”

0
Es una de las personas más simpáticas a la hora de contar chistes, faceta que lo mismo no conocen muchas personas, y es que Juan Fernando González, donde destaca de verdad es el mundo flamenco, siendo uno de los cantaores de más relieve de nuestra geografía provincial.
Yo conocí más profundamente a nuestro entrevistado de hoy en las comidas que organizaba el anterior alcalde de Huelva, Pedro Rodríguez, con los reyes magos de sus distinta legislaturas. Allí descubrí a un Juan Fernando, divertido, conversador, sabiendo de flamenco tela marinera, empático, cercano, y con madera de líder. Desde entonces mantenemos una buena relación de lo cual me alegro.
Juan F. González: "Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco"
A mi propuesta de entrevistarlo, no lo duda ni un momento y del tirón entramos en faena
Juan Fernando, ¿qué opinión tienes de la situación que estamos viviendo?

Hay mucha incertidumbre por cuanto que no sabemos la tendencia evolutiva de la pandemia, aunque por lo que nos llega a través de los medios y por mi propia experiencia del día a día, a nadie se nos escapa que no se observan todas las normas de seguridad en cuanto a la protección individual y distanciamiento social. Es preocupante el índice de contagios que en este momento están apareciendo sobre todo en un grupo de población que durante el confinamiento no era de riesgo. Me refiero a los jóvenes.

Entiendo que se deberían articular medidas encaminadas a potenciar el control de actividades lúdicas de todos conocidas: botellones, encuentros, etc.

No hay más que dar un paseo por algunos núcleos costeros para confirmar la situación.

Tampoco afirmo que nos confinemos otra vez, pero debemos ser más cuidadosos en cuanto a la prevención del contagio.

¿Qué hiciste en tu día a día durante el confinamiento, dónde y con quién lo pasaste?

Afortunadamente, he tenido la suerte de teletrabajar desde mi domicilio y he permanecido con mi esposa Inmaculada y mi hija Nazaret, durante todo el confinamiento. Los padres, docentes y alumnos han tenido que hacer un gran esfuerzo en el proceso educativo. Las nuevas tecnologías han jugado un papel fundamental en el desarrollo docente durante el confinamiento. Dentro de lo menos malo, como se suele decir, ha merecido la pena porque has descubierto capacidades y habilidades, sobre todo en el ámbito familiar, desconocidas hasta ahora. El modelo de nuestra sociedad nos lleva a vivir acelerados y dejar pasar momentos y detalles que parecen insignificantes. El confinamiento ha potenciado la relación humana en los hogares.

Juan F. González: "Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco"

¿Cómo crees que cambiará la vida después de la pandemia y sobre todo el mundo flamenco?
Está claro que habrá un antes y un después de la pandemia. Las medidas preventivas, necesarias y obligatorias, van a mermar la capacidad de aglutinar al público y eso repercutirá económica y socialmente en las actividades relacionadas con el flamenco. No solo a nivel de espectáculos, sino desde el punto de vista de la docencia y del asociacionismo. Las peñas flamencas aún permanecen cerradas en la mayor parte de los casos. En los eventos y festivales  limitan el aforo a un porcentaje y en otros casos, bien por temor , bien por desidia , parte del público o aficionados no acuden de forma habitual tal y como lo hacían antes del confinamiento.

¿Has pasado miedo en algún momento?

Miedo no, preocupación si. Sobre todo durante los primeros días del aislamiento. Mi mayor temor ha sido por mis mayores, mi madre y familia de mayor edad. Pero no he sentido miedo nunca. Respeto.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?
Aparte de seguir colaborando de forma puntual con la asociación La Cavaera en sus actividades culturales y docentes, no dejo de hacer mis pinitos con el grupo “Vive Alosno”, que por cierto está prevista su intervención en las Tardes del Foro Iberoamericano el próximo 8 de agosto a las 21 horas.
Paralelo a ello  y dentro del tiempo que me queda libre después de mis obligaciones laborales que me absorben bastantes horas del día, sigo ampliando mis conocimientos y no dejo de estudiar sobre flamenco en general y nuestro fandango en particular. Habría mucha tela que cortar sobre medias verdades que han sentado cátedra en el tiempo dado que nadie dijo lo contrario en su momento.

Por otra parte, en ocasiones soy requerido por aficionados y profesionales del flamenco para participar en conferencias ilustrativas sobre nuestros cantes, lo cual me motiva mucho dado que al menos valoran tus conocimientos y experiencia. En septiembre ya se ha concretado alguna enmarcada dentro de actividades culturales en municipios del Condado.

¿Qué es lo que has echado de menos en estos casi cinco  meses pandémicos?

Como bien sabes José Luís, soy una persona muy sociable, no puedo estar aislado sin contacto, sin tertulia, sin echar un cigarro con un café y buenos aficionados hablando de flamenco o echando un rato de cante. Lo he llevado fatal. También te digo que esperaba alguna llamada telefónica o algún mensaje de algunas personas que no he recibido. ¡Ay¡ mi padre me lo decía: Con los dedos de una mano los amigos de la vida. (Eso me ha salido un poco Toronjo).
Juan F. González: "Hay tela que cortar sobre las medias verdades que han sentado cátedra en el flamenco"

¿Cómo venderías Huelva para atraer inversores y turismo?

Huelva lo tiene todo, el problema radica en que las puntas de las espadas de los mosqueteros no se levantan todas a una  como hacían Pontos, Dogos, Aramis y D´artagnan. En el momento que alguien levante la mano por Huelva en Sevilla o Madrid, aparece un Richelieu y le corta la cabeza. Huelva en ese sentido es dócil y tranquila.  A ello se suma el conformismo y la complacencia que siempre ha mostrado la sociedad onubense. Desde el 3-M del 88 Huelva no ha vivido una acción reivindicativa de gran calado o que haya surtido efecto.

El desarrollo y la evolución a futuro lleva implícita la unidad de acción de todos los estamentos sin medalleo. Ganamos o perdemos todos. Sé que suena utópico pero es lo que pienso.

¿Crees que si siguen los rebrotes volveremos al estado de alarma?

Creo que no. Tomarán medidas más contundentes pero sería ruinoso paralizar de nuevo al país. Potenciar los mecanismos de control para evitar la propagación. Hecho en falta la continuidad en medidas aplicadas durante la pandemia como los test de los que ya no habla nadie o la limitación en las reuniones. Por ejemplo en la playa no he visto que los vigilantes se hayan acercado a las zonas donde hay mucha aglomeración de gentes para solicitar que guarden la distancia o simplemente para comprobar que todas las personas congregadas en torno a una sombrilla o toldo pertenezcan a una misma unidad familiar. He observado a jóvenes haciendo botellones (no digo dónde ni cuando) sin mascarillas, sin distancia. Vendedores ambulantes en la misma situación, bares llenos y la gente pegada una a otra….algunos ejemplos.  Eso si, al pasear por la orilla, no olvides la mascarilla… y el dedito en el parquímetro no transmite el virus. Venga por favor.
 ¿Qué ha significado que el fandango sea declarado BIC?
Es importante que desde la administración se haya oficializado la importancia de nuestro fandango por lo que significa desde el punto de vista cultural , pero no es menos cierto que nuestro Estatuto de Autonomía recoge la necesidad de preservar y difundir el flamenco articulando medidas y partidas presupuestarias.
Creo que en Huelva y provincia hay que establecer una serie de medidas encaminadas a la homogeneización de qué es lo que queremos con nuestro fandango. Sobre todo a nivel docente. De todos es sabido la proliferación de academias y escuelas de Fandangos que hacen una labor admirable, pero se debe articular un modelo único y vigente para todos y en eso podrían intervenir los docentes desde el punto de vista programático y los aficionados y profesionales desde el punto de vista del conocimiento y experiencia.

Llevar el flamenco a la escuela es asignatura pendiente de nuestra comunidad autónoma. Cuando digo esto no me refiero a que los colegios pretendan ser fábricas de artistas. Al menos que despierten a edades tempranas el interés por el conocimiento de lo nuestro, de nuestra historia y de nuestras tradiciones. Crear afición es algo que estamos perdiendo. Hoy es más importante ser artista que aficionado y eso es un gran error. Le hace daño al flamenco ¿De qué sirve patrimonializar inmaterialmente un elemento fundamental de la historia de un pueblo si no se transmite o no se conoce?

Artistazo, que me ha encantado este ratito de entrevista contigo y que me rafitico lo que decia en la entradilla, que de flamenco tienes conocimientos hasta para regalar.