Home Educación El colegio y el Ayuntamiento de Arroyomolinos protestan ante Educación por la situación del centro
El colegio y el Ayuntamiento de Arroyomolinos protestan ante Educación por la situación del centro

El colegio y el Ayuntamiento de Arroyomolinos protestan ante Educación por la situación del centro

0

La AMPA Juan Ramón Jiménez y el resto de familias del alumnado del CEIP Virgen de los Remedios, ubicado en Arroyomolinos de León, comienzan las movilizaciones para reclamar las obras “urgentes y necesarias” y poder llevar a cabo el protocolo de actuación ante la COVID-19.

El pasado 20 de julio tuvo lugar en la localidad arroyenca una asamblea extraordinaria de familias socias de la AMPA Juan Ramón Jiménez del CEIP Virgen de los Remedios y el resto de familias del alumnado del colegio. En ella se trató, como único punto en el orden del día, el mal estado actual del centro y su próxima vuelta a las aulas.

Desde hace ya tres cursos escolares, AMPA, directiva del colegio y Ayuntamiento mantienen una línea de conversaciones con la Delegación de Educación de la Junta de Andalucía para llevar a cabo una reforma urgente de la caldera, los servicios y la pista de fútbol, según avalan los distintos informes realizados por el propio equipo técnico de la Delegación.

El pasado curso se consiguió un compromiso por parte de la delegada de educación, Estela Villalba, para incluir en la programación la caldera, debido a la urgencia de la situación. Sin embargo, el pasado mes de junio se comunicaba a la alcaldesa de la localidad que no se ha hecho ningún avance en el asunto en cuestión, ni está contemplada en programación ninguna intervención de urgencia en el CEIP.
La situación de pandemia provocada por la COVID-19 agudiza esta problemática, ya que “en las condiciones en las que se encuentran los cuartos de baño no se pueden garantizar las normas de higiene dictadas por los protocolos de actuación frente al virus”, según un comunicado del centro.

Además, el alumnado no va a poder salir a hacer educación física a la única pista polideportiva del colegio, que a la vez es el patio de recreo de Primaria y el primer ciclo de Educación Secundaria, ya que las condiciones en las que esta se encuentra no son aptas para su uso.

Todo ello, añadido a la crudeza de los inviernos en la Sierra y el estado en el que se encuentra la caldera, hace que las condiciones se agraven. Ya el año pasado, como todos los anteriores, el Ayuntamiento “apostó fuerte y arregló y mantuvo lo que pudo la situación de la misma para que el alumnado y profesorado pasaran el menor frío posible, pero esto ya no va a ser factible este curso, ya que es imposible seguir arreglando una maquinaria de más de 30 años”, apuntan desde las instituciones arroyencas.

En este contexto, el malestar de los padres y madres se hizo palpable y fueron numerosas las medidas que se propusieron en la asamblea y que se van a llevar de manera conjunta y unánime con Ayuntamiento y Colegio. Los padres y madres aúnan sus voces en un “no podemos permitir el abandono y deterioro por parte de la Junta de Andalucía, de un colegio público, situado en una zona rural, serrana, sin otra alternativa a la educación obligatoria”.

Paralelo a esto, “sentimos un inmenso orgullo de que este centro albergue a alumnado y profesorado que con su trabajo y esfuerzo y a pesar de las dificultades de dar clases con frío, en zonas no aptas para ello, han sido galardonados por la Red Andaluza de EcoEscuela con la Bandera Verde”. En efecto, el centro atesora méritos, como ser seleccionados para representar a la provincia de Huelva en el I Congreso Andaluz de Coeducación en 2019, haber sido reconocido como Centro Promotor de Convivencia Positiva en dos ocasiones o formar parte activa e importante del proyecto de Comunidad Energética Rural que se está llevando a cabo en la localidad serrana.